Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







lunes, 16 de junio de 2014

Visita al Hayedo de Montejo


Una vez más volvemos a reunirnos con nuestros amigos en el puente de primeros de noviembre, y el lugar elegido para el encuentro es Montejo.


Como siempre, la tarde-noche del jueves 31 pasa entre abrazos, risas y chistes de todos conforme vamos llegando.


Hasta castañas se sacaron y aunque no hacía mucho frío, nos ayudó para mantenernos más caldeados mientras charlábamos


Por la mañana del viernes amaneció un día bastante bueno... con el miedo que llevábamos por las predicciones no las teníamos todas consigo por el momento...






a la hora prevista, ya estábamos todos aparcados a las puertas del hayedo, para no tener problemas de espacio...


parece que la cosa está bastante difícil para entrar, pero gracias a nuestros amigos hemos conseguido el acceso y estamos dispuestos a aprovechar la visita a este sitio tan protegido y tan bonito.



Es difícil la entrada por lo singular del lugar.
El más septentrional de los hayedos europeos, cuya ubicación suele ser más al norte habitualmente (casi todos los hayedos que se conservan aún en España están todos por el Norte), debido al clima propicio para este tipo de vegetación, y cuya existencia es posible gracias a un microclima que se crea justo en esta sierra de Montejo.

Como eramos un grupo algo grande, nos repartimos un poco para poder entrar sin problemas


desde luego, el sitio merece la pena....


Llegados a un determinado punto, nos separamos en dos grupos, ya que podíamos escoger entre un recorrido más empinado y llegar a la zona más alta, o bien hacer un paseo más tranquilito por la zona más baja





los que escogieron la zona más difícil era todo cuesta y subiendo, y por lo que nos contaron después, el esfuerzo merece la pena, porque las vistas son muy bonitas


el otro grupo continuamos por la parte baja con otra de las guías que nos iba explicando detalles y curiosidades de esa parte del hayedo, las setas, nos las encontrábamos por donde íbamos pasando...


el paseo lo realizamos bordeando el río




entre las explicaciones y todo lo que íbamos contemplando, el tiempo se pasó volando. Qué cantidad de setas que nos encontramos por la zona... 


y en un ratillo, todos de vuelta del paseo


el tiempo además acompañó bastante


entre otras cosas interesantes vimos los restos que aún conservan de una de las hayas más antiguas bien protegidos, y custodiados a ambos lados por dos brotes que aguantaron, uno a cada lado, que crecen junto al árbol del que proceden.




cuando llegamos a las autos era hora de comer, así que en un momento preparamos todo para hacer las hamburguesas


la cadena humana se puso en marcha y en un periquete, todo cortado y cada uno con su plato listo a falta de la hamburguesa


que nuestros top-chef se encargaron de cocinar... 



con eso, y el error de Nieves (nuevo nombre para las ensaladas, jajaja)


comimos de rechupete...

y después, sobremesa con café y postres mientras esperamos que se hiciera la hora del paseo



paseo que dimos por el pueblo y alrededores, acompañados de nuevo por Lourdes, una chica encantadora que nos guió y mostró lo más representativo de la localidad


el famoso pilón de Montejo, con el que se refrescó más de uno mientras jugaba


y por supuesto, todos nos mostramos muy atentos a las explicaciones mientras la chica iba comentando detalles sobre la localidad.

Entre otras cosas nos mostró el aparato que usaban en la antigüedad para errar a los animales


así como un horno muy antiguo que sobresalía fuera de la casa



Otra curiosidad, una puerta realizada con una tabla de trillar


el paseo acabó por la periferia del pueblo, hasta llegar (algunos con la lengua de fuera jajaja) a la casa del agua


y tras este paseo, tan instructivo como el de la mañana por el hayedo, Lourdes se despidió de nosotros y regresamos hasta las autos, ya que teníamos que desplazarnos a Buitrago.



Una vez aparcados, comenzamos de nuevo con los corrillos, aquí se nos unieron Juanjo y Maribel, que hacía mucho que no los veíamos, y también acudieron algunos de los hijos de los asistentes, con lo que retomamos abrazos y la alegría de volver a ver a las incorporaciones... 

Como hacía algo de fresco, decidimos cenar cada uno en su auto y salir después a tomar una copilla mientras charlábamos un rato, y ahí estuvimos riéndonos durante la velada hasta que nos venció el sueño


El sábado por la mañana (y seguro que para disgusto del hombre del tiempo) el sol brillaba como nunca en Buitrago


nos dirigimos hacia la plaza, que era donde daba comienzo la visita guiada


la chica, también muy amable, nos estuvo paseando mientras explicaba detalles de la localidad que eran bastante interesantes



nos llevó hasta la muralla en donde explicó el sistema defensivo


y subimos a ver un poco del camino de ronda


las vistas desde arriba son impresionantes también




en el interior podemos ver las primeras y más bajas almenas


las autos pueden verse desde lo más alto


en las murallas, guardan una gran cantidad de armas medievales, ballestas, catapultas y muchas más tan antiguas que algunas eran difíciles de identificar


el paseo en la parte superior de la muralla, termina con unas preciosas vistas de parte de la zona amurallada sobre el río



pasamos a la iglesia de Santa María del Castillo, que según nos explicó la guía sufrió un gran incendio provocando el desplome de gran parte de la estructura, y gracias a D. Francisco Ruíz Redondo (el párroco), que creó una escuela para niños problemáticos y se apoyó en ellos para restaurar la iglesia poco a poco al tiempo que los educaba y se hacían personas de provecho, ha conseguido recuperar el templo, al tiempo que ha animado a los fieles de todas las religiones a compartir las instalaciones, siendo pionero en este tipo de decisiones





al terminar, paseo por los alrededores de la muralla hasta llegar de nuevo a las autocaravanas




y pasarlas de largo, porque aún nos quedaba por visitar el museo de Picasso


una recopilación de multitud de objetos que D. Eugenio Arias, peluquero de Picasso y gran amigo del pintor, fue juntando poco a poco, con firmas, bocetos, dedicatorias y demás detalles 


Al terminar la visita a la localidad, comenzamos nuestra visita en busca de una caña bien fresquita, hasta que llegara el momento de la comida.
Comida entre amigos y con cumpleaños incluido, jeje... lo pasamos de miedo.

Cuando terminamos de comer y después de un rato de descanso (el guerrero se ve que descansa poco, jajaj) salimos en dirección a un paraje que está muy cerquita de Montejo y merecía la pena visitar, la laguna del Salmoral, en Prádena del Rincón


qué bonitas todas juntas... 


la laguna está preciosa


damos un paseo rodeándola



y pasamos un buen rato disfrutando del buen tiempo que increíblemente, nos está acompañando durante todo el fin de semana

Poco a poco, vamos llegando de nuevo a las autos y volvemos a ponernos en marcha


esta vez, volvemos al aparcamiento del principio, en Montejo y mientras se hace la hora de la cena y la fiesta de Halloween, nos reunimos un rato de charla y risas entre las autos

aprovechamos mientras y tomamos un bocado fuera, mientras charlamos un rato


tomamos una copa... dos copas.... y echamos unas risas que pa qué


Algunos se disfrazaron y comenzaron a salir, mientras se iba acercando la hora de marcharnos

el caso es que pasamos un rato muy bueno


el ambiente era estupendo



al principio, nos hacen una demostración de capoeira



la fiesta siguió con la música a toda pastilla hasta altas horas... y poco a poco, fuimos a dormir a las autos




El domingo, como todo el finde, el cielo no puede estar más bonito


y comienza la chocolatada, jajaja....



al terminar, mientras unos descansan y reposan el desayuno-almuerzo


otros se van a deshacer el chocolate, andando hasta la ermita



buena vista de Montejo



cuando llegan de deshacer el chocolate, es la hora otra vez del aperitivo... así que comenzamos de nuevo (ufff que sacrificada la vida del autocaravanista, jajaja)


hay que repelar las aceitunas, y los pates, el vino, el pan....


el caso es masticar... cuando acabamos el aperitivo es hora de comer, a empalmar una cosa con otra... y después un ratico de reposo antes de salir en marcha.

Los chicos se entretienen en la sobremesa


y los adultos, se toman un café antes de emprender el regreso a casa




se hacen duras las despedidas, cada vez lo pasamos mejor, las amistades son más fuertes y nos da más pena despedirnos, pero hay que volver a casa, jeje... 

Así que, en cuanto acaba la sobremesa recogemos todo y nos despedimos hasta la próxima... y en un ratito estamos ya en la carretera... como siempre cansados por un ajetreado e intenso fin de semana, tristes porque el viaje llega a su fin, pero contentos mientras pensamos cual será nuestra próxima salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada