Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







jueves, 2 de octubre de 2008

Vacaciones en Francia (II)

Después de disfrutar de las bonitas playas de Quiberón, comenzamos la subida hacia Fougeres, un pueblecito encantador con un castillo precioso.

Llegamos a la hora de comer... y aparcamos el vehículo. Mientras yo preparaba la comida, Antonio se ocupaba de la autocaravana... encara la auto para llenar el depósito del agua, y cuando se dispone a aparcarla bien, nos encontramos el segundo gran susto del viaje... resulta que la batería del vehículo no va. El motor no se mueve... no se enciende ni el cuadro.

Total... otra vez nerviosos... en fin de semana, sin saber dónde acudir... entran los sudores fríos... yo intento evadir el problema preparando los platos y poniendo la mesa... y Antonio sale y se pone a investigar por el motor.

Después de un rato toqueteando, aprieta un par de conexiones, y milagrosamente, la batería vuelve a funcionar... jejeje falsa alarma, algo estaba mal conectado pero ya vuelve a estar todo en condiciones... uffff los pulmones se vuelven a llenar de aire... y los dos nos miramos, mientras nuestras respiraciones vuelven a la normalidad...

Pues nada, una vez pasado el susto, comemos tranquilamente... y vamos a dar un paseo por el pueblo, que es una monería....

Nos encanta este tipo de construcción en los edificios...



El paseo nos relaja bastante, llegamos hasta la parte alta del pueblo y cuando bajamos, nos tomamos un café en una de las terrazas que hay frente al castillo



que visitaremos al día siguiente, pues hoy ya está cerrado...

de camino al aparcamiento, nos percatamos que el área específica para autocaravanas está al otro lado del castillo, así que decidimos cambiar de sitio y colocarnos donde nos corresponde.

A la mañana siguiente, y con energías renovadas, visitamos el bonito castillo de Fougeres



En el que había una guía italiana que nos explicó en perfecto castellano su historia y detalles.



Tras la visita al castillo y alrededores, vamos de nuevo a la auto y decidimos aprovechar este día para descansar, pero en lugar de eso decidimos practicar senderismo alrededor de un lago precioso que se encontraba a la espalda de donde teníamos la AC. Aprovechamos también para ducharnos (que ya nos hacía falta una buena ducha a todos) ya que aquí teníamos agua en abundancia.

Al llegar la tarde, aparecen en otra AC unos extremeños muy simpáticos con una niña de edad similar a los nuestros. Los críos entablan amistad y a la noche salimos todos juntos a dar un paseo y ver los fuegos artificiales, ya que hoy es 14 de Julio, fiesta nacional en toda Francia. Y después del espectáculo, nuestros amigos nos invitan a su autocaravana a tomar un café mientras los niños juegan un rato en la nuestra.

Tras una charla animada e intercambio de impresiones sobre nuestras vivencias en autocaravana, nos despedimos de nuestros nuevos amigos extremeños, ya que al día siguiente queremos salir muy temprano en marcha.

Y así lo hacemos... madrugamos y salimos tempranito hacia nuestro siguiente destino: Dinan.

Cuando llegamos, era media mañana. Aparcamos en un parking en la zona céntrica del pueblo, y bajamos dispuestos a recorrerlo todo antes de comer.

El encanto del pueblo es evidente... impregnado totalmente de un aire medieval increíble...



Su famosa torre del reloj es preciosa



Es de los pueblos que mejor conservan sus construcciones y su estructura medieval



Paseamos hasta cruzar todo el pueblo...



Nos dejamos llevar por su encanto... yo no podía dejar de hacer fotos a todas y cada una de las fachadas que veía...



Y tanto andamos, que acabamos reventados... por lo que decidimos volver y comer cuanto antes.

Después de comer y descansar un poco las piernas nos pusimos de nuevo en camino... esta vez, hacia Saint Malo.

Aparcamos un poco alejados, la verdad. No encontramos un aparcamiento en condiciones para la auto, y sabíamos que no podríamos entrar en la zona de intramuros, así que dejamos la AC en una zona algo alejada y bajamos dispuestos a dar un buen paseo hasta llegar a la zona antigua de la ciudad.

El paseo discurrió a lo largo del paseo marítimo, disfrutando de las vistas de la playa



aunque no hacía un día demasiado caluroso para bañarse, sí que había mucha gente tomando el sol y disfrutando del día de verano.

Entramos por una de las puertas (creo que son nueve) por las que se puede acceder a la zona de intramuros



y paseamos por las callejuelas de la conocida como ciudad de corsarios...



abarrotado todo por los turistas que iban y venían



sus edificios y construcciones, no tienen nada que ver con las que habíamos visto por la mañana en Dinan... la fortaleza de Saint Malo en conjunto es una maravilla... y nos impresionó también mucho.

Después de todo el día caminando nuestros cuerpos estaban ya fundidos cuando llegamos hasta la autocaravana... llegamos y nos tomamos un pequeño refrigerio mientras descansabamos de la larga caminata (después nos enteramos que había unos autobuses que te llevaban hasta la misma fortaleza).

De allí salimos hacia nuestro siguiente destino, el Monte Saint-Michel.



Impresionante lugar.

Cada vez más cerca...



Lo cierto es que ya no sé si es más bello de cerca o de lejos... a mí cada vez me gustá más la visión de la abadía desde más lejos, pero en fin.. para gustos los colores.



Cuando llegamos, fuimos a dar un paseo por el Monte y las casas, aunque sabíamos que la Abadía estaría cerrada hasta la mañana siguiente, pero por ver un poco de cerca el imponente lugar....

En realidad, todo se reduce a una única calle





cuyos lados se encuentran plagados de tiendas de souvenirs (en los que compramos las típicas galletas hechas de mantequilla), restaurantes y hoteles, así como las casas de los comerciantes que viven allí... esa única calle va subiendo en espiral (tampoco es mucho el tramo, me pensaba yo que era mucho más...) hasta llegar a la puerta de la Abadía...



La puerta de la Abadía está justo al final de la escalera que se puede ver a la derecha.

Y evidentemente, estaba cerrada. Ya volveríamos por la mañana... De momento, dimos media vuelta mientras veíamos como anochecía por momentos...



Increíble la visión nocturna de todo el conjunto...



Cenar con este cuadro de fondo es algo maravilloso... no tiene precio...

Otra peculiaridad del lugar es que se inunda por las noches, quedando únicamente unido a la tierra por la carretera, pero los aparcamientos laterales tienen carteles para que la gente quite los coches dependiendo de las mareas, pues se inundan totalmente.... y queda todo el monte en el agua... impresionante de verdad.

A la mañana siguiente, muy tempranito, tocaba visita a la Abadía...



también una maravilla en su interior...



aunque a decir verdad, tanto Toño como yo quedamos algo decepcionados... no por la Abadía en sí, que es una maravilla de construcción... sino porque esperabamos ver algo más en su interior... no solo piedras y salas con columnas... sino algo más de mobiliario, no sé... estaba todo tan vacío... nos quedamos como con ganas de ver algo más que paredes peladas... y también algún indicio de vida religiosa... allí todavía viven religiosos... pero no vimos ni uno... ni dentro, ni fuera del monasterio... y estuvimos casi dos días por allí...
De cualquier forma, el monumento en sí es impresionante, eso no cabe duda.

Y una vez visto todo, a mediodía, salimos hacia la zona más alta de Normandía. Era parte de nuestro recorrido pues queríamos ver el lugar del famoso desembarco.

Por el camino, y al poco de salir del Mont Saint Michel paramos en un restaurante de los cientos en los que vimos el cartel de "Moules avec frites" (mejillones con patatas fritas) y que en principio no sabíamos ni lo que era, para probarlos...



y que estaban tan ricos, que nos supieron a poco, jejeje

Después de este pequeño alto en el camino, seguimos la ruta. Nuestro primer destino en esa etapa del viaje era Pointe du Hoc, y hacia allí nos dirigimos...

Hay un gran aparcamiento en donde dejamos la auto mientras visitábamos la zona... está claro que ahora está todo preparado para la gran afluencia de turismo que visita todo el lugar... la verdad es que daba impresión ver los bunkers...



y también los agujeros de los impactos de las bombas.



Están intactos... para que todo el mundo pueda ver como quedó aquello después del terrible desembarco



Desde allí nos fuimos hasta Omaha Beach, en donde hicimos noche, pues cuando llegamos, estaba cerrado el cementerio americano, que queríamos visitar.

Nada más llegar, aparcamos y dimos un paseo por la playa...






Otra vez nos remojamos los pies, pero pasamos de bañarnos... frío me daba ver algunos bañistas que permanecían en la orilla...
Al volver del paseo, una cena ligera y a dormir.

Por la mañana, visitamos el cementerio americano tal y como estaba previsto



Tengo que decir que a pesar de que tenía muchas ganas de llegar... cuando lo hice, un sentimiento de tristeza enorme se apoderó de mí...



Es terrible ver tantísimas tumbas (creo que seis mil y pico) todas de chicos jóvenes, enterrados allí...

Eso sí, lo tienen supercuidado... el cementerio es territorio americano, y de su limpieza y cuidado se encarga el gobierno americano... y desde luego que da lástima pisar de lo cuidado que lo tienen.



Lo cierto es que impresiona bastante... además, no es sólo la visión de tantísima tumba... es también el silencio sepulcral que rodea (o al menos así fue cuando llegamos nosotros) todo... no se oía más que el zumbido de los aspersores regando el césped... la poca gente que había no se la oía hablar... era un ambiente tan triste... que te envolvía también... así que, nos marchamos enseguida...

Desde aquí, nos fuimos para Longues sur mer... otro pueblecito que sufrió parte del desembarco...



Mis hijos ya tonteaban de lo lindo...



Y después de hacer unas cuantas fotos más...



y para cambiar de tercio, nos fuimos hacia Bayeux, ya que sabíamos de un laberinto en un maizal y queríamos que los niños jugasen un poco



Debían encontrar unos objetivos, en los que al llegar, les contaban un cuento (aunque en francés o inglés...)



Y hasta un molino... todo lo localizamos... pero nos llevó prácticamente el día entero, jejeje



Lo que no sabíamos, y nos enteramos después, es que en el mismo Bayeux (porque el maizal estaba en las afueras)





hay una catedral preciosa, que por supuesto visitamos



Y que se encuentra el tapiz bordado más extenso del mundo, con unos 70 metros... y que describe la guerra de los normandos contra Inglaterra.... una caña... de la que no tenemos fotos, porque por supuesto, no nos dejaban sacarlas.

En ésta página puede verse una animación muy peculiar del tapiz:
Tapíz de Bayeux

Y desde Bayeux, fuimos directamente hacia Ouistreham, ciudad en la que se encuentra un bunker museo que queríamos visitar antes de abandonar esta parte de Normandía.



Pero como ya era tarde, pues también estaba cerrado, así que esperamos al día siguiente para poder verlo...

Aprovechamos para dar un paseo por el puerto... y ver como cerraban las esclusas para que salieran y entraran algunos barcos...



curioso ya que nunca lo había visto tan de cerca...





Y de ahí, nos fuimos a cenar y después, a la cama...

Por la mañana, antes de pasar al museo, estuvimos viendo los tanques y barcos que aún conservan del desembarco, y que están por fuera del edificio.



Éste barco lo utilizaron para realizar la película "Salvad al soldado Ryan"



Continuamos viendo el bunker por dentro



y en fin... todo con vitrinas de objetos y aparatos usados por los alemanes...





Una vez fuera, nos vamos hacia la autocaravana y ponemos rumbo a Honfleur



otro pueblo monísimo de la zona costera...



Creo que es el único sitio donde nos llovió y tuvimos que hacer uso de los chubasqueros... aunque en realidad, caía un chirimiri... de esos que no te enteras que llueve pero te vas mojando....
Pero mereció la pena, porque la verdad, este pueblo también nos enamoró...





Y su interés turístico proviene en parte por su iglesia de Santa Catalina, la más grande de Francia construida en madera...



Y también porque fué el escenario de un célebre asedio durante la guerra de los Cien años.



Bueno... lo cierto es que nos gustó a todos muchísimo...

Al terminar, nos fuimos a comer a la Ac, y cuando descansamos un poco, nos pusimos en marcha de nuevo, atravesando el puente de Normandía



y llegando hasta Etretat. Otro pueblo encantador y también costero...

Pues lo de siempre... colocamos la auto en el área, y salimos a estirar las piernas mientras damos un paseete por el pueblecito...





Estas construcciones normandas son una caña...



Etretat es famoso por los acantilados que tiene a cada lado de la playa (que por cierto es de cantos rodados, y no de arena, como las otras...)



A ese agujero lo llaman "La puerta de Aval"



Detrás del agujero, se puede ver una piedra enorme y en punta, llamada "La aguja de Etretat", ésta



también entramos por la cueva que se ve al fondo, antes del agujero



A la que se puede entrar, también dependiendo de las mareas, y pasar por un pasadizo angosto (en el que había una corriente de aire enorrrrme),



hasta llegar al otro lado del acantilado... y ver otra puerta tan grande como la de Aval...



En fin... desde abajo... o desde arriba... las vistas eran impresionantes...



En este pueblo también pasamos noche... y cuando nos levantamos, nos fuímos ya para Eurodisney. Y allí comenzamos una nueva etapa...

2 comentarios:

  1. Hace rato que leo vuestro blog... perpleja me he quedado... Primero de todo felicitarte por el trabajo bien hecho. Es increible la redacción, el detalle, las estructura, las fotos... Agradecerte todo lo que nos has ayudado en la planificación de nuestro viaje. Nosotros solo podemos ir tres semanas, te aseguro que de tener cuatro seguiríamos vuestro itinerario al pié de la letra.
    Un saludo desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  2. Hola, me alegro mucho que te guste y sobre todo, que os haya servido para algo en vuestra planificación. Cualquier duda que tengas, envíame un correo e intentaré ayudaros.

    Saludetes.

    ResponderEliminar