Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







martes, 29 de abril de 2008

Cabo Cope

En realidad, ésta fué una visita fugaz a esa zona de Águilas, en Murcia.



El viaje a Burgos nos sirvió para ir adaptándonos a los viajes con la auto, y también para darnos cuenta de algunos detalles que necesitábamos mejorar, como por ejemplo un grifo nuevo en el lavabo (el que teníamos estaba bastante mal) y algunas otras mejoras que vimos sobre la marcha.
Con ese motivo, decidimos salir hacia Puerto Lumbreras, localidad en la que hay un establecimiento con gran surtido en el tema autocaravanístico.

El tema es que salimos hacia allí otro viernes por la tarde. Esta vez también nos acompañaba mi hermano, ya que él era el que sabía del establecimiento y conocía al propietario.
Y esta vez ya llevabamos una radio para comunicarnos, así que... ya podéis imaginar el viaje... todo el tiempo hablando, cantando, contando chistes y diciendo todo lo que se nos ocurría durante la mayoría del recorrido.

Llegamos ya de noche al pueblo, y aparcamos en la avenida que hay al entrar, al lado del Parador Nacional.
Como era ya tarde, pensamos que lo mejor era tomar algo de cenar, acostarnos prontito y a la mañana siguiente comprar lo que necesitabamos. Y así lo hicimos.

Hasta aquí todo muy bien. Pero por la mañana, nada más levantarnos y después de desayunar, mi marido que intenta arrancar, y el bicho que no arranca. Vamos... ni mueve, ni nada. Llamamos a mi hermano, y entre los dos a darle vueltas al tema. Sin un taller a mano, sin nada que poder hacer...
Al final, deciden coger La Margarita (es la auto de mi hermano) y buscar algún taller o algo mientras los demás nos quedamos esperando.

Por fin acuden con un mecánico que lleva un spray de esos de arranque, y la ponen en marcha para dejarla en un taller, parece ser que fallan los calentadores o no sé que(yo de mecánica ni patata). Total... que la broma nos costó veinte euritos de nada. Gracias a que mi hermano nos hace una chapuza temporal para arrancarlo las veces que sea necesario hasta que volvamos a casa y mirarla mas detenidamente (la alternativa son llevar los cables tirados por enmedio de la cabina, y cada vez que queríamos arrancar, tocar con ellos la batería). Después de todo, no eran los calentadores como en un principio decía el mecánico, era un fusible que había decidido pasar a mejor vida.

Pues nada, una vez resuelto el tema, respiramos, y ya que estamos por aquella zona, decidimos llegar hasta Cabo Cope .



El día estaba algo nublado, pero dimos un garbeo por la zona,



y llegamos hasta la Torre de Cope



En donde paramos para descansar un ratito



y que jugaran los críos,



Vista de las autos desde arriba de la Torre



Y después de descansar un par de horitas, dimos media vuelta y cogimos camino a casa.

Como la primera vez, aparcamos la auto, cerramos todo bien, y la dejamos pensando en cuál sería nuestra próxima aventura.



Ver Viaje a Cabo Cope en un mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario