Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







domingo, 29 de agosto de 2010

Vacaciones 2010. Alemania y Alsacia I




Otro año más, y de nuevo salimos con nuestra autocaravana para disfrutar de un mes de aventuras. Esta vez hemos escogido Alemania como destino, y más concretamente la zona de la Selva negra y la ruta romántica.... si os apetece recorrer conmigo todos esos bellos rincones por los que hemos pasado, sólo tenéis que seguirme mientras os relato, y al tiempo os voy mostrando todas las fotografías que he seleccionado.
Como en otras ocasiones, al ser un viaje tan largo, lo dividiré en varias entradas, porque en una sola, y con tanta fotografía como me gusta poner, es imposible hacerlo en una única entrada.

Espero, como siempre, que disfruteis leyendo y viendo las imágenes tanto como yo seleccionándolas y relatando para vosotros esta maravillosa experiencia.


Martes,29 de Junio

Aunque hubiésemos preferido salir el viernes, adelantando así un par de días la salida y aprovechando más el fin de semana, lo cierto es que por diversos motivos decidimos retrasar la salida hasta el martes por la mañana. Así pues, dejamos el lunes por la noche todo preparado en nuestra querida Dragoneta, y el martes a primera hora de la mañana salíamos de casa dirección a la Junquera.

Paramos a mitad de camino a comer, en un área de descanso que nos vino de perlas para descansar, estirar las piernas y relajarnos.


Tomamos un bocado y continuamos la marcha. Teníamos previsto dormir en Pals, un pequeño pueblecito de Gerona y aunque aún nos quedaban bastantes horas de viaje, la verdad es que se nos pasó muy entretenido ya que esa tarde, sobre las 8 jugaba españa contra portugal, el partido de los mundiales...
Como veíamos que no llegábamos a tiempo para poner la tele, pues pusimos la radio y no os tengo que decir la animación que llevábamos por el camino... siempre he sabido que un partido de fútbol por la radio no tiene nada que ver con los que se ven por la tele, pero ese día lo pudimos vivir directamente, jeje... que nervios.



El caso es que llegamos a Pals, aparcamos, y a los cinco minutos (mientras buscábamos los canales por la tele) terminaba el partido con victoria para España... memorable, pasábamos a octavos de final.

El lugar de pernocta marcado como área era un aparcamiento grande bien situado y tranquilo. Cuando llegamos tomamos un bocado, y enseguida bajamos a dar un paseo para desentumecernos un poco y ver un poquito el pueblo, ya que por la mañana saldríamos muy temprano para seguir subiendo por el mapa.



La verdad es que resultó todo un descubrimiento, no sabíamos (al menos yo) que esta localidad tenía un casco gótico medieval y me llevé una grata sorpresa recorriendo sus calles empedradas y sus edificios que parecían sacados de una película de otro siglo. Lamenté profundamente no poder hacer una visita diurna, pero tenemos pensado visitarlo como se merece en una próxima ocasión.



Después del reconfortante paseo (y de celebrar convenientemente la victoria española de fútbol... aunque ahora nos preguntábamos si funcionaría el tdt que llevábamos en Alemania, y si podríamos ver los siguientes partidos que jugase nuestro equipo), y teniendo en cuenta que queríamos madrugar para salir cuanto antes, nos fuimos derechitos a la cama y descansamos para poder aguantar un segundo día de carretera.

Miércoles,30 de Junio

Totalmente recuperados y con ganas de cruzar cuanto antes la frontera, nos dirigimos hacia La Junquera y Le Perthus, cuyo recorrido ya nos resulta familiar... y casi siempre siento emoción al llegar a la conocida cuesta repleta de tiendas y puestos de souvenirs que hay al pasar la aduana

                                   

Pasamos el día en carretera, ya que nuestro deseo era estar en Annecy por la noche y poder descansar allí. Era una paliza para Antonio, pero poco a poco fuimos comiéndonos los kms.
El maravilloso paisaje que nos acompañó durante todo el viaje, nos distrajo del cansancio y evitó el aburrimiento...


A nuestra derecha, los Alpes se alzaban mostrándonos su grandeza. Yo estaba boquiabierta admirando el panorama. Y aunque el cielo comenzaba a amenazar tormenta, el buen tiempo nos acompañó hasta nuestro destino



Al fin, llegamos a Annecy justo a una buena hora para cenar.

El lugar para pernoctar es un parking de pago que hay justo frente al lago, una gozada de sitio



Nada más llegar, después de un largo día de viaje, nos refrescamos un poco, cenamos algo, y nos bajamos un rato cámara en mano, para ver esta bonita localidad a la luz de las farolas.

Seguimos la entrada del lago dentro de la ciudad, y nos dimos cuenta que estábamos al lado del monumento símbolo de la ciudad de Annecy, el famoso "Palacio de L'isle"


Construido en el s. XII sobre una isla, y también conocido como "Viejas prisiones" ya que en su momento funcionó como prisión, hoy en día es un museo que se puede visitar.
Según parece es el segundo monumento más fotografiado en Francia (después de la Torre Eiffel).

Continuamos el paseo hasta llegar al casco histórico, en donde paseamos por entre románticos arcos de los siglos XVII y XVIII


Y como ya estábamos bastante agotados, pues decidimos dar la vuelta y regresear a la auto para dormir un poco, ya que teníamos pensado visitar la ciudad por la mañana.

Jueves, 1 de Julio

Amaneció un día precioso,


Nada más desayunar, salimos de la auto para descubrir esta bonita localidad.
Nos volvemos a encontrar la vieja prisión a los pocos metros de donde estábamos, esta vez, a la luz del día


Y nos dedicamos a pasear por las calles de Annecy, por su casco histórico...


Andamos y andamos, recorriendo sus callejuelas... y disfrutamos muchísimo descubriendo todos sus rincones y edificios


hasta que llegamos a la Catedral de San Pedro


del siglo XVI, y que fué la Catedral de Francisco de Siles.

Dominando la ciudad desde lo más alto de la colina, llama la atención poderosamente al visitante que llega a la ciudad y ve su alta torre sobresalir por entre todos los edificios.


Y desde luego, visitarla (y llegar hasta lo más alto de la ciudad) es una experiencia de lo más agotadora, jejeje pero merece la pena por algunas obras de arte barrocas y también por su órgano del siglo XIX.

Tras la visita a la catedral, volvimos de nuevo sobre nuestros pasos para llegar también al castillo de Annecy.



Aquí nos encontramos con un par de matrimonios españoles con los que entablamos amistad mientras lo recorríamos.


El castillo fue construido entre los siglos XII al XVI. Sirvió de residencia a los condes de Ginebra y a los duques de Genevois-Nemours.
La ciudad de Annecy adquirió el castillo en 1953, lo restauró con la ayuda de los Monumentos históricos e instaló allí un museo.

Terminamos la visita y seguimos paseando por la ciudad, observando el movimiento y el ir y venir de las gentes. Y cuando consideramos que ya teníamos bastante, nos dirigimos hacia la auto para tomar un bocado y descansar un poco.

Poco después, decíamos adiós a esta bella localidad y seguíamos nuestro camino en dirección a Besançon.


Después de varias horas, por fin llegamos a esta ciudad, algo cansados después de tanto asfalto, pero contentos de estar ya en esta zona.




Aparcamos en otro parking de pago, similar al de Annecy y cerca de las murallas.

Y tras un breve descanso para despejarnos de tanta carretera, decidimos salir para dar un paseo antes de que oscurezca, pues por la mañana teníamos previsto continuar el viaje bien temprano.

Nos llama la atención la fachada de la Sinagoga


y después de un breve paseo, vamos acercándonos al casco antiguo


Podemos ver grandes edificios, como la Iglesia y Museo de Santa Magdalena


el enorme puente atacado de flores (cosa que es bastante común en todos los pueblos por los que iremos pasando... )


las plazas...


y así vamos paseando, lamentando que la oficina de información y turismo no esté abierta a estas horas para, al menos, saber lo que vamos viendo.

En esas estábamos cuando un chico que nos oye hablar mientras estábamos decidiendo por qué calle ir frente a un panel de información... se acerca, y nos dice que nos ha oído hablar y al ver que eramos españoles, podía ofrecernos ayuda.
Nosotros se lo agradecemos, y le decimos que ciertamente acabamos de llegar y como es tan tarde y la ofic. de información estaría cerrada, pues no sabemos muy bien qué es lo que hay que ver... a lo que él, sonriendo, nos comenta que es también español y nos puede indicar.

No sólo eso, sino que al preguntarnos de qué zona eramos, resulta que para más inri, somos paisanos, jeje.. e incluso tenemos conocidos comunes... y entonces nos comenta que casualmente, él trabaja en la oficina de información y turismo (Erasmus) y que vive justo frente adonde estábamos... que si esperamos cinco minutos (tenía que cambiarse pues venía de bañarse del río) bajaba y nos mostraba lo más emblemático de Besançon...

Qué puedo decir... increible la casualidad, jejej... y ciertamente, tan oportuno, que nos vino de perlas... el chico bajó, tal y como había dicho en unos minutos... y tras mostrarnos el camino, comenzamos a pasear por las calles de la ciudad mientras él nos iba explicando detalles de lo que ibamos viendo.

Nos paseó por la fachada de la Iglesia de San Pierre...


Nos llevó hasta donde está la famosa puerta negra (aunque estaba totalmente tapada, en restauración y no pudimos verla...), hasta un parque arqueológico, en donde se hayan unas columnas corintias


y hasta una monumental fuente, la de Jean Cornet, que sustituye a otra de 1740 destruida durante la revolución


La inscripción en el frontón es el lema de UTINAM, Besançon encuentra como yo a Dios, grabada en otros monumentos.

Y después de un gran paseo, en el que mantuvimos una conversación de lo más animada, decidimos terminar con la visita turística, y quisimos agradecérselo invitándolo a una cerveza en un bar (aconsejados por él, jejej) de la zona de copas. Nos comentó que nos dejábamos algo importante de ver allí... la Citadelle... pero no había tiempo por la mañana, así que le dijimos que si a la bajada nos sobraba tiempo, quizás hacíamos una nueva parada para ver la fortificación.

Allí estuvimos sentados un buen rato, charlando con él, y comentando nuestra forma de viajar... y cuando terminamos, nos acompañó hasta donde estaba la auto y allí nos despedimos, y de nuevo nos sugirió que a la vuelta, volviésemos y no dejásemos de ver la Citadelle, cosa que le prometimos si contábamos con tiempo suficiente.

Cosas del destino... ibamos a dar un pequeño paseo, sin esperanzas de conocer Besançon... y nos vamos con un estupendo recorrido, guiados por alguien que se conoce con detalle las calles y edificios más emblemáticos...

Y así nos fuimos a la cama y descansamos después de un día agotador (preludio de lo que serían las próximas semanas, jajaja)...

Viernes, 2 de Julio

A la mañana siguiente, nos levantamos muy pronto... descansados, y la vez presos de una gran excitación, pues nuestra siguiente parada sería en otro país... Alemania, y como siempre que uno experimenta algo nuevo, nuestro sentimiento era de enorme expectación (ya ves tú... si al final, es otro país más, pero hasta que lo cruzas y atraviesas sus carreteras, jeje ).



Esta vez el trayecto era más corto, y gracias a que habíamos madrugado llegamos a una hora temprana a Friburgo.

El lugar de pernocta era el camping municipal de la ciudad, que sale por 7€ las 24h.



Nada más llegar, colocamos todo, nos refrescamos, y en cuanto tuvimos todo listo salimos para disfrutar de una de las ciudades más representativas de la selva negra.
Desde donde estábamos, tomamos un tranvía para llegar directamente al casco antiguo...  y ahí vino nuestra primera experiencia lingüistica con los vecinos de la ciudad... indescriptible nuestra mezcla entre alemán, español, pilinglis... todo ello aderezado de un poco de manchuence y nuestros gestos característicos... jajaja...  pero al final, llegamos a la estación... y en un periquete, nos encontrábamos en el casco histórico de Friburgo. Lo primero que vimos, y que me dejó maravillada, fué la Puerta de Martín (Martinstor), que es la más antigua de las tres que se conservan





Esta ciudad se vanagloria de ser la capital ecológica y lo cierto es que por todo el casco, no hay un solo coche... sólo se ven bicis y los tranvías.
Tras visitar la oficina de turismo que está (como en la mayoría de las ciudades) en el ayuntamiento, que fué construido uniendo varios edificios.


comenzamos a pasear por la ciudad buscando lo más emblemático.
Las puertas de la ciudad, me dejaron flipada... son preciosas. Debajo de estas líneas, la puerta de Suabia (Schwabentor), esta era de gran valor defensivo gracias a su situación estratégica junto a un cruce de caminos


La catedral... impresionante...



lástima que no me cabe entera en la cámara, jeje...


y otra torre en obras... ese es el problema por estas zonas, que aprovechan el verano para hacer las reformas... asi que, la mayoría de las torres las hemos visto (lamentablemente) con andamios...

Friburgo me encantó, me pareció una ciudad tremendamente viva, la gente iba y venía, había un montón de movimiento...  continuamos nuestro paseo y llegamos hasta un puesto de salchichas, por supuesto teníamos que tomar una para probar... y después, también llegamos hasta una cervecería (por supuesto, jeje) y probamos las primeras de una laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga lista que iríamos engrosando día a día hasta el final de nuestra estancia por tierras alemanas.




Hacía mucho calor... nosotros que esperábamos pasar frío, y lluvia (después de leer otros relatos era el clima esperado) nos sorprendió un calor bestial...  y Friburgo, tiene unos canales por las calles por los que circula un agua helaaaadísima..... esta fué otra de las cosas que me sorprendió.... la gente, se descalzaba, y ponía los pies dentro de esos canales, mientras charlaban... y yo al final (que me había llevado las chanclas) me atreví a meter los pies en el canal (después de pensarmelo mucho) pero al comprobar que el agua era limpia y tan fría... la verdad, era un gran consuelo notar como el agua corría veloz por entre mis pies (siempre con las chanclas puestas, eso sí, jeje) y tan fría... con el calor que hacía...  estupendo para el relax.

La tercera de las puertas la vimos después de pasear otro rato...  la Puerta de Breisach



Y tras el largo paseo decidimos volver al camping a descansar, y volver a la tarde, para poder ver la ciudad de noche.

A la tarde, regresamos y continuamos descubriendo los rincones de su casco antiguo.



También subimos a lo alto de la montaña, de donde teníamos unas vistas impresionantes de la catedral y todo Friburgo, la verdad.


Preciosas las vistas...


Después de gozar de un estupendo panorama, bajamos de nuevo y llegamos hasta una iglesia que nos había llamado la atención desde arriba, pero que al llegar encontramos cerrada...


aún así, la fachada nos encantó...
volvímos de nuevo sobre nuestros pasos, y así, continuamos paseando, observando como la actividad, que se había calmado durante el mediodía a causa del calor, volvía de nuevo a un ritmo frenético... la gente iba y venía y nosotros... paseábamos y admirábamos los edificios... hasta que comenzó a oscurecer...




Como teníamos algo de apetito y los chiringuitos de la plaza (markplatz) ya olían a salchichas y demás... nos acercamos por allí y cenamos entre un ambiente genial.

Y así, es como despedimos Friburgo...


después de tomar un bocado en uno de los chiringuitos, nos volvimos en el tranvía y regresamos a la auto a descansar para estar como nuevos al día siguiente.

Sábado, 3 de Julio

Un día más, y con energías renovadas... después de arreglarnos, desayunar y demás, salimos despidiendo a Friburgo para comenzar esta ruta por la Selva negra...  a disfrutar de las vistas


En este viaje, hemos disfrutado muchísimo de los trayectos, pues el paisaje ha sido en todo momento, tan espectacular como todo lo demás...

Nuestra siguiente parada, era muy cerquita ( una vez hecha la subida, ahora los trayectos a diario son bastante más cortitos... nos moveremos por esta zona prácticamente todo el mes...  ) y llegamos al lago Titisee... aparcamos en el parking que hay para las autos



Y salimos para ver la zona

En realidad, se trata de un pequeño lago, y pegado a él, cuatro casitas (hotel, souvenirs y poco más)



Eso sí, el lago es muy lindo, eh??


Pero tiene esto, y poco más, por lo que tras descansar un ratillo a la orilla y relajarnos viendo las barquitas, volvimos hacia la Dragoneta y salimos hacia el siguiente destino... que no era otro que Triberg

El paisaje, sigue siendo espectacular mientras nos encaminamos hacia este pueblecito...


El área para autocaravanas no puede estar mejor, es un edificio con enormes soportales que los utilizan como aparcamiento, y hay sitio para unas cuatro o cinco autos... menos mal que como no llegamos muy tarde, encontramos una plaza y nos vino de perlas, ya que además estaríamos bajo techo.

Nada más llegar nos aseamos un poco y bajamos a ver este pueblecito...


En pleno corazón de la selva negra, Triberg es famoso principalmente por dos cosas... una que si no me equivoco, es la cuna de los relojes de cuco... y por ese motivo, su comercio está casi exclusivamente dedicado a la venta de este tipo de relojes...  tiene una calle (que me pareció la principal) que es una gran cuesta, con las fachadas bellamente decoradas que me dejó pasmada


Y como ya iba avisada, pasamos a ver los relojes, que eran monísimos... la verdad es que había montones... a cual más bonito, pero ví la posibilidad de comprar alguno y nos pasamos ahí un buen rato...

Vamos, que al final me traje uno, jijiji...

En fin... seguimos con el paseo hasta llegar al Museo regional de la Selva Negra, al que pasamos para ilustrarnos mejor, la verdad que resultó ser muy educativo...


Y al terminar, nos encaminamos al sitio por el que Triberg es también ampliamente conocido. En él se encuentra el sistema de cataratas más altas del país (con una caída de mas de 160 metros), pertenecientes al rio Gutach, que cruza la población.


Menos mal que está muy bien acondicionado... y la subida se hace amena, entretenida y bastante cómoda, a pesar de que hay que subir bastante, jeje


El paisaje es encantador... las caídas de agua preciosas...


Conforme vamos subiendo, vamos observando las distintas caídas (que por cierto yo pensaba que sería una caída nada más de ciento y pico metros, pero no... es un sistema de pequeñas caídas... pero que hay que subir bastante para ver las más altas)


A cual más bonita...


Y se nos pasó toda la mañana en un suspiro... de que nos dimos cuenta, ya estabamos abajo y con ganas de comer, así que nos dirigimos hacia la auto para tomar un bocado y descansar...

Por la tarde, gran expectación... España jugaba para pasar de cuartos de final, creo que con Paraguay, así que buscamos un bar en donde retransmitieran el partido (nuestro tdt resultó no funcionar en este país, cosa que ya nos habían comentado que posiblemente pasaría...) y a la hora prevista... las ocho, creo, nos sentamos con nuestra cervecita bien fresca para disfrutar de lo que sería una nueva victoria para nuestro equipo.... vuvuzela en mano, disfrutamos muchísimo de esta nueva victoria... y los alemanes (de momento) se alegraron con nosotros, comunicándonos que el siguiente partido jugaríamos unos contra otros... glup... y nosotros por terreno enemigo... 

Al salir del bar, llueve... pero con ganas... de todas formas, ya es de noche y con la alegría que llevamos, ni lo notamos... decidimos ir a la auto y descansar... que ya está bien... como estamos a cubierto, sin problemas, cae agua pero ni nos enteramos, jeje... y así pasa otra noche más...

Domingo, 4 de Julio

Después de una noche lluviosa, nos levantamos con un día despejado... en parte casi nos alegramos, pues hace tanto calor estos días que necesitamos que el ambiente se refresque... o no vamos a poder ver nada con estas temperaturas...

Salimos bien temprano para ver lo último que nos queda de esta localidad, y que es el reloj de cuco más grande del mundo. Se encuentra a un par de kms. de Triberg, así que nos acercamos según las indicaciones para verlo.



En realidad es una casa


por este lado, si echas una moneda de euro, sale el cuco tres veces y la pareja se mueve poco a poco mientras suena una melodía. Y por este otro...



está realmente el reloj, el cuco sale a las horas y a las medias gracias a un mecanismo enorme que puede verse normalmente accediendo al interior, y que en realidad es un comercio de relojes, jejeje.. 

Total, que después de esperar que saliera el pollo, salimos hasta nuestro siguiente destino...

De nuevo, el paisaje una maravilla...



después de la lluvia, el aroma refrescante y tanto verde... se veía todo precioso...

Llegamos pues a Schiltach... el área es un amplio aparcamiento que hay a la entrada del pueblo.


Nada más llegar bajamos para pasear por la localidad que nos parece realmente de cuento...



Las casas, todas de entramado, le dan un aire antiguo.. irreal (al menos, para nosotros, que jamás vemos este tipo de construcciones)

Llegamos hasta la plaza (o markplatz) de construcción medieval, en donde está el ayuntamiento con la fachada bellamente pintada (algo que se produce a partir de ahora en la mayoría de los pueblos que visitamos)

Además, ésta plaza tiene la particularidad de que está bastante inclinada...



En ella también se encuentra una fuente del siglo XIV, coronada por un León con un escudo, símbolo del mercado, cuyo privilegio contaba Schiltach desde 1430




Comenzamos a subir y recorrer las callejuelas que poseen un gran aroma a antiguo... (y a los mundiales, jejeej)



Estos pueblos sufrieron tales inundaciones hace algo más de un centenar de años, que incluso hay casas que aún poseen los ladrillos para recordar hasta dónde llegaba el agua y las fechas


Tiene una iglesia evangelista enorme, creo que es una de las iglesias protestantes más grandes de Baden




La principal fuente de ingresos de este pueblo eran la curtiduría de pieles y el transporte fluvial de madera... y por supuesto, mantienen un par de museos (gratuitos, todo hay que decirlo, se puede dejar la voluntad..) para que se pueda ver la forma en que curtían pieles, y transportaban los enormes troncos por el agua... en fin, también muy instructivo todo...

Pueden verse las balsas con las que transportaban los enormes troncos...


En el interior del museo, que se encuentra en lo que era el antiguo aserradero de la ciudad, pueden verse varias ruedas hidráulicas...


una de ellas, con un diámetro de 6,3 metros... es una de las más grandes de Alemania, y todavía hoy sigue en funcionamiento...

Respecto al cuero, del que también eran profesionales, aún hoy se conserva la última Curtiduría de Cuero Artesanal de la Selva Negra, que casualmente, estaba situado justo al lado de donde se encuentra el área para autocaravanas...


por lo que dejamos su visita para el final... continuamos nuestro paseo, disfrutando de las medievales fachadas


Pensábamos tomarnos algo en algún bar después del gran paseo, pero al ser domingo, no había casi movimiento por las calles, y decidimos ir a nuestra auto para descansar un poco y tomar algo antes de emprender la marcha.


Como estos pueblecitos se encuentran a pocos kms. unos de otros, la verdad es que en un ratito estábamos en nuestra siguiente parada, Dornstetten.

Aquí paramos en el aparcamiento de un supermercado...



Otro pueblo que parece deshabitado... debido seguramente a que es domingo también... no se ve un alma por las calles... de hecho, queríamos preguntar en la oficina de turismo por un parque que hay en las cercanías, y al final, nos quedamos sin saberlo por estar cerrado todo.

De todas formas, nos apetece pasear y ver también este pintoresco pueblecito... otro lleno de casas con entramados...



Aunque las calles están vacías, nos entretenemos viendo las bonitas fachadas


Otra bonita plaza


y fachadas increíbles


Hasta que nos vemos atraídos por una bella torre, que da paso a la iglesia


llegados a este punto, comienza la anécdota del día... resulta que entramos a la iglesia... y hago una foto del frente con el órgano mientras suena una bonita melodía.. que alguien está tocando



Cuando nos proponemos dar la vuelta y marcharnos, vemos que un señor (el párroco, me imagino) sale de detrás del órgano, y haciéndonos señas de que nos acerquemos, nos empieza a hablar y decirnos cosas (ininteligible el alemán para mí... lo siento, pero tengo mucho que aprender todavía...)
El caso es que mediante señas y frases que no comprendíamos, nos hace que nos sentemos dos a cada lado del órgano (a la izquierda se ponen mi marido y mi hijo, y a la derecha nos sentamos mi hija y yo)....
Se sienta al órgano, y se pone a tocar diciendo: "Bach"

Mi hija, me mira con cara de interrogante... aguantándose las risas... yo miro a mi marido a través de las manos del hombre... y casi no puedo mantener la compostura... pero lo cierto es que toca realmente bien.
Nos hace una demostración con las manos, sólo con los pies (todo ello nos lo iba indicando) y después con manos y pies... 
Después de varios minutos...yo me impacientaba, pues no sabía si este señor acabaría pronto su demostración, o qué...  mi marido y yo cruzábamos miradas de complicidad, esperando no sabíamos qué... el caso es que también me parecía grosero levantarme sin más, y no me atrevía (no nos atrevíamos ninguno) a moverme, sencillamente, nos dedicamos a asentir y a escuchar durante un buen rato que duró su "concierto"....

Nos obsequió con un rato de música bastante agradable, jejej y ya, cuando estaba comenzando a ponerme nerviosa, se levantó (y nosotros aprovechamos para hacer lo mismo...), nos dió muy amablemente las gracias mientras nos acompañaba hasta la puerta, y sin parar de hablar (aunque no entendíamos ni papa) nos despidió de forma muy agradable.... ufff.. que ratillo pasamos.. por un momento, nos sentimos casi secuestrados, jejejeje...

Seguimos nuestro paseo mientras nos dirigíamos ya hacia la auto... y el mundial, como no, presente por donde quiera que pasábamos....


y tras tomar un bocado y reponernos de la experiencia (jamás nos ha ocurrido nada parecido)... decidimos salir de este bello pueblecito en busca del siguiente...



y no me resisto a colocar nuestra bandera, jijijii




Cuando salimos, cae un ligero sirimiri... pero nada molesto y muy refrescante para los calores que están haciendo estos días...

Y llegamos al siguiente pueblo... Horb am Neckar

Aparcar no nos resulta fácil... al final tenemos que dejarla dragoneta en un aparcamiento casi a las afueras y de zona azul... aunque al ser domingo (alguna ventaja tenía que tener, jejej) no hay que pagar.

Sigue cayendo una ligera llovizna, pero nada que no nos permita pasear para ver las fachadas y el casco más antiguo de la localidad


Llegamos hasta la plaza mayor (markplatz)


El ayuntamiento con la típica fachada pintada


y otra vez la fuente con el león de los Hasburgo sujetando un escudo y una espada en su pata derecha. La fuente se encuentra en lo que antaño era un pozo de cal.


Dominando la ciudad, la colegiata de la Santa Cruz,


iglesia gótica del siglo XIII, aunque un gran incendio casi la destruyó, y la reconstrucción se realizó en estilo barroco, pero no pudimos verla porque estaba cerrada...
De todas formas, las vistas desde ahí son impresionantes, así que hacemos un par de fotos...


Y desde ahí, fuimos bajando viendo las fachadas y grandes edificios hasta llegar a otra bonita plaza


con otra fuente, esta vez con la estatua del archiduque Fernando II de Austria (Tirol). El gran edificio que se ve frente a ella, era uno de los que antiguamente se utilizaban como depósitos para el grano.

Y continuamos de camino hasta la autocaravana, ya que nos damos cuenta de que está todo cerrado...


por lo menos, el paseo es entretenido viendo fachadas que son una pasada... a lo lejos vemos la torre de la iglesia protestante de San Juan, en estilo neogótico



pero llevábamos ya mucho andado, y previendo que estaría cerrada, decidimos verla de lejos, jejej y seguir hasta la auto...

Llegamos y descansamos un buen rato, mientras tomamos un bocado.
Nada más terminar nos ponemos de nuevo en marcha...



El paisaje es realmente una belleza... podemos ver la nube pegada a la tierra sobre el horizonte... me encanta esta zona...

Y así llegamos a Donaueschingen, en donde pasaríamos la noche... tiene un área gratuita para autocaravanas a la entrada del pueblo y hasta allí fuimos derechos...


En cuanto llegamos, nos refrescamos un poco y salimos a curiosear antes de que oscureciese... estábamos en la zona de atrás del castillo de los Fustenberg... y la zona era bastante frondosa...


vemos la fachada del castillo a lo lejos, y comentamos que por la mañana tendríamos ocasión de visitarlo


y sin darnos cuenta, hemos llegado hasta el pueblo



y bueno, como estábamos ya reventados, y teníamos previsto ver la localidad por la mañana, pues lo que buscamos es un sitio donde tomar una buena cerveza alemana... y lo encontramos, jiji



Nos sentamos en esta terracita a tomar unas cañas fresquísimas... mientras estamos sentados tomando la cerveza podemos contemplar la bonita fuente de Diana Cazadora... preciosa.

Nos encontramos en la ciudad en donde se fabrica la cerveza Fustenberg... bueno, debe ser que los príncipes de Fustenberg compraron todo el pueblo porque en Donaueschingen toooooooodo se llama Fustenberg...

Se nos hace de noche para la vuelta... menos mal que llevamos linternas, jeje.... y yo creo que el día a dado para mucho... derechitos a la cama en cuanto llegamos.

Lunes, 5 de Julio

Durante la noche cae lo que no está escrito... de verdad digo que pensé que la autocaravana se la llevaría la riada... no hacía frío y no había tormenta eléctrica... pero caía el agua fuertemente, durante muchas horas... casi toda la noche se pasó lloviendo...

Por la mañana, nos levantamos bien temprano... desayunamos bien y salimos dispuestos con nuestras mochilas, parecía que no había llovido en absoluto... el suelo un poco mojado, pero yo pensaba que estaría todo anegado de agua... y no... además lucía un sol espléndido, así que emprendimos la marcha para disfrutar de un día precioso...



Otra vez llegamos a través de los jardines del palacio... y empezamos a recorrer las calles hasta llegar al Ayuntamiento


con su fuente de los músicos... una preciosa fuente que además curiosamente los músicos pueden moverse a tu gusto para que funcionen unos u otros...


una monería de fuente, vamos... desde allí continuamos viendo los edificios Art Noveau de la plaza


éste posee un balcón en hierro forjado, adornos florales y otros adornos dorados.

Seguimos con el paseo, y llegamos hasta la bonita fuente de Hanzel, que encarna el carnaval...


Y por fin, nos dirigimos hacia el palacio de los príncipes de Fustenberg para visitarlo, pero resulta que nos es totalmente imposible en primer lugar porque sólo admiten a grupos, y en segundo porque parece que solo puede visitarse mediante reserva... total, nos quedamos con dos palmos... con las ganas que teníamos de verlo...

De todas formas, nos consolamos con ver la fuente de donde nace el Danubio.. que es uno de los atractivos de este pueblo y que aunque está en los dominios del palacio, la tienen accesible para que todo el mundo pueda verla...


preciosa


en su interior, una inscripción marca la distancia desde aquí hasta su desembocadura en el mar negro...


y sobre ella se encuentra la iglesia de St. Johann (en realidad, es desde arriba en la iglesia desde donde se accede a esta fuente bajando unas escaleras... pero nosotros quisimos primero ver la fuente y después volvimos a subir para entrar al edificio...)


De estilo gótico tardío... me llaman la atención las cúpulas de cebolla.

Y desde aquí, nos despedimos de esta localidad y continuamos hasta llegar a la autocaravana. Volvemos a atravesar el enorme parque del palacio, y lo más cerca que podemos estar me permite fotografiar la fachada...




pero poco más...

Cuando llegamos a la dragoneta, descansamos, tomamos un bocado y nos preparamos para volver a emprender el viaje.

Para llegar a nuestra siguiente parada, es necesario que pasemos la frontera suiza



Nos dirigimos hacia las cataratas del Rin, en Schaffhausen

Otra vez unos paisajes de escándalo... las casitas desperdigadas por en medio de las montañas... es una pasada...


Al llegar a Schaffhausen, dejamos la auto en un aparcamiento público que hay habilitado imagino que por la gran afluencia de turistas...


y salimos derechos hacia donde se encuentran las Rheinfalls

Hay que bajar una cuesta bastante inclinada (aunque está asfaltada, así que se baja estupendamente) para llegar hasta donde están los saltos... el ruido era ensordecedor conforme nos íbamos acercando hasta donde estaba el agua...


increible la fuerza que lleva el agua... y el ruido tan enorme que produce... la verdad es que impresiona bastante...


nada que ver las fotos con verlas en vivo y en directo...


seguimos paseando por la orilla, ya que se puede ir rodeando hasta llegar a la zona de enfrente, desde donde salen barcas que te llevan hasta la piedra central... a la que se puede subir mediante una escalera que hay en su parte posterior... (se puede ver a la gente subida sobre la piedra..)


pensamos en montar y poder llegar al centro de la catarata.. debe ser espectacular... pero a mis hijos les da un poco de miedo y no quieren que subamos a las barcas, y al final, mi marido y yo nos quedamos con las ganas... otra vez será, jejej

y bueno, hay un paseo que rodea toda la zona, con bancos para descansar, por lo que nos quedamos un ratillo ahí, descansando y contemplando esa belleza natural... que te deja embobado mientras observas... no puedes dejar de mirar el agua y los saltos con las nubes de agua que salpica....


Una vez que descansamos, volvemos sobre nuestros pasos, aunque subimos por otro camino que vemos, de tierra, pero menos empinado que la cuesta por la que bajamos... y decidimos ir por aquí al aparcamiento.

Otra vez en marcha y ahora vamos hasta un pueblecito muy cercano a las cataratas... Stein am Rhein

El área resulta ser una zona azul...


así que dejamos todo bien cerrado, y salimos preparados para ver el casco antiguo, que por la información que llevamos, es una maravilla.


Y debo decir que se quedaban cortos... la plaza (markplatz) es realmente impresionante... con las fachadas bellamente decoradas...


para donde mirases, veías dibujos sobre las paredes...




yo creo que de este viaje... es de los sitios que más me han impresionado...



El ayuntamiento tampoco se salva en esta ocasión...


así como las puertas de la ciudad... que bonitas...


continuamos con el paseo... compramos unos chocolates suizos para comerlos por el camino... y llegamos hasta la zona del puerto


a lo lejos, vemos también el castillo en lo alto


pero además de estar muy alto (y no nos apetece mucho subir, la verdad sea dicha) es que es lunes y está cerrado (jijiji) así que, no nos molestamos en llegar allí y continuamos el paseo por el pueblo que es una preciosidad...


incluso la torre de la iglesia me resultó coqueta...


se encuentra detrás justo del ayuntamiento... que visto por detrás tampoco tiene desperdicio...


Después de dar un par de vueltas más... nos vamos hacia la auto. Estamos totalmente encantados con este bello pueblecito, pero queremos llegar cuanto antes a nuestro siguiente destino que será el lugar de pernocta... así que, con bastante pena, pues nos ha encantado esta localidad muchísimo, abandonamos Stein am Rhein... y tomamos la carretera que rodea el lago Constanze


no tardamos mucho en observar el lago a nuestra derecha... es un lago enorme...


y muy bonito...




Al llegar a Meersburg, aparcamos en el área específica para Ac's.


no hay nada que me guste más, que ver la señal de "área para autocaravanas" al llegar a cualquier población... es una gozada.

Para estirar las piernas, decidimos dar un pequeño garbeo a la luz de las farolas (pues ya estaba oscureciendo) y ver un poco el pueblo, aunque por la mañana lo visitaríamos más despacio.


Otra preciosidad de población con las casas de entramados, y un aire medieval que emociona... es que parece que vamos de cuento en cuento...


llegamos hasta la plaza mayor (me imagino, por las dimensiones...)


y caminamos hasta ver el lago...


Pero estamos ya cansados, así que decidimos dar media vuelta y descansar, dando por terminado el día... que también ha sido completito, jeje...

Al mismo tiempo, termino ya esta etapa... y doy fin a la entrada, pues es ya muy extensa y contiene demasiadas fotos... espero que os guste lo que os voy relatando hasta ahora, y me gustaría que me acompañáseis por el lago Constanze y el comienzo de la Ruta Romántica.

7 comentarios:

  1. Algún día seguiremos vuestros pasos, ja, ja.

    ResponderEliminar
  2. Hola Logio, y yo me alegraría de que así fuese... en realidad, todo es proponérselo, jejeje...

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  3. AVISO:

    Estimada Sra. Alundra, se le comunica que Merce ha estado viendo esta entrada detenidamente y no puede hacer su comentario ya que en estos momentos se encuentra en grave estado de shock producido por un energico e intenso ataque de ENVIDIA!!!

    :)

    la mantendremos informada...

    ResponderEliminar
  4. jajaja...

    pues entonces no sé si recomendarte la lectura de las siguientes entradas... corres riesgo de sufrir un ataque peor... jeje..

    Gracias por comentar...
    Saludetes.

    ResponderEliminar
  5. Un gran viaje Alumdra. Me ha encantado leer el relato y recordar algunos de los lugares de los que hace apenas una semana estábamos disfrutando y es que este año nosotros también hemos elegido Alemania para nuestras vacaciones.

    Por cierto, Pals ... se merece que le hagais una visita a plena luz del dia ... que es muy bonmito ;-)

    Un saludo y gracias por el relato!

    ResponderEliminar
  6. Hola Conrad,

    No me digas que también habéis estado por esta zona!! qué lástima no habernos conocido... lo mismo hasta nos hemos cruzado y no nos hemos dado cuenta, jejeje...

    En fin, entonces qué te voy a contar... para nosotros ha sido una maravilla... creo que por esta zona volveré de nuevo... y no pasará mucho tiempo, porque es preciosa.

    Y Pals... seguro que iré a hacerle una visita en condiciones... nos quedamos con ganas de verlo como se merece, jeje.. todo se andará.

    Gracias por pasaros.
    Saludetes.

    ResponderEliminar
  7. Hola Alundra, creo que no coincidimos en fechas ni tampoco en bastante parte de la ruta, pero si que hubiera estado chulo habernos conocido.

    Otra vez será... Estaremos pendientes en proximas ocasiones jeje.

    Saludetes.

    ResponderEliminar