Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







miércoles, 14 de mayo de 2014

Visita arqueológica en Lezuza






Tras las vacaciones de verano, volvemos a juntarnos con nuestros amigos para pasar un fin de semana estupendo en Lezuza y poder visitar los yacimientos de Libisosa.

Este municipio está siendo muy visitado últimamente ya que el yacimiento encontrado ha sido un descubrimiento muy importante y ha contribuido al auge y a una gran afluencia de turismo, por su antigüedad y todo lo que conlleva un hecho de estas características

El viernes 27 de septiembre comienzan a llegar las autocaravanas poco a poco, desde primera hora de la tarde van llegando amigos al lugar destinado en esta localidad para poder estacionar y pernoctar durante todo el fin de semana.






Como es habitual y después de varios meses sin vernos, los abrazos, saludos y risas no paran en todo el día... cuantas ganas teníamos de vernos todos, jeje...



Cenamos, seguimos con la charla... continuamos con el Cola-cao... y así hasta caer agotados y retirarnos cada uno a su casita hasta el día siguiente...



El sábado amaneció algo nublado, pero nos levantamos bien temprano para visitar en primer lugar el museo como habíamos acordado



primero nos sentamos para ver un audiovisual de lo que nos iban a mostrar más tarde en las excavaciones. En el escenario preparado para una audición y a pesar de variar un poco sus planificaciones iniciales, la responsable de Turismo muy amablemente nos hizo un hueco y nos explicó con todo lujo de detalles todo lo relativo a las excavaciones realizadas y a todos los hallazgos de la época romana que se han encontrado en esta localidad.
Hay que destacar la cantidad de información con la que nos instruyen... es una gozada porque casi sin darte cuenta, terminas sabiendo gran cantidad de cosas de una época y una civilización de la que apenas tenemos algunos conocimientos pasajeros.




Después del audiovisual subimos a la sala donde se exponen multitud de objetos encontrados en las excavaciones todo en vitrinas y por supuesto, imposible fotografiar, así que estuvimos todo el tiempo atentos a las explicaciones de la guía que nos contó lo que íbamos viendo en la exposición.

Cuando terminó la visita, salimos de allí para dirigirnos hacia el yacimiento y para llegar, fuimos dando un estupendo paseo, para lo que tuvimos que cruzar el río.




no está demasiado lejos, pero sí bastante empinado....




Junto a la guía, recorrimos la zona del yacimiento mientras nos iba explicando detalles y todo lo relacionado con esta localidad







las vistas desde aquí eran también muy bonitas, si nos girábamos hacia el río, se podía ver toda la población desde lo alto






continuamos rodeando las murallas y prestando atención a las explicaciones y después la guía nos abrió la zona que tienen más protegida contra las inclemencias del tiempo, y en la que hay bastantes cosas todavía por descubrir



viviendas de la época romana (por lo menos), con montones de vestigios pertenecientes a esta época y a los que vivieron en ella



salimos del lugar bastante impresionados con lo que había allí resguardado, ya que no esperábamos para nada encontrarnos con tantos vestigios romanos, y de allí salimos continuando el paseo...

Parece a punto de llover, pero el tiempo nos respeta un poco y conseguimos escuchar todo tranquilamente y sin problemas.

También podemos observar la zona del antiguo mercado y de mayor movimiento en la ciudad romana, que está siendo parcialmente restaurada...esto nos permite hacernos una idea de lo que hubo en esta antigua villa



nos encanta ver y estudiar con detalle las recreaciones de como habría sido el lugar en aquella época...


las murallas aún aguantan las inclemencias del tiempo a pesar de los años...


Nada más terminar, vamos bajando hacia las autos no sea que nos llueva, jeje



el cielo sigue amenazando, pero nos da igual.

Nada más llegar comenzamos a preparar el aperitivo que hacemos habitualmente que el estómago ya va protestando...




por supuesto, las tartas y dulces no pueden faltar, Mari Carmen y Elena están hechas unas reposteras de cuidao...



y después, el descanso del guerrero claro está...

Descansamos un rato, pero enseguida estará la guía con nosotros y tenemos que salir de nuevo para recorrer los alrededores y el río y así es como descubrimos los antiguos lavaderos... cuando no existían las lavadoras.
Podemos observar las piedras a los lados del río desgastadas de tanto frotar la ropa contra ellas a lo largo de tantos años...


continuamos con el paseo y nos cuenta la guía que es costumbre entre los lugareños pedir deseos y atar los juncos para que se cumplan.... 
y ahí estamos todos atareados pidiendo deseos y venga a hacer nudos por todos los juncos que veíamos, jaja... 





entre huerto y huerto, damos la vuelta y llegamos hasta una zona recreativa...



lugar de paseo de los lugareños, además de ruta natural


y ruta de las fuentes del río... 




de hecho, durante todo el trayecto nos vamos cruzando con infinidad de vecinos de la localidad, que como es natural, nos saludan e incluso charlan con nosotros en algún que otro momento dejando ver el buen ambiente que se respira por toda la localidad, y la estupenda acogida que brindan a los visitantes.


hicimos un recorrido precioso



y al terminar... derechitos a que los chicos realizaran su actividad arqueológica


en un momento estaban todos preparándose para excavar....


poco a poco van descubriendo trocitos enterrados hasta que no dejaron ni grano de arena en los cajones destinados para la actividad...


y después de un trabajo estupendo por parte de los chicos, las piezas van saliendo hasta que logran sacar todo y reconstruir las piezas.

Hay que reconocer que los jóvenes trabajaron lo suyo y consiguieron reconstruir todo con un ritmo estupendo



Lo pasamos todos genial, y después de esta actividad volvimos hacia las autos... justo cuando entrábamos al aparcamiento comenzó a llover así que nos metimos cada uno en nuestra auto... y como era ya buena hora para cenar, pues la mayoría aprovechamos para tomar algo, y salimos ya un poco más tarde, cenados y cuando ya había parado de llover.

Como había partido (Madrid-At. Madrid creo) pues algunos aprovecharon para ir a una cafetería cercana a ver el partido, mientras otros pasábamos con los más jóvenes a que bailasen un rato al pub-discoteca que tienen en la población.... así que, nos tomamos un cubatilla y echamos unas risas mientras la música nos destrozaba las orejas, jijiji....

Al volver y como ya había dejado de llover, aún nos quedaron ganas (a los más trasnochadores) para echar el último cubata fuera de las autos (pero ya sin música estridente, gracias al cielo) y contar unos pocos chistes... en fin, velada hasta altas horas hasta que el cuerpo aguantó....

Y el domingo por la mañana, el sol parecía con ganas de salir pero las nubes no le dejaban....


Quedamos temprano con nuestra simpática guía, esta vez para visitar la cestería Marcilla, una empresa que nos encantó a todos, para ello tuvimos que atravesar el pueblo, claro está...


hasta que llegamos a la empresa, una empresa familiar en la que los hijos están continuando la labor de sus padres, artesanos del mimbre desde siempre, un oficio casi en peligro de extinción...



y nos tienen preparados hasta asientos para poder ver como trabajan, jeje....
Impresionante, ver a un chico tan joven trabajar el mimbre con su maestría.... nos hizo una cesta tipo frutero en cuestión de 20 minutos y sin ningún problema....



Mientras realizaba su trabajo, nos iba explicando el proceso, sus inicios, su negocio, y contestaba a todas nuestras curiosas preguntas con muchísima amabilidad y cariño... nos encantó a todos





Además, pudimos ver todo tipo de muebles fabricados por esta familia artesana


Hacen cosas realmente monísimas


Cuando terminamos de ver la demostración y compramos algún que otro capricho hecho de mimbre, salimos para recorrer la ruta arquitectónica de Lezuza, la guía nos explicó detalles acerca de la localidad desde su época romana hasta la actualidad



nos encaminamos hacia la iglesia


en cuyo lateral se encuentra la antigua ermita del Santo Cristo de la Salud




en algunas paredes todavía se conservan piedras de la época romana, como pudimos observar en la que hay pegando a la ermita


Pasamos también ante el antiguo ayuntamiento y torre del reloj


y la única casa (al parecer) de abolengo, la Casa de los Condes de Luna


El caso es que como ya no había mucho más que ver, y estábamos ya bastante cansados decidimos hacer la última visita cultural a uno de los bares del pueblo... la cultura gastronómica también es importante para nosotros, así que pensamos que debíamos probar las cañas, a ver cómo estaban de sal....

Y después de tomar unas cervecitas, derechos hacia las autos que ya era la hora de comer... otra vez nos sorprendió un ligero chaparrón que nos hizo aligerar hasta llegar a las autocaravanas y no nos permitió comer fuera, así que decidimos comer cada uno en su vehículo y salir para los cafés que ya estaba despejado.



El sol hacía acto de presencia cuando le venía bien, menos mal que nos permitió tomar un café charlando y pudimos hacer una sobremesa estupenda, antes de comenzar a despedirnos y dar por finalizado este precioso e instructivo fin de semana en Lezuza.

En un ratillo, cada uno fue despidiéndose y subiendo a su auto para dirigirse hacia su hogar.

Y como ya es costumbre cuando regresamos, pues por un lado estamos tremendamente tristes porque se acabó un fin de semana estupendo, pero por otro, muy contentos pensando ya en nuestra siguiente salida.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada