Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







jueves, 25 de diciembre de 2008

Feliz Navidad!



Con este mensaje quiero felicitar en estas fechas tan señaladas y agradecer las visitas y comentarios de todos los que pasais por aquí a diario y nos seguís a través de nuestros viajes.

Feliz Navidad a todos.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Concentración en Casinos

Y llegamos al último viaje efectuado... hace tan solo un par de semanas....

No hemos tardado mucho en sacar de nuevo la Dragoneta. Tras el viaje la semana anterior a La Estrella, teníamos pensado acudir al 2º Concurso Anual Autocaravanista realizado en Casinos que, con motivo de la Feria del Dulce, aprovechan para reunir a los autocaravanistas que quieran participar de la celebración, y de paso, premiarlos mediante un concurso con diversas categorías, como: La más nueva, la mejor o más equipada, o al autocaravanista más joven, o al que viene de más lejos... en fin, que cada vez hay más categorias y teníamos ganas de asistir al evento, así que, y como previamente habíamos solicitado la participación, preparamos todo de nuevo y salimos en dirección a este bonito pueblo de la región Valenciana, Casinos.

El viaje hacia el destino se hizo entretenido. Mi marido alucinaba en colores, porque se me ocurrió pintarme las uñas mientras él iba conduciendo, jejejej... ni yo misma sé como hice esa locura... y tampoco sé como llegó el frasco íntegro sin caerse a medio camino... juro que tampoco soy una fanática de las uñas pintadas... pero no sé... llevaba todos los trastos, había buena luz, y se me ocurrió que podía intentarlo... y de paso, fuimos todo el camino con unas risas que no veas...

Cuando llegamos ya estaba anocheciendo, y a la entrada de la zona habilitada para pasar el fin de semana esperaban los encargados de organizar el evento.
Nos preguntaron si preferíamos un sitio con ruido, o un sitio tranquilo... a lo que mi marido (pensando en pasarlo pipa entre la juerga) respondió que no nos importaba el ruido, y nos pusieron pegaditos a una enorme carpa de lona, instalada al efecto de resguardar a todos los asistentes.
Cuando aparcamos y preparamos todo, bajamos, como siempre hacemos, para hacer un pequeño recorrido por el lugar.... pero se había levantado mucho aire... y frío... con lo que el paseo se redujo a una vuelta rápida alrededor de la carpa.
Mientras hablábamos con mi hermano (que también venía con nosotros) nos percatamos que la lona de la enorme carpa hacía un ruido tremendo cuando golpeaba contra los barrotes que la sostenían, de tal forma que seguramente no nos dejaría dormir con los fuertes golpetazos.... así que, y puesto que nos habían dado a elegir cuando llegamos, preguntamos si podíamos cambiar todavía a un lugar más tranquilo (ahora sabíamos a qué se referían cuando hablaban de "ruido", jejej), a lo que los organizadores, muy amables, nos comentaron que sí, que como aún quedaba mucha gente por llegar y había muchos lugares apartados de la carpa, podíamos elegir un sitio más alejado y "silencioso"... y así lo hicimos...

Una vez instalados, comienzan otra vez las calamidades... encendemos la calefacción... pero como hace tantísimo aire, pues la llama se apaga... igual que nos pasó el año pasado en Javalambre...

Toño sale a ver como lo arreglamos, y al final, toca subirse y poner una tabla (sujeta con cinta de carrocero) para que el aire no entre de golpe y apague la calefacción.

Y solucionado el tema, nos metemos a cenar, y como hace un frío que pela, ya no salimos, nos ponemos los pijamas y a descansar hasta el día siguiente.

Por la mañana, bien temprano, salimos para ver los alrededores, que por la noche no pudimos apreciar...



Era todo una explanada enorme, donde había decenas de autocaravanas...



Me encanta cuando veo tanta autocaravana junta... elimina esa sensación de "bicho raro" que nos caracteriza cuando vamos solos...



Mientras paseamos viendo tantos y tantos modelos de AC's, observamos que la organización ha colocado una mesa en la que reparten los "tiquets" para la cena.

Una vez recogido el tiquet, nos dirigimos a saludar a los demás conocidos y amigos que también han venido hasta aquí.

Y tras charlar con todos ellos, acordamos ir dando un paseo hasta el pueblo de Casinos (está a unos 2 kms. y medio) a pesar de que hace bastante viento...

Dicho y hecho... como no hace pinta de llover, salimos un grupillo de amigos por la orilla de la carretera para ver la Feria del Dulce... y lo mismo hasta compramos algunos turrones, jejej...

Por el camino, me entretengo haciendo algunas fotos...





El aire es bastante molesto, pero en un ratillo llegamos hasta el pueblo, y nos encontramos con que la entrada está llena también de autos...



Vemos un enorme pabellón, que es en el que se encuentran los distintos puestos de turrones... así que pasamos a cotillear un poquillo, jejejej...



Nos gustó mucho como lo tenían organizado... y aunque compramos unas botellas de mistela (también típica de la zona) unos vinos y un poco de turrón... la boca se nos hacía agua sólo con mirar los estantes y mostradores de los distintos puestos...



Y después de probar algunos de los productos, tengo que decir que estaba todo Mmmmmm.... de vício, jejejejeje... ¿Quién puede resistirse a un trozo de turrón???

Cuando nos cansamos de mirar y ver turrones de todas variedades, tipos y colores, nos volvímos por donde habíamos venido... el frío y el aíre habían arreciado, y lo que podía haber sido un agradable paseo hasta las autos, se convirtió en una vuelta desapacible deseando llegar y meternos cada uno en nuestro vehículo a comer.



Pero en cuanto llegamos, unos amigos sacan unas papas y unas cervezas y allí, de pié entremedias de las autos, nos tomamos un tentenpié mientras charlamos un rato... (mira que teníamos ganas de charlar, eh? porque el frío no perdonaba...)

Al terminar, quedamos en tomar un café en la AC de otros amigos después de comer. Y así se nos va pasando el tiempo... nos vamos a nuestro vehículo... comemos, aprovechando para descansar los pies un rato... y poco después, salimos de nuevo hacia donde nos estaban esperando...

Mientras... los niños juegan con sus amigos (al haber más autocaravanistas, coinciden con los amigos que ya conocen de otras veces... vamos, que llevan dos días que no paran en casa, jajajaj)

El café se alarga... (y de todas formas, tampoco apetece salir a pasear fuera, jejej) y nos pasamos gran parte de la tarde metidos en una de las autocaravanas de cháchara, con dos parejas de amigos estupendos con los que tenemos muchas cosas en común (entre otras cosas, sus hijos y los nuestros se lo pasan pipa) y así llegamos casi a la noche.

Cuando llega la hora de la cena, encienden las barbacoas de que dispone el lugar, y unos empleados municipales son los encargados de preparar la torrá de embutidos con la que nos obsequiarán para cenar...

Mientras los señoros hacen cola para recoger los bocatas de embutido, los niños y nosotras pillamos sitio dentro de la carpa, que aunque hace frío, al menos nos protege del fuerte viento que hay en el exterior...





Bueno, lo pasamos genial... hicieron hasta una rifa, en la que nos tocó una suscripción para España Discovery, una organización de autocaravanistas, que provee de estacionamientos y pernoctas a sus miembros en bodegas, normalmente.

Cuando acabó la cena, comenzaban los cafés e incluso habían organizado un bingo... pero nosotros, cansados del día tan ajetreado, nos fuimos a dormir algo más pronto de lo que estamos acostumbrados... aunque el frío tampoco invitaba a quedarse, ejejej...

Ya metidos en la auto... con los pijamas puestos... y mientras hablamos con mis hijos acerca de lo bien que lo estábamos pasando... nos comentan (con algo de discusión entre ambos) que si no nos hemos percatado de que uno de los intermitentes delanteros (los que están cerca del retrovisor), el derecho, para más señas, está roto... no podía faltar otro percance... (creo que vamos a uno por salida, juas juas...) mi marido, preocupado, sale al exterior (en pijama pero con el plumas puesto, a esto eran ya cerca de la una de la mañana... ) y vuelve diciendo que efectivamente, el piloto está colgando del cable... comprueba que todavía sigue funcionando, así que... con mucha paciencia se pone a buscar el superloctite que debe llevar por algún sitio... y cuando consigue encontrarlo... no hay manera de sacar una gota del maldito tubito... no le queda otra que romper el tubo para poder sacar algo de pegamento... y con ayuda de una servidora, bajamos y mientras yo le ilumino el sitio... él se dedica a pegar el piloto.... (señores, un frío que pela... oscuro todo como boca de lobo... aisss que luego dicen que se aburre la gente en los viajes, jajajajaj... no seremos nosotros...)

Total... cuando quedó totalmente pegado (apenas si se nota el arreglo.. veremos cuanto dura...) nos fuimos rápidamente a meternos bajo el nórdico a dormir calentitos....

Y así llegó la mañana del domingo...

Salimos en busca del sol que se adivinaba por fuera de las ventanas... y pudimos ver las barbacoas utilizadas el día anterior para hacer los bocatas...



Parecía que el tiempo había mejorado bastante... así que seguimos paseando en la mañana fresquita...



hasta llegar de nuevo a nuestras autos...



¿Verdad que es guapa nuestra Dragoneta?

Desde luego, la organización se portó estupendamente.

Para el domingo, hay preparado un trenecito que se encarga de llevar y traer a la gente desde donde estamos ubicados hasta el pueblo de Casinos, evitando así la casi media hora que se va caminando.

Y nosotros no quisimos perdernos la ocasión de montar y volver al pueblo, pues en este día, hay varias exposiciones (además del tema de la Feria del Dulce). Así que, aquí vamos de nuevo, pero ahora sentados...





Esta vez, el bullicio de gente es impresionante... además de la Feria del Dulce casero, hay una exposición de coches antiguos...



Eran todos una monada... desde Ferraris y coches deportivos "último modelo" de la época...



hasta el típico seiscientos...



Pasando, como no, por el mítico Herbie...




También hay una exposición de Harley Davidson... aunque creo que vimos de muchos modelos... pero lo cierto es que lo pasamos pipa viendo tanto vehículo, jejej





Incluso es el día del mercadillo en Casinos.. con lo cual, las calles están prácticamente intransitables... y decidimos volvernos al área antes de que sea más tarde... y en vez de esperar al trenecito, nos volvemos otra vez a pie.

Cuando llegamos, nos metemos en nuestra auto, e invitamos a otra pareja y a mi hermano a tomar unas cervezas antes de comer... comentamos que saldremos nada más terminar el café porque no queremos regresar muy tarde a casa... y aunque en principio, nuestra idea es salir después de comer, quedamos en salir inmediatamente, y comer por el camino en algún sitio adecuado.

Salimos (no sin antes subirnos y quitar la tabla que habíamos colocado para que el fuerte viento no nos apagase la calefacción...) despidiéndonos de todos los amigos que dejamos allí... su amabilidad y el buen trato han dejado huella en nosotros, y prometemos volver cuanto antes para verlos de nuevo...

Recordando una zona que nos han comentado es una belleza... decidimos parar a comer en El paraje de San Vicente Ferrer.

Un pinar precioso, con un nacimiento de agua, que conforma un estanque de aguas transparentes...



Comemos y tras tomar un café, damos un paseo para recorrer el bonito lugar...



en el que cuenta una leyenda que San Vicente Ferrer hizo rebrotar el agua tras una gran sequía...





A mí el sitio me pareció espectacular... el agua tan cristalina que dejaba ver unos peces enormes... y en fin... un lugar precioso para pasear o pasar el día...

Y así fué como terminó está última aventura... y nuestra visita a otra bella zona de nuestra geografía... desde aquí, salimos todos en dirección a casa... no tardamos mucho en llegar y como siempre... la tristeza se apoderaba de nosotros mientras nos acercábamos al ver que otro viaje llegaba a su fin...

Y de nuevo, un sentimiento de ilusión (y también las risas que echamos recordando el episodio de pintarme las uñas sobre la marcha... cosa que creo no se volverá a repetir... al menos hasta dentro de muuuuucho tiempo, jajajaj) nos empujaba a sonreir pensando en la próxima salida para estas navidades... ¿Nos acompañaréis???

jueves, 11 de diciembre de 2008

Viaje a La Estrella

Una vez más, salimos de viaje para encontrarnos con los socios de Acama. Esta vez la visita es a La Estrella.... un pueblecito de Toledo, que por cierto está bastante alejado del punto de origen... casi metido en Extremadura... por lo que el viaje de ida se nos hizo bastante largo.

Quedamos con mi hermano de nuevo en un área de descanso que hay por el camino... en la entrada a la M-50, y nada más llegar paramos un rato a estirar las piernas (como siempre, si no, se nos caen a cachos, jajaja) y de allí, en otro tirón llegamos hasta el punto de destino.

El hecho de quedar allí, en La Estrella, es por el área para autocaravanas recientemente creada. No hay ninguna señalización a la entrada del pueblo, pero gracias a una amable vecina que nos indica la dirección a seguir, conseguimos llegar hasta la zona en donde está ubicada, a las afueras, a la que denominan: "la colá".

Llegamos ya de noche, y había otras dos autocaravanas más. Aparcamos, cambio el frigo a gas y salimos para saludar a los demás.... hace ya tiempo que no nos veíamos y las bromas y risas se suceden... da gusto reencontrarte con los amigos ¿verdad?

Bueno... pues como ya es algo tarde y no viene nadie más, decidimos seguir un rato charlando (la cena la habíamos tomado un poco antes de llegar, pues se había hecho algo tarde por el camino) aunque abrigados, porque el frío se calaba.... el lugar es precioso, pero debido a la escasa luz no llegamos a percibir nada de lo que está a nuestro alrededor... lo único es que podemos ver que el área consta de aseos e incluso ducha, una fuente, y un pequeño parque infantil dotado también con unas mesas y sillas para merendar, y con barbacoas para poder asar... una delicia, vamos.

Se hace tarde y nos despedimos, y así se hace el sabado por la mañana...



Ya es posible mirar a nuestro alrededor... y ver la maravilla de paisaje que nos ofrece este pequeño pueblo...



Contábamos con la Sierra de Gredos como fondo... a la espalda de las autos...



Esta foto me encanta... (de hecho, la he puesto como cabecera del blog, y la hice también yo, eh??? jeje)



En fin... después de desayunar y tras estar un buen rato de cháchara con los amigos, decidimos dar un paseo caminando por el pueblo...









Tengo que decir que el pueblo resultó ser muy acogedor... sus gentes, todas amables se dirigían a nosotros, interesándose por el turismo en AC, y expresando su deseo de que lo pasáramos lo mejor posible en su tierra(incluso pudimos ver durante el fin de semana, algún que otro vecino acercarse adonde estábamos aparcados para conocernos y ver cómo nos lo montábamos, jejej)... seguimos con el paseo...



Por el camino, compramos algo de pan para los dos días, pues el domingo no habría pan (y aunque yo llevaba más que suficiente, siempre me gusta comprar algo sencillamente por probar el pan de donde voy... llamadme rara... pero es una manía que tengo, jejej) y también compramos una morcilla de año, típica de allí y con aspecto más de chorizo que de morcilla... pero de un sabor riquísimo (tanto, que el domingo volvímos a por más morcilla de año).

Y cuando terminamos el paseo, pensamos que lo mejor que podíamos hacer era tomarnos una caña y un aperitivo en algún bar del pueblo... así que, eso es lo que hicimos (pa qué ibamos a andar con tonterías? jijijij)



Cuando acabamos la cerveza, y con la compra hecha, nos volvímos a las autos y empezamos a preparar la comida...



hicimos (bueno, lo hizo Toñi, todo hay que decirlo...) un arroz para todos para chuparnos los dedos, jejejej...

Después de comer, la sobremesa se alargó... y se alargó... y nos tiramos toda la tarde sentados al lado de las autos, charlando y comentando temas pertenecientes a la asociación.

Se fué haciendo de noche... y los chicos se animaron a sacar las cometas, pues había un poco de viento...



Hasta que se hizo de noche...



Montamos otra vez la barbacoa y asamos unas cosillas para la cena... y aunque hacía un frío de tres pares... allí fuera con los polares, las bufandas y los guantes, pero disfrutando de la compañía hasta altas horas de la noche... hasta que decidimos irnos a la cama...

A la mañana siguiente, nos levantamos temprano y cuando voy a hacer el desayuno, nos sucede el percance del viaje... no queda gas y le digo a Toño que baje a colocar la botella de reserva (no tengo que decir que a las 8-9 de la mañana hacía un frío de narices).... mi marido baja... y observo que no sube... y que después de un buen rato, se asoma y me dice: no puedo encajar la alcachofa en la botella... ¿Qué hacemos? (jejeje... aquí, risas descontroladas por parte de ambos...) menos mal que ya nos íbamos ese día, porque sin gas... a ver donde vas...

En fin.... que parece que la boca de la botella tenía un golpe (se apreciaba una parte chafada) y eso no había manera de encajarlo... llamé a mi hermano para que nos echase una mano, pero ante la imposibilidad de encajar la alcachofa en la botella y en vista de que no conseguiríamos poner el gas en marcha... mi cuñada nos puso el café en su auto y calentó la leche para mis hijos... y así desayunamos....

Alrededor de las 11 ya estábamos listos para emprender el viaje de regreso... como a la ida no habíamos parado en el Puente del Arzobispo, decidímos pasar todos por allí a la vuelta y hacernos unas fotos...







Desde aquí, habían comentado que podíamos acercarnos antes de separarnos a ver "Ciudad de Vascos"

No sabíamos donde nos metíamos... creímos que el trayecto estaba bien... incluso le preguntamos a un chico (al ver el estado de los caminos) que si la carretera empeoraba, a lo cual respondió que no... que siguieramos que no había problema.... hasta que nos dimos cuenta que aquello más parecía una ruta para 4x4...



Y que después de todo el tramo que recorrimos por caminajos pésimos y muy estrechos, tuvimos que dar marcha atrás, porque en un determinado punto, un árbol muy cercano al camino no nos permitía con sus ramas avanzar a las capuchinas... así que, lamentándolo mucho, dimos media vuelta... aunque era una pena... nada más que el paraje era precioso...



En fin... que no pudimos pasar... así que cuando llegamos otra vez a la carretera, nos despedimos de una de las autos... los demás, seguimos ruta juntos hasta llegar al Embalse del Cíjara...





El lugar era idóneo para comer, y puesto que había ya algo de hambre... aparcamos y comimos tranquilamente...



Un café y un poco de conversación... y a recoger todo. Nos ponemos en marcha... y a casa. Nos despedimos de la otra autocaravana, y mi hermano y nosotros volvemos juntos.

Otra aventura terminada... el viaje, largo... eran muchos kms... pero los chicos aguantaron bien... llegamos cansados... y con la penita de terminarse tan pronto el fin de semana (cada vez se me hacen más cortos, jejej..) pero como siempre, animados pensando en el próximo destino a descubrir...

martes, 9 de diciembre de 2008

Escapada de "solteros" a Cabañeros

La siguiente aventura la realizamos un par de semanas después de la visita a Uclés.

En esta ocasión, nos decidimos a hacer una corta "escapada de solteros", jejejej... endosamos a los niños con las abuelas y nosotros nos fuimos con otras dos parejas más: mi hermano y Ely, y Fernando y Loli... otro matrimonio muy majo.

Así que, en esta ocasión el viaje comenzó más tarde porque primero debíamos colocar a "las criaturas" y cuando quisimos salir, creo que eran ya más de las 6 de la tarde del viernes... un poco tarde... pero bueno, una vez terminado el reparto y acabados los preparativos, salimos zumbando en busca de mi hermano, que nos esperaba a medio camino....

Raro viaje.... acostumbrados a las peleas entre pele y mele, la charla entre mi marido y yo sin interrupciones era bastante gratificante, a pesar de que ya los echábamos de menos (y eso que sólo llevábamos unos kms. recorridos...).

Eran ya cerca de las nueve cuando nos encontramos con mi hermano en Porzuna. Toño estaba ya bastante cansado y aunque faltaba poco ya para llegar a nuestro destino, Horcajo de los Montes... aprovechamos la parada para tomar un bocado y que mi marido estirase las piernas un rato...

La cena fué bastante rápida, y como Ely tenía café preparado nos tomamos uno rápido mientras charlábamos acerca del pueblo que ya conocíamos por otra visita anterior.

Y cuando terminamos, otra vez en marcha... directamente a Horcajo de los Montes.

Había oscurecido ya cuando divisamos la figura de Fernando haciéndonos señales para que viésemos dónde estaba... y allí nos dirigimos para aparcar a su lado, y colocamos las autocaravanas todas juntas.

Bajamos a saludarlos, después de tanto tiempo sin verlos... y como hacía frío, decidimos charlar dentro de una de las autos...



Estuvimos de cháchara bastante rato... hasta que el sueño nos hizo replegarnos a cada uno a su autocaravana para descansar hasta el día siguiente...



A todo esto... ¡¡¡cómo echábamos de menos a los críos!!!... parecía que nos faltaba algo... (y efectivamente nos faltaba, jejeje...)

Nos levantamos pronto, y salimos a desayunar churros con chocolate... que en este pueblo hay una churrería que hace unos churros riquísimos... y después, a rebajarlos dando un paseete por el pueblo...



Paseando dimos con un establecimiento en donde se ofrecían rutas de 4x4, y pasamos para informarnos... al final, conseguimos una visita para el domingo a las 7 de la mañana... nos tocaría madrugar, pero no nos importaba.

Después de contratar la ruta para los seis, nos fuimos a seguir con el paseo... vimos los madroños que estaban preciosos....



creo que jamás los había visto así... con el fruto... me encantó el colorido que tenían!!



¿Son siempre de estos colores?? ¿Y de colores tan vivos?? Me fascinaron! (además, me encanta la foto, y la saqué yo!!!, jejej)

Y bueno... paseando, paseando, fuimos subiendo cuestas y llegamos hasta la parte más alta del pueblo...



Creo que llegamos al límite...



Llegados a este punto... los churros estaban ya por los talones, jejeje... pero nada... merecía la pena sólo por las vistas...



Y una vez que subimos arriba y observamos el panorama... lo siguiente es bajar por donde hemos subido... y encaminarnos hasta las AC's, jeje..

El resto del día pasó tranquilamente... a la tarde fuimos a una cafetería a tomar unas cervecitas y de que nos dimos cuenta, se había hecho de noche, por lo que preferímos acostarnos pronto, para el madrugón del domingo...

Y llegaron las 6 de la mañana... arriba y a prepararnos para el recorrido en el vehículo 4x4.

La verdad es que lo pasamos de escándalo... el guía que conducía y que nos explicaba las cosas era un chico encantador... y enseguida el ambiente estupendo hizo que entablásemos una animada conversación mientras atravesábamos el campo a estas horas tan tempranas... el fallo fué que se nos olvidó la cámara de fotos... (increíble, pero cierto....) y no pudimos tomar ni una sola foto de todo el recorrido... por suerte, mi hermano con su móvil pudo tomar las únicas fotos que os puedo mostrar...



La lástima es que la temporada de berrea había terminado hacía tan solo un par de semanas... pero aún así, era bello observar (a lo lejos) a los enormes ciervos paseando en manadas...

El guía estuvo buscando jabalíes.. pues a estas horas aún es posible verlos, pero nos fué imposible.... así que, la ruta se llevó a cabo entre risas y animada conversación



Y unos caminos que más parecían barrizales, y que el guía (para hacerlo más impresionante, imagino) se empeñaba en acelerar en cuanto veía un charco de barro para dar impresión de aventura intrépida, pasando a toda velocidad y haciendo salpicar los enormes charcos....



De hecho... nos dejó boquiabiertos... porque cuando veía alguna manada de ciervos cercana, con intención de cruzar la carretera, aceleraba (cómo se nota aquí la pericia y experiencia de los que están acostumbrados a ver estos animales... y conocen sus reacciones...) para que los ciervos aligeraran su paso hasta hacerlos galopar.... increíble el efecto... y aquí, la única prueba que tengo.. gracias a mi hermano que logró pillar con el móvil uno de esos momentos en que los ciervos cruzaban por delante de nuestras narices a toda pastilla....



¿¿Verdad que es increíble???
Bueno... no es lo mismo verlo aquí, que a unos pocos metros de distancia... a mí es una de esas cosas que me impactan... Y éste fué otro de los momentos en que eché (bueno, los echamos, jeje... mi marido también) mucho de menos a mis hijos... sé que ellos habrían disfrutado muchísimo al verlo... y de hecho, al volver les dije, que el año que viene, si es posible, los llevaré además, en plena berrea.

Y continuamos la ruta, hasta llegar a una zona en la que ponen los telescopios para observar a los buitres leonados...



Pudimos ver algunos...



La ruta terminaba, pasando por una especie de bosquecillo, precioso...



el guía paró el motor del coche y nos invitó a dar un pequeño paseo, ya que no tenía prisa y sabía que el sitio merecía la pena....

Había una variedad enorme de setas... de todos tipos y colores....









El paseo resultó muy gratificante , y cuando el chico nos dijo que debíamos regresar, montamos todos en el coche (muy obedientes, jejej) y en pocos minutos la ruta había finalizado. Le dimos las gracias por portarse con nosotros tan amablemente y nos dirigimos hacia las AC's, pasando por el mercadillo, que se celebraba precisamente el domingo...

Y poco más hay que contar... al regresar, tomamos un bocado y en cuanto vimos que era mediodía, salimos en dirección a nuestra casa.

Otra vez con la misma melancolía porque se nos acababa la aventura (y esta vez, la escapada en solitario, jijiji)... pero contentos, como siempre porque estábamos ya maquinando cual sería la siguiente... ¿Nos acompañaréis???