Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







domingo, 18 de septiembre de 2016

Puesta en funcionamiento del área de Lezuza






Con motivo de la puesta en marcha del área de autocaravanas creada en Lezuza, decidimos desplazarnos hasta esta localidad para apoyar y disfrutar de un buen fin de semana en inmejorable compañía.
Y como empieza a ser habitual, los chicos deciden quedarse en casa y pasan de venirse con nosotros... que le vamos a hacer, cada vez hacemos más salidas solos, nos cuesta un poco porque nos encanta compartir tantos momentos buenos con ellos, pero también entendemos que es ley de vida, y que ellos tienen otras prioridades que ya no son las mismas que las nuestras. Poco a poco nos vamos acostumbrando, está bien porque volver a salir solos de nuevo tiene sus ventajas y sus alicientes, pero claro, los echamos muchos de menos, es inevitable.
El viernes por la tarde fuimos llegando poco a poco al lugar en el que está ubicada el área.



Nosotros tardamos poquito porque el lugar no pilla muy lejos de nuestra casa, así que en realidad fue una hora larga al volante disfrutando del paisaje, hasta que llegamos al sitio.



Lo bueno es que es un área muy amplia en la que caben gran cantidad de vehículos y por su ubicación y servicios, creo que será estupenda para cualquier autocaravanista que pase por la zona y quiera descansar o utilizar cualquiera de sus servicios.





La señalización es estupenda






Mientras seguíamos esperando la llegada del resto de asistentes, nada mejor para tomar fuerzas que unas gachas que preparó Elena y que le salieron de vicio...


En principio iba a ser el aperitivo, pero se empezaron a sacar cosas, así, de pie, como el que no quiere la cosa y terminamos comidos... o más bien nos pusimos las botas, jeje...


Después de reposar un poco (eso ya sentados, claro), comenzamos a ver aparecer poco a poco a todas las autocaravanas. Como es habitual, van llegando a ratos, poco a poco, mientras pasa la tarde y se hace de noche.



Es inmejorable la actuación de los responsables de movilidad, que se esfuerzan en que no haya ningún problema a la hora de los estacionamientos, y de que cada autocaravana esté en el sitio adecuado y sus ocupantes se sientan lo más cómodos posible.


Como digo, la organización es un éxito, y en unas horas, están ya la mayoría de las autos colocadas y los amigos haciendo ya corrillos y disfrutando de la compañía




Como siempre que nos reunimos, después de cenar pasamos un buen rato charlando, contando chistes y disfrutando de la compañía.



Nos encanta ese ratillo en el que ya te relajas después de un día de ajetreo y te tomas una copa entre amigos contando historias hasta que decidimos descansar, pues al día siguiente toca madrugar.



Lo primero que hacemos en cuanto nos levantamos es salir todos a visitar la Cestería Marcilla, lugar que ya habíamos podido conocer en una visita anterior a esta localidad, pero que nos gustó tanto que decidimos repetir para la gente que en aquella ocasión no pudo visitarla.



Cuando llegamos, la Concejala de Turismo nos cuenta más o menos lo que vamos a hacer durante la mañana, y a continuación pasamos a la cestería que como digo ya conocemos de antes.





Uno de los dueños nos hace una cesta en un periquete mientras nos explica los entresijos del mimbre. Es uno de los pocos maestros en el mimbre que hay, y sobre todo de los más jóvenes.




El chico es muy amable y como ya nos conoce de la otra vez, se relaja y charla con nosotros mientras nos hace una canasta preciosa, de manera que la visita se hace tan amena y entretenida si no más que la anterior.
Al terminar, podemos ver antes de salir muchos de los trabajos que hacen y tienen a la venta en esta cestería



Y después de la visita, salimos en dirección al área de autocaravanas, paseando por la orilla del río, observando el paisaje.



Continuando con el paseo y sin llegar a parar en las autos, se hicieron dos grupos, uno que subiría hasta el yacimiento para ver las ruinas romanas, y otros que seguimos caminando y bordeamos el pueblo para ver la zona exterior, el río y los alrededores (más tarde se cambiarían los grupos para que todos visitáramos todo)




preciosa la zona, la hemos visto varias veces ya, pero como siempre que se camina por estos parajes, cada vez, ves algo distinto que te hace disfrutar del paseo.


La visita continúa hacia el yacimiento de Libisosa para ver las ruinas, pero en esta ocasión nosotros ya nos subimos porque ya las conocíamos y no nos apetecía subir de nuevo hasta tan arriba, así que en esta ocasión perdonamos el beso por el coscorrón y decidimos ir a comer y descansar a la autocaravana.

Por la tarde vamos al ayuntamiento, en donde podemos acceder a una bonita exposición de fotografía que ofrece un fotógrafo de la localidad.


Y como no, vamos al museo, en donde nos han preparado un acto en el que la alcaldesa dirá unas palabras en referencia a la puesta en marcha de la nueva área para autocaravanas y nos agradece la visita a su localidad


Tras el acto de presentación, nos ofrecen un vinillo y aceite típico de la localidad, que acogemos con mucha alegría...


el personal que nos atiende no puede ser más simpático y atento, pasamos un ratico estupendo


los brindis no faltan, y es que cualquier momento es bueno para celebrar que estamos juntos


Después, como siempre, tiempo para actividades... jugar y pasarlo bien. Nos habían preparado una gimkana superentretenida con la que disfrutamos muchísimo.




Algunos acabamos para el arrastre



Unos ganan, otros pierden, pero todos disfrutamos jugando a lo que sea... que risas.... el caso es participar....
Y con esto, terminamos fundidos, así que para recuperarnos, que mejor que tomarnos unas cañitas en el bar de camino al área


y aún nos quedaron fuerzas para pasar una velada estupenda hasta que el cansancio nos hizo retirarnos a descansar.

Y el domingo, bien temprano salimos de nuevo en dirección al museo en el que además, tuvimos entrega de camisetas para los ganadores de la gymkana



después, había visita al castillo para todo el que quisiera ver las ruinas y las excavaciones romanas. Nosotros como ya habíamos visto todo eso, preferimos quedarnos por las autos y dar un pequeño paseo, disfrutando del buen tiempo.


Y poco después de comer, tras la consabida sobremesa con chistes, risas, y una buena tertulia, cada uno salió en dirección a su casa, dando por terminado un estupendo fin de semana en compañía de nuestros amigos.

Como siempre digo, salimos con mucha pena porque se acaba un fin de semana genial, pero al mismo tiempo estamos ya contentos pensando en la siguiente salida.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por la entrada, el área y la concentración.
    Seguro que fue un momento inolvidable de encuentro.
    Como bien dice el blog: NO LA CONOCEMOS... TODAVÍA.
    Hasta pronto.
    vivirviajandoenfuego.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Patricia, la verdad es que sí que lo pasamos genial, como siempre que nos reunimos.
      Si no la conocéis os animo a que la visitéis cuando os parezca bien, hay qué visitar, y la gente del pueblo es muy acogedora y amable.
      Saludetes.

      Eliminar