Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







domingo, 22 de diciembre de 2013

Vacaciones 2013 por el sur de Francia II








Lunes, 22 de Julio

El día continúa espléndido. Enseguida nos ponemos en marcha para aprovechar la tarde y llegamos al parking de Fanjeaux, pueblo escogido por el dominico castellano Domingo de Guzmán como núcleo de predicación contra las herejías. Nada más llegar, nos encontramos con que uno de nuestros vecinos autocaravanistas tiene un problema, al mover su autocaravana uno de los calzos se le ha colado entre la rueda quedando encajado de forma vertical, de tal forma que no puede moverla...  menos mal que nosotros llevamos un gato y podemos echarle una mano... en un ratillo, solucionado el tema y esta familia puede relajarse después del pequeño susto...

Tras charlar un rato con ellos y despedirnos, recogemos todo y decidimos recorrer las callecicas del pueblo para ver lo más interesante.


Es un pueblecito pequeño pero también con mucho encanto, la verdad... nada más entrar encontramos la oficina de información y frente a ella un antiguo peso municipal bastante bien conservado


muy cerquita también nos encontramos con una cruz discoidal de la Edad Media... parece que por esta zona se encuentran bastantes reliquias como esta, jeje...



fuimos subiendo por las empinadas calles, las cuestas nos matan pero si queremos ver lo más bonito hay que subir...


llegamos hasta la casa de Santo Domingo de Guzmán, que ocupa por lo que vemos casi toda la manzana


la parte trasera de la casa en donde se encuentra un amplio patio está a la vista


pero estaba todo cerrado por lo que no pudimos acceder



por lo que desde allí nos acercamos a la zona del mercado cubierto


para atravesarlo (de paso que lo recorríamos por dentro) y llegar hasta la iglesia Notre-Dame-de-l'Assomption, erigida sobre el antiguo templo de Júpiter, en 1278.


Después de visitar lo más destacable (la iglesia estaba cerrada) llegamos hasta el Seignadou, mirador de esta población que ofrece una estupenda vista panorámica sobre la Montaña Negra, el Alaric, los Pirineos y toda la región del Lauragais.
Merece la pena visitar esta localidad simplemente por estas maravillosas vistas.


En el mismo punto del Seignadou (el mirador) puede verse una imagen de Santo Domingo de Guzmán.

Según cuenta la leyenda, colocó una bola de fuego descendiendo hacia Prouille, debido a la disputa de Montreal de un grupo cátaro y otro de católicos , donde cuatro árbitros examinaron los textos que unos y otros expusieron, los documentos de los cátaros se arrojaron al fuego, siendo rápidamente consumidos,


pero el de los católicos siguiendo el mismo procedimiento, no se quemaron, por el contrario uno de ellos quedó adherido a una viga de la Iglesia de la Asunción, consumiéndola parcialmente, la cual aun se conserva en un lado de la iglesia de Fanjeaux, por lo que Santo Domingo en conmemoración del milagro de la bola de fuego fundó el Monasterio de Santa María de Pruïlla, donde nueve monjas, rescatadas de la herejía cátara, comenzaron su andadura en la vida monástica.

Tras disfrutar de las hermosas vistas en el mirador, fuimos poco a poco hasta llegar a la auto y nos pusimos en marcha de nuevo



ya que teníamos previsto pernoctar esta noche en el camping de Castelnaudary


En realidad, llegamos a Castelnaudary y aparcamos en un céntrico y amplio aparcamiento que hay junto a la Oficina de Turismo, pero allí nos dijeron que no deberíamos pernoctar aunque sí podíamos dejar el vehículo para visitar la ciudad... además del camping, la ciudad posee un área para autocaravanas, pero necesitábamos lavar algo de ropa y preferimos entrar al camping por esta noche. Aprovechamos que teníamos enfrente un supermercado, compramos algunas cosillas y nos fuimos hasta el camping para refrescarnos un poco y reorganizar la ropa.

Por cierto, que mientras estábamos en los lavaderos entablamos conversación con una señora australiana la mar de simpática... nos contamos nuestras vidas y hablamos de nuestras respectivas aficiones, todo esto chapurreando entre inglés y castellano y lo pasamos genial... esta es una de las razones por las que nos encanta viajar también... ser capaces de relacionarnos con personas de otros lugares, intercambiar experiencias... por muy lejos que vivan... a nosotros nos parece algo muy enriquecedor.

Cuando acabamos con las faenas y para relajarnos un rato, Toño y yo decidimos dar un paseo andando  hasta el pueblo para ver un poquito de la zona, los chicos prefirieron quedarse leyendo un rato....



El paseo es algo largo, pero al llegar nos gustó mucho la zona del río, así que buscamos algún café en donde sentarnos un rato y descansar de la caminata....


desde el puente en el que estábamos teníamos unas vistas del pueblo muy bonitas y aprovechamos para hacer algunas fotos, la luna se veía espectacular, jeje


tanto del lado izquierdo como del derecho...


al regresar, vimos un barco-restaurante pegando a la orilla y nos tomamos un cafetillo tranquilos y disfrutando de la noche y las luces nocturnas... Poco después regresamos despacito hasta el camping, y nada más llegar nos fuimos todos a la cama para descansar de otro intenso día

Martes, 23 de Julio

Después de una buena noche de descanso nos levantamos como nuevos, y el día soleado nos anima muchísimo así que recogemos bártulos y tras despedirnos de los dueños del camping salimos de nuevo hacia el parking de la ciudad, queremos ver lo más importante con los chicos y pasar el día recorriendo sus calles.


Dejamos la autocaravana bien cerrada en el aparcamiento y salimos con el plano dispuestos a caminar durante un buen rato. Y vamos derechos hacia la Colegiata de Saint-Michel... aunque está cerrada, así que sólo podemos admirar el exterior



De estilo románico, durante la Guerra de los Cien Años fue derruida en parte. Le fueron realizadas posteriores modificaciones durante los siglos XIV, XV, XVIII y XIX, construyéndose 9 capillas laterales y una impresionante aguja piramidal gótica de 50 metros de altura.


Pero como estaba cerrada y no pudimos pasar a verla, continuamos con el paseo de la que es considerada popularmente como la capital mundial de la "Cassoulet" (un plato típico de esta zona hecho con habichuelas blancas, como una olla pero a la que añaden pato confitado entre otras carnes... y que está deliciosa)



Llegamos hasta la plaza del mercado cubierto, con una enorme estructura adornada con flores, algo habitual por estas poblaciones... y continuamos el paseo


Llegamos hasta otra de las zonas altas de la localidad desde donde se puede ver gran parte de los alrededores


lo que vamos buscando es un molino de viento, el Molino de Cugarel, del siglo XVII.
Parece que hasta el siglo XIX hubo hasta una treintena de molinos de viento en funcionamiento, aunque éste es el que se conserva en mejor estado.



En su interior, una chica muy amable nos lo enseñó y explicó su funcionamiento con todo lujo de detalles


Aunque nosotros ya hemos visto unos cuantos, nos gusta siempre verlos por dentro y aprender un poco más de estas construcciones, es interesante ver cómo varían de unas zonas a otras, jeje...
Y cuando acabamos la visita, continuamos el paseo acercándonos cada vez más al lago...


Queríamos llegar hasta las esclusas al llamado Grand Bassin.... y después de pasear un buen rato al fin llegamos hasta el canal y vemos las esclusas, casualemente en este momento está llegando un barco y tienen que abrir y cerrar compuertas así que, no nos perdemos detalle...


Cuando terminamos de ver el proceso completo, dimos la vuelta encaminándonos ya hacia el aparcamiento, pero de camino nos entretuvimos en un bar para darnos un respiro... y mientras nos tomamos unas birritas jugamos un rato al billar...


Poco a poco regresamos hacia donde habíamos dejado la autocaravana, y a nuestro paso nos seguíamos encontrando con algún que otro detalle que llamaba nuestra atención.


Subimos y colocamos todo para salir y llegar a otro pueblecito de los más catalogados como entre los más bellos de Francia, Lautrec


Lo cierto es que cuando entramos, la calle por la que comenzamos el paseo no nos pareció gran cosa.... y los edificios y fachadas son similares a tantos que hemos visto que no nos pareció nada fuera de lo normal


No fue hasta que no llegamos a la plaza que nos dimos cuenta lo bonita que es y el aspecto medieval que aún rezuma por todos los poros ( a pesar de que la presencia de los coches resta bastante encanto en este sentido, jeje)


Sus casas de entramados y los soportales cubiertos, se unen a la forma irregular que adoptan los edificios para conformar el perímetro de la plaza...


después de contemplar por un rato las fachadas, nos dirigimos hacia la oficina de turismo, instalada en el antiguo convento de las benedictinas


allí además de la información que te ofrecen, puedes admirar algunas maquetas de la ciudad, así como documentos turísticos antiguos y modernos, y una sala de exposiciones


Además de por estar clasificado entre "Los pueblos más bellos de Francia", Lautrec se caracteriza por dos motivos, sus famosos ajos rosas, que sólo los tienen aquí, y el molino de viento que todavía conservan, y que como es visitable pensamos llegar hasta él para poder ver.


Nos dedicamos a callejear, viendo los entramados y las casas tan antiguas


y llegamos hasta una de las entradas del pueblo que aún permanece con su construcción fortificada bastante bien conservada




bajamos un poco más para ver bien la puerta que controlaban las entradas y salidas en la edad media, por dentro y por fuera


salimos para ver la parte exterior de la puerta, y volvemos a entrar, jeje somos así de curiosos....


de vuelta al interior de las murallas, podemos ver las entradas de los silos subterraneos



mientras tanto... nos gusta fijarnos en los detalles que vamos viendo por las fachadas.... algunos son impresionantes


aunque el pueblo tiene algunas calles muy empinadas, comenzamos a subir


ahora nos dirigimos al molino de viento, situado en lo más alto de la localidad


la cuesta es de aupa, pero con tal de visitarlo...


lo malo es que al final, cuando llegamos está cerrado y creo que en todo el día no abren para visitas, así que nos quedamos sin poder ver el interior... aunque como tampoco es el primero que vemos, no pasa nada... tendremos que dejar la visita para otra ocasión.


ya que no podemos pasar, damos una vuelta a su alrededor y después bajamos para llegar hasta el aparcamiento

como en la oficina de turismo nos han dicho que aquí no podíamos pernoctar, pero que hay un área a un par de kms., pues recogemos todo y salimos pitando hacia el área, tenemos ya ganas de descansar


el área resulta ser también un centro deportivo, con piscinas y demás, pero como llegamos ya bastante tarde pues no hay tiempo para pasar ya... así que decidimos que vamos a cenar tranquilamente, leeremos un ratito y en cuanto el cansancio pueda con nosotros... a dormir, para estar frescos al día siguiente...


el área es muy tranquila a pesar de que se va llenando de autos para pasar la noche, por lo que pasamos una velada relajada y nos vamos a dormir en cuanto vemos que se nos cierran los ojos.



Miércoles, 24 de Julio

Nos levantamos temprano y en cuanto desayunamos nos ponemos en marcha, esta vez para llegar hasta Albi


Después de dejar la dragoneta bien cerrada en el área para autocaravanas, salimos del aparcamiento buscando las escaleras para comenzar a subir y descubrir la ciudad


por el camino, ya vamos encontrando fachadas curiosas, trampantojos varios...




hasta que por fin llegamos a la zona más alta, en donde se encuentra la Catedral fortaleza de Santa Cecilia


monumento emblemático de la ciudad de Albi.

La entrada, enriquecida con la puerta Dominica de Florence


un enorme edificio... de estilo gótico, la mayor catedral de ladrillo cocido del mundo, con un campanario de unos 78m. torre-vigía de la ciudad.... (tengo que decir que impresiona bastante...)

Después de un rato de pasear por el exterior nos decidimos a entrar.


Es también la única catedral europea cuyas paredes y bóvedas están totalmente pintadas, unos 18.500 m2


es una pasada....


La más antigua de las pinturas murales, la del Juicio Final (debajo del órgano), fechada en la Edad Media tiene más de 200m2. Presenta un fabuloso cómic medieval que pone en escena el Cielo, la Tierra y el Infierno.


tras un rato de admirar todos los detalles en la nave principal, pasamos a ver la zona del tesoro y el coro (eso ya no es gratuito y necesitamos entrada para verlo)


la zona que contiene el tesoro nos deja también asombrados, por la cantidad de pinturas y piezas que podemos observar


entre obras de arte y elementos decorativos, hallamos también algunas reliquias de santos


por fin pasamos a la zona del coro, impresionante los tallados en madera y también El “jube” (pared interior que separa el coro del trascoro) aparece como encaje de piedra blanca, adornado con más de 270 estatuillas esculpidas por artistas borgoñones de Cluny


La bóveda, pintada entre 1509 y 1512, representa la bóveda celeste. El color azul, de origen mineral y las 30 capillas de estilo renacentista italiano son de gran belleza. después de ver toda esta maravilla, salimos otra vez a la zona principal


El órgano de Christophe Moucherel es del s. XVIII. Sus dimensiones, poco ordinarias (16,40m de largo y 15,30m de alto) y la variedad de su decorado lo sitúan entre los más hermosos de Francia. En julio y agosto, miércoles y domingos se puede asistir a conciertos gratuitos.

Al salir, vemos el edificio episcopal, o palacio de la Berbie, es decir, antigua residencia de los obispos de Albi, hoy sede del museo Toulouse-Lautrec, con la mayor colección pública del pintor.


continuamos rodeando el edificio




las vistas desde esta zona de la ciudad son impresionantes


y andando andando, llegamos hasta el mercado cubierto... me encantó el edificio, triangular y asociando las estructuras metálicas, con las paredes de ladrillo y las persianas, como en un gigantesco juego de lego.


seguimos caminando y descubriendo la zona histórica de Albi, los distintos barrios, todos mostrando el color de los ladrillo, la razón por la que la llaman Albi "la roja"


después de un gran rodeo, volvemos de nuevo a la zona de la catedral...


y nos encaminamos hasta otra de las zonas del casco histórico, esta vez para ver  La colegiata San Salvi y el claustro, la entrada al claustro, un tanto inusual...


primera sede episcopal de la ciudad, está consagrada a su primer obispo, San Salvi

El claustro, durante la Revolución francesa fue destruido, vendiéndose tres de las alas del edificio como bienes nacionales


solo subsiste hoy el ala meridional. El jardín de las "simples" (hierbas medicinales) constituye un pequeño rincón de naturaleza protegido y de paz en pleno casco antiguo.


continuamos nuestro paseo, los edificios y fachadas no dejan de sorprendernos


la torre de la catedral, visible desde cualquier punto prácticamente....


poco a poco, vamos llegando hasta la auto, necesitamos descansar y tomar un bocado porque llevamos toda la mañana sin parar de caminar y estamos ya para el arrastre, jeje


Comemos tranquilamente y en cuanto acabamos y descansamos un poquillo, salimos en dirección a nuestro siguiente destino, Gaillac. Llegamos hasta el aparcamiento marcado como área, un lugar tranquilito en el que aprovechamos para descansar un rato la hora de la siesta.


Pensamos en visitar el pueblo por la mañana, pero como no podemos estar quietos, mientras que los chicos deciden quedarse descansando y leyendo un rato, nosotros nos arreglamos un poquito y salimos para dar un paseo para ver donde están la oficina de turismo y los demás lugares que hay que visitar, y así llegamos hasta la puerta de la Abadía de San Miguel.


Pegando a la abadía, se encuentra la oficina de turismo, en donde nos informan que Gaillac es conocido principalmente por sus vinos, y además de ofrecernos el plano y darnos toda la información, nos recomiendan probar sus denominaciones de origen, que por cierto, tengo que decir que nos llevamos alguna botella para cenar y nos pareció un vino muy rico.


Aprovechando que la abadía estaba abierta, entramos para verla, nos pareció que estaba algo abandonada a pesar de ser uno de los edificios más emblemáticos de esta localidad




Cruzamos el río, para tener una visión más amplia de Gaillac desde la otra orilla




La verdad es que la edificación es muy bonita


y volvimos por donde habíamos venido para continuar paseando por el pueblo


me pareció un pueblo con mucha vidilla, en comparación con otras poblaciones francesas, se veía movimiento a estas horas de la tarde, algunas terrazas estaban animadas con gente tomando cañas, y nosotros embobados con los edificios


se nos hizo tarde paseando, llegamos hasta otra iglesia en la parte alta de Gaillac, con la puerta en la esquina... me pareció un tanto atípica, jeje...


y después de atravesar un par de plazas, decidimos que nos dolían ya los pies y nos dirigimos hacia la auto para tomar algo de cena, y descansar un poco... tendríamos que dormir un rato para estar nuevos por la mañana.


Aunque antes de meternos para dormir en la dragoneta, un matrimonio mayor se nos acercó con curiosidad.

La señora no era francesa, pero llevaba con su marido allí unos treinta años, y nos estuvo contando que a ella también le encantaba viajar.... nos entretuvimos un buen rato aún antes de terminar la velada, ya que el matrimonio tenía ganas de cháchara, y nosotros, que no necesitamos mucho para comenzar a hablar, pasamos un rato muy ameno hablando con ellos. Y tras una agradable charla, nos despedimos y entramos a nuestra casita para dormir.

Jueves, 25 de Julio

Otro día que amanece con una pinta estupenda... esperemos que no se estropee, jeje comenzamos la visita subiendo a la parte alta del pueblo... queremos que los chicos vean la abadía, que es lo más importante, así que hacia allí nos dirigimos...


Conocida desde el siglo X porque su comunidad benedictina fomentó el desarrollo agrícola y económico de la ciudad gracias a la explotación del viñedo y del tráfico comercial del Tarn (de ahí que tengan un vino estupendo y hasta con denominación de origen)


aunque está bastante falta de una reforma, la verdad que el edificio es imponente





después de hacer un par de fotos, salimos de nuevo a dar un paseo y callejear un poco... la parte trasera de la abadía guarda un pequeño jardín, que como en la mayoría de los casos, no nos es posible visitar...


como siempre, nos vamos quedando empanados mirando las fachadas.... nos topamos con una puerta preciosa...


perteneciente a la residencia de las familias Druillet y más tarde Yversen. El pórtico principal es de roble esculpido... una maravilla.


llegamos hasta la plaza de Griffoul


simbólica plaza de la ciudad, con un mercado cubierto construido en 1840 al lado de una casa medieval. La fuente ya existía en el siglo XVI y destaca por las cuatro esculturas de bronce alrededor de la urna y que representan a Sileno, educando a su pupilo Baco.


La casa medieval todavía conserva su torre escalera y su "soleillou" debajo del tejado.


continuamos el paseo subiendo por la plaza


y llegamos hasta la iglesia que habíamos visto por la noche y estaba cerrada, la iglesia de Saint Pierre


Arruinada por los protestantes que hicieron de ella una fortaleza, fué rehabilitada y decorado el portal con hornacinas

La iglesia alberga una retrospectiva sobre la vida de Emilie de Vialar  (más info...)


y al salir, continuamos el paseo hasta llegar a la plaza de la liberación.


Construida sobre los antiguos fosos de la ciudad, hoy en día es como el corazón de la misma. En ella se encuentran algunas estatuas de personajes relevantes.


como detalle curioso, grabada en las piedras, se puede leer la palabra "Libertad" en las lenguas europeas y en occitano (nosotros le hicimos la foto a la palabra en castellano, pero por toda la plaza podías leer libertad en diversos idiomas).


Con esto, dimos por terminado el paseo por Gaillac, nos pareció un sitio encantador pero debíamos marcharnos... por el camino, nos encontramos lo que nos pareció una reliquia, jaja...


Nada más llegar a la auto y como todavía era pronto, nos pusimos en marcha, recogimos todo y salimos en dirección a Castelnau de Montmiral


Dejamos la auto bien aparcada y después de cerrar bien todo nos dispusimos a subir para ver el bonito pueblo.


¿Porqué los lugares más bonitos están siempre en los sitios más en cuesta??


cuando llegamos a las puertas de la ciudad ya estábamos casi liquidados, jajaja...


pero lo cierto es que las calles tienen ese aire tan medieval, que las ganas de pasear por ellas elimina cualquier cansancio que puedas tener...


y eso que las cuestas son de aupa... pero creo que para nosotros resultan revitalizantes...


cuando llegamos al final de la calle, damos con la preciosa plaza des arcades (o de los soportales), plaza porticada típica que se encuentra en pleno centro del pueblo...




desde luego que toda la plaza es preciosa, mires adonde mires





después de rodearla y disfrutar del entorno, decidimos tirar por una de sus calles para continuar con el recorrido



tomamos una de las calles en dirección a la plaza de la rose


por el camino, algunos edificios y fachadas llaman nuestra atención por sus bonitas ventanas y detalles de otras épocas


llegamos hasta la orilla de la carretera, en donde vemos a algunas pintoras muy concentradas en sus trabajos


nuestra intención es llegar hasta la imagen de la virgen, que está ubicada en la denominada atalaya de Pechmiral y nos ofrece unas magnificas vistas del bosque de Grésigne y el territorio albigense


no me extraña que éste sea punto de encuentro para artistas de la pintura, el lugar es una maravilla


tras contemplar el paisaje (y percatarnos de que el tiempo es espléndido y nos está ayudando mucho en este viaje) volvemos sobre nuestros pasos y cogemos otra calle distinta para subir a la plaza.


Seguimos viendo fachadas, y detalles que nos encantan a nuestro paso..


y llegamos hasta la iglesia de notre dame de l'assomption (ntra. sra. de la asunción) que todavía conserva el pórtico original y también el santuario policromado


las pinturas del techo me encantan, representan escenas bíblicas de la vida de la Virgen


En la sala del tesoro, se encuentra el relicario con la cruz de los condes de Armagnac, una auténtica obra maestra de orfebrería religiosa, se supone que en su interior guarda un trozo de la cruz de Cristo y varias reliquias de los Apóstoles.


llegamos así hasta el extremo de la calle para poder ver el emplazamiento de lo que fue una de las puertas fortificadas hoy desaparecida (la puerta nueva), pero todavía pueden apreciarse los salientes de piedra de un edificio destinados a soportar una galería de defensa que circundaba las murallas.


a su lado, otra casa que todavía conserva la galería superior cubierta.


volvemos a ver apasionados de la pintura trabajando en sus cuadros... este paseo goza de unas vistas inmejorables, y los artistas tienen aquí otro punto de reunión para sus obras de arte.


Nosotros continuamos con nuestro paseo callejeando un poco más


se nota que es un pueblo con afición a la pintura, jeje...




después de deambular un rato más, desembocamos de nuevo en la plaza de los soportales


pensamos en parar en uno de los bares que hay en ella y tomar una tapa y una cerveza, pero nos lo niegan si no pedimos menú para comer, así que decidimos andar un poco más y llegar hasta nuestra casita con ruedas, en donde sacamos una cerveza fresquita mientras descansamos de tanto andar, pues aún no tenemos ganas de comer....





Tras un merecido descanso, optamos por dirigirnos hacia un centro de recreo que hay por la zona, llamado "base loisir" y en el que una laguna fresquita hace las delicias de la gente de la zona....


Como el calor aprieta muchísimo, nos viene de perlas tomar un baño...  el lugar es como una playa artificial, con sus salvavidas, pagas tu entrada como una piscina municipal y puedes pasar el día tomando el sol o descansando a la sombra.

Salimos a comer a la auto, y al terminar de nuevo regresamos para disfrutar de una tarde relajada...

Si te apetece puedes alquilar un kayak... que es lo que hicieron nuestros chicos...


también hay zona de baño para los más peques...  la verdad que el sitio es un oasis y en días de tanto calor, agradecimos muchísimo poder pasar la tarde refrescándonos y descansando


para terminar, una paliza al mini-golf, jajaja... que risas...


pasamos una tarde estupenda mientras nos tomábamos unos helados y jugábamos un rato


Y después de toda una tarde de reláx, subimos a la dragoneta y pusimos rumbo a nuestro siguiente destino, Puycelsi....

Cuando llegamos al área no había nadie más, pero al poco rato, llegaron otros autocaravanistas con los que entablamos conversación. El pueblo estaba subiendo una gran cuesta, y como ya no eran horas para visitar nada pensamos que lo mejor sería que cenásemos tranquilamente... y de paso pasamos a la oficina de turismo, que se encontraba justo al lado nuestro, antes de subir al pueblo... así qué pasamos para buscar información, y pasamos la noche entretenidos en la auto hasta que se hizo la hora de dormir.


Viernes, 26 de Julio

El viernes amaneció también soleado, así que aprovechamos para desayunar temprano y subir cuanto antes al pueblo, porque las cuestas con calor son siempre más difíciles, jeje....


Y aquí otra anécdota para recordar... después de subir este pedazo de cuesta (que ya iba yo sacando la lengua cuando llegábamos arriba)...


y mientras admirábamos las murallas


Me dí cuenta de que me había dejado el plano y toda la información abajo en la auto... así que, y casi con lágrimas en los ojos, tuvimos que volver a bajar (si queríamos enterarnos de algo, claro) a buscar el mapa...


cuando subí de nuevo, creo que ya no me quedaban ganas de visitar nada más, jajajaja....


menos mal que como era primera hora de la mañana todo quedó en eso, la anécdota del día...

Nada más subir, nos encontramos con los restos de la torre llamada de la prisión y primera puerta del Irissou.


Ni cuadrada ni redonda, la torre tiene forma de esperón


muy rara en las antiguas villas fortificadas, tenía por objetivo protejer mejor las torres contra los golpes de las máquinas de guerra y contra las balas tanto de piedra como de hierro.
Esta torre protegía la entrada de la primera puerta del Irissou.


Esta defensa estaba reforzada por un pequeño fortín aislado delante de la puerta.


Un camino de ronda pasaba por el arco y unía esta torre a la de la segunda puerta


La casa de los guardias y segunda puerta del Irissou, era la última defensa y no comportaba ni foso, ni puente levadizo ni rejas, aunque todavía se perciben los goznes que soportaban una enorme y pesada puerta de madera, probablemente revestida de placas de hierro.


Nada más entrar nos vemos de nuevo transportados a otra época


comenzamos un paseo buscando el camino de ronda


por el que caminamos observando el paisaje que domina esta bella localidad, acurrucada en el interior de sus 800 metros de muralla, flanqueada por torres y abierta por puertas fortificadas.


Mientras recorremos el camino de ronda, vamos encontrando rincones con mucho encanto


Al pie de las murallas, hay una vasta explanada denominada palestra, donde los caballeros podían participar en las justas y los torneos.


al llegar al final del camino de ronda, nos giramos para continuar la visita por el interior


cada edificio, cada fachada, nos parecen preciosas


impresionantes las vistas desde la parte de atrás


y volvemos ya a los entramados y las casas unas sobre otras... construcciones bellas en su desigualdad


la gendarmería, el ayuntamiento... el antiguo albergue... cada uno con distintos matices, cada uno más bonito que el otro... todos los edificios nos dejan un recuerdo precioso de este pueblecito encantador


llegamos también hasta la iglesia Saint-Corneille, construida sobre los cimientos de una antigua iglesia, su techo fue creado por los mismos artistas que realizaron las pinturas en la catedral de Albi


pasamos para admirar sus pinturas en el interior


y al salir nos fuimos derechitos a tomar una cervecita fresca, que ya calentaba el sol y estábamos bastante cansados de callejear...
Tras un descanso, volvemos a otro de los miradores,


y damos casi toda la vuelta por las murallas, llegando hasta la capilla de Saint Roch, edificada por los vecinos del pueblo para agradecer al cielo el haberles protegido de la peste.
La situación del pueblo es quizá la razón que permitió a sus habitantes escapar de la terrible enfermedad, construido al borde de un abismo, domina el valle de Audoulou, 85 metros más abajo


y casi enfrente, dando la vuelta a la muralla, se encuentra el castillo del Capitán Royal.
Convertidos en capitanes gobernadores, los señores de Puycelsi habitaron este castillo. Gobernaban el pueblo por el rey y se ocupaban de la gestión del bosque de la Grésigne, el más vasto bosque de la región Midi-Pyrénees.


Antaño proporcionaba madera para calentarse y para los amazones, madera para las duelas que se usaban en tonelería, carbón de madera hasta los años cincuenta, madera para alimentar los hornos de los vidrieros, etc...


Seguimos paseando por las calles, hasta llegar a otro rincón precioso


en el que nos encontramos otra casa con entramado de madera, construida como es costumbre en este tipo de casas, por un esqueleto de armazón de madera cuyos vacíos se han rellenado con albañilería. El relleno está compuesto por arcilla, yeso, piedras rodadas, ladrillos o adobe.


Continuamos nuestro paseo, pero ya dirigiendo nuestros pasos hacia la autocaravana


llegamos hasta la puerta, ahora como es cuesta abajo parece que nos resulta más fácil, jeje aunque nos da penita marcharnos porque hemos disfrutado de una mañana estupenda visitando las calles y los bonitos rincones de esta localidad.


En cuanto llegamos a la auto y tras refrescarnos un poquito, nos ponemos en marcha, recogemos todo y salimos en dirección a otro pueblo espectacular, Bruniquel.

Clasificado entre los pueblos más bellos de Francia (les plus beaux villages de France), Bruniquel tomó relativa importancia durante la edad media al formar parte del camino de Santiago.


Como en los últimos pueblos visitados, el aparcamiento debemos buscarlo en las afueras, ya que en el interior de la población es imposible poder entrar con nuestra dragoneta.


Como es mediodía, aprovechamos para comer y relajarnos a la sombra antes de salir para visitar el pueblo... y después de descansar un buen rato, cerramos todo y nos disponemos a pasear por la villa


Nada más llegar, te encuentras con la oficina de información y turismo, lo que facilita bastante las cosas si quieres visitar lo más interesante, jeje... así que pasamos sin pensarlo dos veces...


justo frente a la oficina de información, nos encontramos con la fachada de una iglesia preciosa, Ntra. Sra. de la Asunción, en cuya fachada podemos ver un campanario-pared del siglo XIX precioso.


Como es habitual, la visita comienza ya subiendo una calle con una pendiente considerable, jeje aunque he de decir, que merece absolutamente la pena pasear por estas callejuelas... es impresionante admirar estas fachadas como salidas de otra época


por esta calle principal se llega hasta la plaza del reloj (place de l'Horloge)


en donde se encuentra la casa consular,  o del parlamento, en la que se puede ver el reloj que imagino le dará el nombre a la plaza.


esta otra casa es llamada la casa de las anillas, y pueden verse en la fachada los "sarcets" (anillos) que servían para colgar tapices los días de fiesta


otra casa también peculiar, con un saledizo y entramado



disfrutamos un montón viendo todas estas casas peculiares, el paseo se nos hace bastante entretenido, jeje


y poco a poco llegamos hasta donde se encuentra la entrada al castillo (o mejor dicho, castillos) de Bruniquel, entramos a la recepción que la han decorado al estilo de una salita (lo digo por la mesa camilla, jaja)


y lo primero que hacemos es entrar al primer edificio, a la zona subterránea en donde se encuentran las cocinas, la bodega abovedada


y el horno de piedra


y continuamos la visita por las diferentes estancias de este primer edificio que constituye el castillo nuevo.


algunas salas estaban en un estado algo ruinoso




antes de salir del edificio pasamos para ver el hogar de madera esculpido en estilo barroco



y salimos por la galería hasta la zona en donde está el castillo viejo


nos acercamos hasta la entrada del castillo viejo


construido al borde del acantilado.
Desde la galería que es de estilo renacentista hay unas vistas preciosas por la parte derecha


a la izquierda, las distintas salas con sus chimeneas correspondientes, todas dedicadas a exposición de obras de arte




la decoración, austera totalmente... paredes y cuadros, jeje y un poco raros en la distribución diría yo...


vamos pasando de sala en sala, observando las obras de arte y las distintas habitaciones



la que más me llamó la atención, el comedor, cuyas vigas en el techo todavía conservan las pinturas que en su día se realizaron en ellas


continuamos nuestro paseo por las distintas salas


hasta llegar a una con exposición de lo más macabra, con cráneos en las vitrinas....


y otra muy peculiar en donde se exponen fotos y detalles de los rodajes realizados en los castillos de algunas películas como "El viejo fusil".


terminamos la visita al castillo viejo llegando a la zona de los establos y en donde guardan alguna maquinaria de guerra antigua


y salimos hasta una antigua vivienda en ruinas


y la torre del homenaje o torre de la reina Brunehaut(a la derecha tapada por la parte superior con una malla), según la leyenda origen de la primera fortaleza del siglo VI, a la izquierda se puede ver el castillo viejo y al fondo de frente la entrada al castillo nuevo


nos acercamos a los restos del edificio en ruinas que hay junto a la torre del homenaje para echar un último vistazo


y como ya hemos visitado toda la zona, vamos bajando para salir poco a poco del castillo y adentrarnos de nuevo por las calles del pueblecito


los arcos que vamos atravesando nos seducen... cada calle es más bonita que la siguiente...


y continuamos bajando poco a poco


atrás vamos dejando rincones preciosos


y arcos y muros que nos cuentan los siglos que llevan en pie y todavía permanecen ahí.


La casa Payrol, otro de los vestigios del pasado. Antiguo hotel de los gobernadores de Bruniquel, morada de la familia Payrol, comerciantes ricos instalados después de la "Cruzada Albi" en el Vizcondado de Bruniquel.


y de nuevo llegamos hasta la plaza del reloj y en unos minutos nos encontramos fuera ya de este bello pueblo, en el que hemos pasado una tarde estupenda


nada más terminar nos dirigimos hacia la auto, recogemos todo bien y salimos en dirección a nuestro siguiente punto de destino y en donde pasaremos la noche, Penne, un pueblecito que nos han recomendado y cuyo castillo se alza en lo más alto de una roca, o peña...


el lugar es un aparcamiento que hay dentro del pueblo (raro, pero estamos dentro, jeje) y como es un sitio iluminado nos resulta un sitio bastante tranquilito.


El pueblo es pequeñito, son apenas dos calles y después de cenar y descansar un rato, mientras los chicos se quedan en la autocaravana leyendo un rato, nosotros salimos a dar un paseo y ver algunas calles... el castillo más parece un perrete jeje... a estas horas y a contraluz


Sábado, 27 de Julio

Después de descansar toda la noche nos levantamos con unas ganas tremendas de subir al castillo, además el tiempo vuelve a ser estupendo y el sol no puede brillar más, así que tras un buen desayuno, nos ponemos en marcha para recorrer las pocas calles y llegar hasta el castillo de Penne.


La verdad que se subieron a la peña más alta para hacer las torres, jeje...


de camino, como siempre, nos vamos fijando en cada fachada, cada casa...


cada puerta...  y es que nos gusta porque vemos cosas muy interesantes...


paseando, llegamos hasta la plaza de la iglesia, los edificios que la conforman son a cual más antiguo y asimétrico..


hacen que la plaza tenga un aspecto peculiar...


de frente nos encontramos con la iglesia, y aprovechamos que está abierta para echar un pequeño vistazo




aunque la puerta no es muy grande, me gusta la iluminación que tiene, y eso que es una iglesia fortificada.


al salir, en la parte de la derecha se encuentra la puerta del puente, antiguamente precedida de un puente levadizo y en la parte superior parece que en otros tiempos había un escudo de armas con una, dos o tres plumas... lo pasamos y nos adentramos en otra callejuela


nos hace gracia una figurita en una ventana y la inscripción


una historia muy curiosa la de este Alexander Viguier llamado el Terrrrrrrrrrrrrrrrrrrible, campesino autodidacta, que tras pasar diversos apuros económicos dedicó su vida a diversas actividades públicas, por lo que terminó apodándose Viguier el terrible, aunque él siempre lo escribía con 19 "eres" en honor al siglo 19.

y así continuamos el paseo por esta calle principal


en dirección al castillo y mientras, íbamos viendo las fachadas y curiosidades que nos cruzábamos


llegamos hasta un cruce de calles, en el que pasamos bajo un soportal


hasta entrar en la plaza de las antiguas medidas, ya que era en este lugar en donde se medía antiguamente el grano.





nos encontramos también con la llamada cruz de la peste, en la que se puede leer "A peste libera nos domine" (de la peste libranos Señor), y a la derecha, se encuentra justo el acceso al castillo


ya que estábamos allí predispuestos a subir hasta el castillo, y resulta que no es visitable.... y que la única posibilidad es entrar a los espectáculos que realizan determinadas noches a la semana (que no es todos los días, y como buena ley de murphy, ese día no tocaba...) así que, sintiéndolo mucho, volvimos sobre nuestros pasos y recorrimos las callejuelas de nuevo en dirección contraria...


la decoración en algunos sitios no deja de sorprendernos....




la verdad es que nos hacía ilusión haber entrado en el castillo y subir hasta lo alto de la peña, pero ya que no podríamos hacerlo, pues decidimos regresar a la autocaravana y ponernos en marcha para visitar algún otro pueblo cercano, ya que por los alrededores aún quedaban muchos muy bonitos que nos habían recomendado...


paramos en Saint Antonin Noble Val, que nos habían dicho que merecía la pena


tiene una área para autos gratuita estupenda, con bastante espacio, y en donde puedes sacar incluso las sillas y alguna mesa en el césped, la verdad que es una delicia de sitio... así que dejamos todo recogido de momento, y como tenemos aún ganas de pasear, cruzamos un pequeño puente y nos adentramos en el casco antiguo...


comenzamos a ver casas muy antiguas y con entramados, como es habitual


pasamos por al lado de un canal cavado a mano (por lo visto), a cuyo alrededor se encontraban las curtidurías más importantes de la ciudad. Parece que unas inundaciones devastaron este barrio hacia 1930.


continuamos el paseo, entre las callejuelas con olor a medioevo...


la iglesia sólo podemos verla por fuera, no podemos pasar al interior así que, seguimos caminando


y llegamos hasta la plaza de mercado cubierto, como es normal por estas zonas en las que llueve día sí, día también....

En esta plaza se encuentra el monumento civil más antiguo de Francia, edificado en 1125. Se administraba la justicia vizcondal en la sala del palacio, en el primer piso.


En los pilares de las ventanas se pueden ver a Justiniano a la izquierda y Adán y Eva a la derecha. Más tarde se convirtió en Casa de los Cónsules, y hoy día es un museo municipal.


En la zona cubierta de la Halle, una estela discoidal del siglo XV presenta motivos religiosos y proviene del antiguo cementerio de la Abadía



Después de ver la plaza, nos vamos por el edificio del museo para otra zona de la ciudad



paseando, llegamos hasta otro edificio singular. Una antigua posada del siglo XVIII. En su fachada se puede descifrar el letrero publicitario: "El león de oro, casa cassang, buena posada, a pie y a caballo".


y seguimos caminando...




algunas casas tienen figuritas en lo alto de sus puertas, detalles que nos parecen curiosos...


o sencillamente, nos gusta la fachada


volvemos sobre nuestros pasos y llegamos hasta el canal otra vez


La derivación del río Bonette permitió el funcionamiento de hasta 9 curtidurías y de dos molinos. Podemos ver las construcciones en donde curtían las pieles


Tanto la lana como las pieles tuvieron mucho que ver en el gran desarrollo de la actividad en la ciudad. La última curtiduría cesó su actividad en 1925


Algunas casas se ven bastante mal, algunas restauraciones no les estorbaría...






llegamos hasta la casa del amor (Maison de l'amour), fue destruida por las inundaciones de 1930, con una arcada del siglo XV y adornada con dos cabezas de perfil, que es el único vestigio de esta casa.




otra de las plazas es la del horno nuevo. Los bancos ocupan el lugar que en su día hubo uno de los últimos hornos comunales. En los siglos XII y XIII ocho hornos parecidos se cocía el pan de la ciudad. Hay que tener en cuenta que en aquella época el pan era comida básica.


y como ya habíamos visto lo más significativo y estábamos molidos, decidimos terminar la visita y llegar hasta la auto para descansar y tomar algo fresquito.




Estuvimos un buen rato descansando y al caer la tarde, Toño y yo decidimos dar un paseo mientras los chicos preferían quedarse un rato tranquilitos...


En la zona del río había una empresa de alquiler de kayaks, escalada y algunos otros deportes, que de haber tenido más dias quizás hubiésemos aprovechado, pero nuestra intención era la de pernoctar aquí y salir por la mañana temprano en marcha, por lo que echamos un vistazo al lugar y volvimos de nuevo para la auto


De pronto comenzó a caer agua, se inició un chaparrón que duró como una media hora, cayendo agua sin parar... refrescó el ambiente y en las montañas se podía ver el vapor que soltaba la tierra tras la tormenta...




El resto de la tarde lo pasamos charlando y descansando hasta que se hizo la hora de cenar, y después de tomar algo nos acostamos temprano y así estaríamos más frescos al día siguiente.

Domingo, 28 de Julio

El domingo amaneció algo apagado también, aunque no llovía el tiempo parecía algo inestable, cosa que no nos asusta para nada, jeje... nosotros seguimos nuestra marcha, desayunamos unas tostadas calenticas para tomar energías y en cuanto tenemos todo recogido salimos de San Antonin para llegar a otro pueblo que nos habían recomendado en las oficinas de turismo anteriores... Montauban.



Aparcamos en la zona baja de la ciudad, en un enorme parquing que hay junto al bonito "pont des consuls", una bella obra de estilo neo-medieval con bonitas almenas y torreones. Con un gran arco central y dos pequeños a los lados, se eleva unos 14 metros por encima de donde está el aparcamiento.


Subimos por las escaleras los tramos que hay hasta la zona de arriba


En la zona superior nos encontramos una amplia avenida con fuentes de agua (por algo se llama explanada de las fuentes, jeje) y en seguida vemos la oficina de turismo, así que nos dirigimos rápido para informarnos de lo que podemos ver en esta ciudad.


Nos topamos con un torete por el camino....


El edificio de correos me parece muy bonito con el reloj en la esquina... me llama la atención aunque no veo por aquí mucho edificio de casco antiguo...


después de hablar con las chicas de información, nos dirigimos con el plano hasta donde se encuentra la Catedral de Notre-Dame, construida en el punto más elevado de la ciudad y única por que está hecha de piedra blanca en un paisaje arquitectónico dominado por el ladrillo rojo, simboliza el enorme poder que ejercía la realeza católica sobre la antigua ciudad rebelde.


En su fachada clásica las estatuas de los cuatro evangelistas aparecen dominadas por las armas del rey inscritas  en el frontón.



en esta misma plaza en donde se encuentra la catedral está también el antiguo edificio de correos en cuyo balcón destacan tres bonitas esculturas (que no consigo averiguar a quién pertenecen, jeje)


tras visitar la catedral seguimos el paseo por la ciudad, pasamos por delante del hotel de Monmilan, que aunque no está abierto al público tiene una fachada bastante bonita que se puede admirar, y con un nicho en el que se resguarda la estatua de un perro que imagino será parte de la historia familiar. El hotel pertenece a André Duval, heredero de la industria de loza de Ardus, de propiedad real.


continuamos con el paseo matutino por otra de las calles


pasando por otro edificio imponente del que me llaman la atención los megáfonos que hay en lo alto de la fachada...





también llegamos hasta la iglesia Saint-Jacques, imponente y único vestigio medieval de la ciudad. De lo más antiguo que se conserva es el campanario de estilo tolosano y una parte de la nave.




pero lamentablemente nos la encontramos cerrada, así que no podemos pasar a visitarla...

Continuamos andando y llegamos hasta la Plaza Nacional, ubicada en el corazón de Montauban.


Totalmente porticada en todo su perímetro interior, es una gozada observar tal cantidad de columnas y su disposición, conforme te vas adentrando en ella


una preciosa plaza en la que se pueden encontrar testimonios de sus funciones comerciales a partir de la Edad Media


Desde donde mires ves una preciosa simetría que a su vez convive con cada uno de los diferentes rincones


a nosotros nos gustó muchísimo esta plaza


Salimos de ella y comenzamos el paseo de vuelta al aparcamiento


en pocos minutos, divisamos ya la dragoneta, a la que nos subimos en busca de nuestro siguiente destino.


Destino que relataré en nuestra siguiente entrada, para no extenderme más en ésta. Espero que hayáis disfrutado con esta parte de nuestro viaje por el pirineo francés, y si os apetece, en breve podréis leer el final de nuestra aventura de este verano que no tardaré en subir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada