Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







sábado, 4 de octubre de 2008

Vacaciones en Francia (III)

Después de dejar las playas de Etretat nos marchamos tierra adentro. Nuestro primer destino en el interior era Eurodisney en París.



en donde estaríamos el tiempo que dedicasemos a visitar el parque, Paris, y los alrededores.... (para ello nos sacamos el pase anual (Fantasy), que incluye parking gratuito)



Este parque es genial... y podría estar hablando sobre él tantas cosas... tan solo diré que disfrutamos como enanos





que la atracción que más me atrajo fue "The small world", El mundo en miniatura...



que me sedujo el ambiente que se respiraba de fantasía







Que me negué rotunda y categoricamente a comprar las orejitas de Minnie... (y no por el precio, que en realidad era prohibitivo... sino por la estupidez de ver a todo el mundo con las mismas orejas...) pero al final, sucumbimos... ¿Qué iba a hacer???



Que me dieron una soberana paliza a puntos porque no atinaba ni una diana en el Buzz Light Year (en ninguna de las ocasiones que monté)



que nos hicimos fotos con todos los personajes que pudimos







que las cabalgatas eran magníficas... tanto las diurnas como las nocturnas...



Y que el espectáculo de fuegos artificiales y luces, muy en la línea de los que he visto este verano que parece que es la moda, también era una pasada...



A decir verdad, el parque es magnífico... aunque no se puede comparar en absoluto con los otros que hemos visitado, pues mientras que uno es de atracciones, en las que puedes montar una y otra vez sin cansarte, los otros son básicamente espectáculos y proyecciones, en los que, una vez que lo has visto, ya no tiene sentido volver a ver lo mismo de nuevo... para mí, todos han dado la talla con creces....

Una única salvedad, y es en el sentido de que, después de ver muchos parques temáticos este verano... y poder asistir a la mayoría de los espectáculos nocturnos... el de Eurodisney me pareció muy pobre en ese sentido. Me explico... en todos y cada uno de los parques, el espectáculo de luces, fuegos, agua, etc... se realiza frente a unas gradas (sean como sean, pero asientos al fin y al cabo...) en donde nadie te estorba, y puedes ver todo sin problemas.
Pues bien, en Eurodisney, tanto para ver la cabalgata (aunque en ese caso es comprensible... es una cabalgata... pero tenías que estar de pie durante una hora o más si querías ver en primera fila todo... y al final, siempre se te ponían los niños por delante... total... dos horas para ver un desfile a medias y con dolor de pies..) como para ver los fuegos sobre el castillo... que tenías que hacerlo de pie... con todo el mundo amontonado delante.... al final, desistí de ver los fuegos porque tras intentarlo durante varias noches, siempre había gente que se ponía por delante... y claro, los bajitos lo tenemos muy mal....

Eso, teniendo en cuenta que es el parque más caro de todos los que he visitado con diferencia, creo que me permite poder opinar y decir que en relación al tema espectáculos (la organización, me refiero), Eurodisney para mí no dió la talla.... pero como digo siempre... para gustos los colores....

Bueno... y así pasamos tres días y medio maravillosos disfrutando de la fantasía de Disney.

El cuarto día lo dedicamos a conocer París. Ya le teníamos ganas, y habíamos pensado dedicar tres días también para visitar los lugares más emblemáticos.

El primer día, nos dirigimos (como no) en primer lugar a la Torre Eiffel



con vistas espectaculares desde su zona más alta...
Cuando bajamos, fuimos paseando por el campo de Marte, hasta llegar al edificio de Los Inválidos. Aunque no llegamos a pasar, continuamos paseando... y después montamos en el metro para llegar hasta las Catacumbas



espeluznante lugar, del que salimos impresionados después de ver tanto hueso tan bien colocado...

Desde allí, volvimos a montar en el metro (paseando sería impensable ver todo lo que vimos, además de que el paseo ya era grande aún ayudándonos del metro) y llegamos hasta el Sagrado Corazón, adonde subimos con ayuda del funicular



Subimos hasta la torre... y quedamos totalmente rendidos con tanto escalón... así que nos dimos un descanso y tomamos un bocado....
Cuando terminamos, ahí sí que andamos, llegando hasta el Moulin Rouge



Resultando de lo más ameno, porque no sabíamos que esa calle estaba toda plagada de sex-shops y pubs de dudosa reputación... en fin... menos mal que era de día, porque de noche... no habríamos podido pasar por allí con los críos...

Desde allí, volvimos de nuevo en metro y llegamos hasta el Arco del Triunfo...



y aquí, volvemos a retomar el paseo y nos recorrimos los Campos Elíseos... hasta llegar a la Plaza de la Concordia...



Cuando llegamos aquí, estabamos ya totalmente agotados. Sólo nos quedaba volver hasta la Torre Eiffel, pues queríamos verla con la iluminación nocturna, así que volvimos de nuevo hasta allí a esperar que se hicieran las diez (faltaba una media hora o así) para verla iluminada... y aprovechamos para sentarnos un ratito y descansar...



Y por fin, la vuelta en el tren hasta la estación de Eurodisney... hasta el día siguiente.... que lo dedicamos enterito al Palacio de Versalles...



Realmente precioso tanto por dentro...



como por fuera



las habitaciones de palacio todas eran increíbles... y los jardines, realmente preciosos... todo tan bien cuidado...

Llegamos hasta los dominios de Maria Antonieta...



a los que nosotros, cariñosamente, denominamos "el más allá"... porque estaban tan lejos y tuvimos que andar tanto, que nos pareció eso.. el más allá, jejeje...



Pero mereció la pena... era otra zona preciosa dentro de toda la finca...



Y por allí estuvimos andando y andando... los pantalones negros y las botas quedaron blancos, pues el día era soleado y caluroso, y aquello parecía un terraguero... del que salimos cansados y sudorosos... y derechitos nos fuimos a la estación para volver de nuevo hasta Eurodisney y descansar en nuestra auto. Los cuerpos quedaban ya para el arrastre y se acusaba el cansancio...



Tras el descanso de la noche, volvemos a la carga el día siguiente... esta vez, lo primero que visitamos es el Louvre...



Tras ver lo que nos pareció más interesante del museo (porque es imposible verlo todo en una mañana...) seguimos con la ruta turística por las calles de París... y pasamos, por ejemplo por la puerta del edificio Pompidou



y por supuesto, llegamos hasta Notre Dame



y después pasamos también a la Conciergerie



en donde vimos el reducido cuarto en donde María Antonieta pasó los últimos días de su vida. Y con esto, dimos por terminada la visita a los lugares más emblemáticos de esta maravillosa ciudad. Seguro que hay muchos más lugares que merecen la pena, pero ya no podíamos estar más tiempo por esta vez... y estoy segura de que volveremos de nuevo a visitarla.

Después de un merecido descanso durante la noche, al día siguiente salimos del aparcamiento para viajar hasta otro parque temático, el parque Astérix...



En este parque sólo compramos pases para un día, aunque Toño le tenía muchas ganas, en principio no nos lanzamos a comprar entradas para dos días... y menos mal que no lo hicimos, pues acabamos un poco decepcionados...

Aunque el parque en sí era también muy bonito...



y tenía decorados asombrosos y muy elaborados, como los demás parques...







Y atracciones muy buenas, la mayoría son de agua... pero de ponerse chorreando, eh?? jeejeej





sobre todo el menhir expréss



Pero el personal era bastante escaso... había varias atracciones paradas por problemas técnicos.... (y eso que era domingo... que se supone que es cuando más gente hay) incluso la atracción novedad de este año... no pudimos probarla por que no estaba en funcionamiento, también por problemas técnicos....
Los restaurantes y quioskos también estaban la mitad sin abrir.... y en fin, no sé... a lo mejor también influyó el hecho de que los otros parques habían dejado el listón muy alto... o no sé... lo cierto es que mi marido tenía muchas ganas de ver este parque y cuando llevábamos medio día, estabamos totalmente desencantados...

Con las mismas, cuando se acabó la tarde, nos volvimos a Eurodisney, y decidimos pasar otro día más allí...



los críos volvieron a disfrutar de un día espléndido de atracciones y se lo pasaron pipa...



Y después de ocho o nueve días de pernoctar en Eurodisney, decidimos retomar nuestra ruta de ir bajando por las orillas del Loire.... no sin antes fotografiar a los monísimos conejitos que se paseaban por los alrededores del parque... sobre todo a primeras horas de la mañana... cuando el tráfico todavía era escaso...



Y así acabamos esta tercera etapa....

4 comentarios:

  1. Hola, el relato me gusta mucho, está todo muy bien relatado, pero mujer no nos puedes dejar así, ya que te falta la última parte, los Castillos del Loira. ¿para cuando lo podremos tener?, anímmate y ponlo que queremos seguir leyendo vuestro viaje.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Jjejee... pues estoy terminándolo, espero colgarlo esta noche. O como mucho mañana.
    Gracias, me alegro que te guste.

    ResponderEliminar
  3. Miles de gracias amigo por pasar por casa.. Me parecen interesantes tus aventuras. Mas tarde me paso a visitarte y a cotillear un poco mas despacio.. ahora tengo que salir..

    Un gran saludo y feliz fin de semana. Suerte

    ResponderEliminar
  4. Eyyy... pero no soy amigo, soy amiga!!! jejeje...

    Nada Balovega, encantada de que andes por aquí... espero que disfrutes de mis relatos. Yo intentaré también visitarte cuando me sea posible.

    Un saludo muy grande.

    ResponderEliminar