Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







viernes, 12 de agosto de 2011

Semana Santa por el norte de la península I



De nuevo y para tortura de los que habitualmente nos leen, comienzo el relato de nuestra última aventura. Como todos los años, aprovechamos estos días de Semana Santa para hacer una maxiescapada, como preludio de lo que serán las tan esperadas vacaciones de verano.



Aunque en principio teníamos previsto bajar para conocer algunos rincones de Andalucía, al final nos hemos decantado de nuevo por la cornisa cantábrica; en donde el turismo en autocaravana goza de muchas más facilidades y nos permite realizar una ruta holgadamente y sin problemas para la pernocta y las demás necesidades. Además las previsiones metereológicas más halagüeñas también se dan por esta parte del país, así que finalmente nos decidimos por visitar ciudades norteñas.

Sábado, 16 de Abril
Una vez realizados todos los preparativos, salimos de casa el sábado por la mañana bien temprano. Nuestra intención es cruzar Madrid y llegar a Valladolid al mediodía si es posible.

Al final, se nos echa encima la hora de comer y paramos al pasar el tunel de Guadarrama para tomar un bocado y descansar un poco. Hace un día precioso, y disfrutamos de la comida mientras charlamos sobre los sitios que pensamos visitar. Tras una buena sobremesa de descanso y relajación nos ponemos otra vez las pilas para continuar hasta llegar al área de autocaravanas en Valladolid.


Nada más llegar se nos acerca un gorrilla al que finalmente tenemos que dar algo suelto para que nos deje tranquilos, pues no para de dar vueltas a la auto y molestar mientras recogemos todo bien antes de cerrar la autocaravana y salir a estirar un poco las piernas. Nos lavamos un poco, cogemos nuestras mochilas y salimos a dar un paseo por esta bonita ciudad antes de que anochezca.

El área se encuentra en un lugar ideal, muy cerquita de uno de los puentes que lleva al centro mismo de Valladolid. Cruzamos el puente que nos ofrece una preciosa vista del Pisuerga


y continuamos nuestro paseo por las calles que llevan al centro.


Como tenemos ganas de andar, nos paseamos por todo el casco  y de paso, nos proponemos buscar la oficina de turismo... y así llegamos hasta la plaza mayor y el ayuntamiento (que casualmente tenía delante unas gradas, imagino que para ver algún evento relacionado con la semana santa).


Cruzamos la plaza, y continuamos el paseo dando una gran vuelta y llegando hasta la Catedral


A la que también se conoce como la Inconclusa, por estar inacabada.


Desde allí, continuamos hasta llegar también a ver la iglesia de Santa María la Antigua...


callejeamos un poco, como a nosotros nos gusta... y de paso, vimos algunos edificios emblemáticos...


pasamos por la casa de Cristóbal Colón, aunque no nos quedó muy claro si llegó a vivir alguna vez en ella...




y también entramos por un pasaje (el pasaje Gutierrez) que nos llamó la atención cuando la chica de información y turismo nos explicó el detalle de que junto al que existe en Albacete (el pasaje de Lodares), son los dos únicos pasajes modernistas que quedan en España, y claro, nos entró la risa y la curiosidad y no podíamos dejar de verlo.


Nos pareció precioso, con una glorieta que dividía el pasaje para cambiarle la dirección.


Después de dar este largo paseo, volvimos hasta la zona de la catedral en donde habíamos visto algunos bares y buen ambiente, y nos sentamos un ratillo mientras nos tomábamos una caña y descansábamos... además hacía una tarde estupenda para estar en una terracita y pasamos un rato genial.


Después de pasar un buen rato charlando y tomando algo fresquito, nos levantamos para seguir paseando hasta llegar a la auto. De camino también pasamos por la iglesia conventual de San Pablo, la fachada me dejó francamente cautivada, y no pasamos porque en la puerta nos detuvo una chica muy maja que nos ametralló a preguntas para una encuesta sobre turismo, y nos tiramos largo y tendido hablando con ella sobre las ventajas y desventajas de viajar en autocaravana, jeje...


y a continuación pasamos también por la antigua plaza de toros, una de las pocas que hay en España con perímetro hexagonal


y que después de haber sido utilizada como plaza de toros, sirvió como cuartel de la guardia civil. En la actualidad, se ha reconvertido en viviendas, y con la pequeña placita central, la verdad es que se ve un lugar francamente bonito y acogedor para vivir (además de original, jeje)

Ya oscurecía cuando pasamos por al lado del Mercado del Val


aunque estaba cerrado me gustó mucho su fachada. Se encuentra frente a la iglesia de San Benito del Real


otro bello edificio que destacaba en la oscuridad con la iluminación nocturna. Desde allí en un momentico  llegamos hasta la dragoneta, estábamos ya rendidos.... Cenamos y nos acostamos enseguida para reponer fuerzas y poder estar como nuevos al día siguiente.

Domingo, 17 de Abril

Por la mañana, despertamos pronto y después de desayunar tranquilamente salimos de nuevo para ver más cosas y poder visitar algunos sitios que nos quedaron pendientes el día anterior.

Había procesiones, por lo que veíamos de tanto en tanto a niños y mayores con palmas grandes y pequeñas, pero todas ellas bellamente elaboradas.

Pasamos por la puerta del teatro Lope de Vega, edificio con una preciosa fachada de azulejos


Desde allí también visitamos una exposición de cultura africana en terracota, que se exponía en un salón del Palacio de la Santa Cruz y que nos dejó bastante impresionados.

Había también un claustro precioso


Al salir de la exposición fuimos hacia donde se encuentra la Academia de Caballería, un edificio imponente, cuyo emplazamiento además, al lado de una fuente espectacular y un parque precioso, ensalzan su belleza.


El parque que había frente a la Academia no es otro que el Campo Grande, un gran jardín romántico, ubicado en pleno centro de Valladolid. Acoge una gran variedad de árboles que constituyen un verdadero jardín botánico y en él habitan diferentes aves y son famosos los pavos reales y, recientemente, las ardillas.

Disfrutamos un rato del paseo por el parque, viendo pavos, patos, cisnes... y todo tipo de bichos, jeje


y al salir nos encaminamos hacia la casa donde vivió Cervantes, pasando de nuevo por la calle de la acera de Recoletos, en donde hay fachadas preciosas


Al fin, pudimos entrar a ver la casa de uno de los escritores más leidos del planeta


y ver en donde rectificaba borradores del Quijote antes de su primera publicación (o eso fué lo que nos contaron...)


la visita nos encantó, y salimos muy contentos comentando con nuestros hijos algunos detalles de la vida de Cervantes y del Quijote, para seguir a continuación con el paseo matutino...


y volver poco a poco hasta la autocaravana en donde aprovecharíamos para descansar algo los pies... por el camino, continuaba descubriendo fachadas que me parecían preciosas


Bueno, y como digo, poco a poco regresamos hasta el área de autocaravanas y en cuanto descansamos un rato y tomamos un bocado, salimos derechitos a nuestro siguiente destino, Palencia.

Como el día estaba precioso, el trayecto hasta esta otra ciudad resultó entretenido y mientras charlábamos, íbamos disfrutando del paisaje por el que pasábamos. Llegamos en un ratillo, y fuimos también derechos al área que posee Palencia para autocaravanas


Después de lavarnos un poco y adecentarnos, salimos a estirar las piernas hasta la hora de cenar.

Recorrimos algunas de las calles principales


Algunas fachadas eran preciosas...


y andando, andando, dimos con la plaza en donde estaba el ayuntamiento.


Desde allí, llegamos hasta otro edificio, un colegio llamado Villandrando, que tiene una fachada espectacular


y continuamos el paseo hasta dar con otro rincón en donde encontramos la iglesia de San Francisco.


Nos gustaría haber entrado para ver su interior, pero lamentablemente la encontramos cerrada. Iglesia gótica, ahora monumento nacional, era en sus inicios un convento franciscano, y sirvió como residencia de reyes.

Desde allí, salimos de nuevo caminando y llegamos hasta las puertas de la catedral


Preciosa por fuera, y según su apodo nos imaginamos que también sería preciosa por dentro. Por lo que parece, a esta catedral la llaman "La bella desconocida"... aunque no pudimos corroborarlo en ese momento, pues estaban dentro ensayando para un concierto y preferimos hacer una visita más tranquila al día siguiente.

Al llegar a este punto, decidimos dar media vuelta y atajar hasta llegar al río y cruzar para llegar hasta la autocaravana... nuestros pies nos pedían a gritos un descanso...

De camino, vimos una iglesia con torreón que me encantó...


cuando llegamos a la zona del río nos cruzamos para verlo, cerca del puente mayor


y caminar por la zona verde...



había algunos rincones encantadores, con gran cantidad de patos y ocas...


en esta zona estábamos ya frente a la auto, así que los críos se cruzaron para entrar y descansar mientras hacían tiempo para la cena, y nosotros nos quedamos haciendo algunas fotillos a los patos



Al poco rato, cenamos, y estuvimos viendo un poco la tele, hasta que nos entró sueño y decidimos descansar, ya que al día siguiente volveríamos para recorrer las calles de nuevo y visitar los lugares que nos llamaron la atención, algo más despacio.

Lunes, 18 de Abril

Por la mañana, en cuanto desayunamos salimos de la auto. El día prometía ser estupendo iluminado desde bien temprano por un sol precioso, así que nos encaminamos hacia el centro de Palencia otra vez atravesando uno de los numerosos puentes que cruzan el río que atraviesa la ciudad, el Carrión.


Como el día anterior ya habíamos visto parte de la ciudad, nos dedicamos a pasear tranquilamente por las calles más céntricas... y me dió tiempo a fijarme más en los detalles


volvimos a pasear por la calle Mayor


Caminando, sin prisas, llegamos hasta el edificio de la Diputación, de aspecto neorenacentista


Otro de los edificios que me gustó mucho, el de Casa Germán, o Casa del Huevo


en esta construcción llama especialmente la atención la cúpula decorada con guirnaldas de flores, que corona la rotonda en que remata la esquina del edificio.

También pasamos a la Iglesia de San Lázaro, cuyos detalles, con una iluminación casi en penumbra me encantaron. De construcción gótica, su mayor interés artístico reside en el retablo mayor.



algo que me llamó la atención es que parece que fué construida sobre otro edificio construido con anterioridad, fundado por el Cid Campeador y que funcionaba como hospital de peregrinos y leprosos, como reza una inscripción en la puerta.

cuando salimos del templo, nos dirigimos hacia la zona del mercado de abastos



por lo que parece, única obra en hierro y cristal de Palencia. La fachada exterior también me gustó mucho



como ya estábamos cansados de andar, pensamos que no nos vendría mal sentarnos un rato, así que buscamos una cafetería o algún sitio en donde poder sentarnos y tomar algo fresquito... y después de refrescarnos y relajarnos un buen rato, seguimos paseando hasta llegar a otra bella iglesia (hay muchas por aquí...) que era el convento de San Pablo


Fundada por Santo Domingo de Guzmán, de estilo gótico tardío, su interior me cautivó, tenía un aire medieval increíble...

y como no, acabamos acercándonos hasta la catedral, esa bella desconocida que ya teníamos ganas de descubrir.




Cuando llegamos, nos acompañó en la visita un sacerdote, que guiándonos por todo el edificio nos dió mil y una explicaciones de todos los rincones que nos iba mostrando.



La visita a la catedral nos encantó, y como no quedaba mucho más por ver, nos encaminamos poco a poco hacia el río... llegamos hasta Puentecillas


puente de origen romano, el más típico y antiguo de Palencia.

Poco a poco, regresamos hasta donde estaba la auto dando por terminada nuestra visita a esta bella ciudad. Como ya era la hora de comer, nos sentamos a la mesa y mientras tomábamos un bocado comentábamos lo que más nos había llamado la atención... en fin... que pasamos un rato muy bueno de sobremesa.

Bien entrada la tarde, recogimos bien todo y nos preparamos para cambiar otra vez de ciudad. Al salir a las afueras y tomar ya la autovía, nos dimos cuenta de que dejábamos atrás el Cristo del Otero, algo que dejamos para visitar en otra ocasión...


Y dejábamos atrás las llanuras para entrar en la zona de paisajes montañosos... en poco tiempo, podríamos ver los Picos de Europa... ya que nuestro siguiente destino no era otro que Barcena Mayor

Después de un rato observando montañas y altos picos, entramos en una zona de puerto, cubierta de vegetación y curvas, todo lo que tienen de peligrosas estas carreteras, lo tienen de increíblemente hermosas.

En un momento dado, incluso nos encontramos con caballos y vacas por enmedio (como nos indicaban algunos carteles de precaución) de la calzada


Y después de algunos kms. más por fin llegamos hasta el aparcamiento de este encantador pueblecito.


En realidad son cuatro calles salpicadas de casitas de construcción tipo montañés. Sabíamos por internet que era un pueblo pequeñito, que había sido restaurado conservando las estructuras anteriores, de forma que habrá pocos pueblos que mantengan ese aire rústico que lo hace tan especial.


Como siempre, cuando llegamos nos lavamos y aseamos un poco y salimos a dar un paseo por el pueblo antes de cenar. El aparcamiento construido a propósito para autobúses y turistas se encuentra a las afueras... así que enganchamos nuestra mochila y salimos a estirar las piernas.

El pueblo la verdad es que me pareció una monada. Algunas casas estaban como recién restauradas.



Nos llamaron la atención algunas construcciones, como el lavadero


y como no, las casas con esos establos (ahora dedicados a almacén o garaje) en la parte baja


Aunque ya era algo tarde, nos llamó la atención que apenas había gente por la calle... y que las casas se veían algo cerradas.

Otra cosa que también nos resultó gracioso es que hubiese unos cuatro o cinco restaurantes y un par de tiendas de souvenirs, siendo un pueblo tan pequeño, jeje.. cosas del turismo.

El caso es que después de echar unas fotos y dar el paseo de rigor, volvimos hasta la auto para cenar y descansar un poco.

Ya de noche, los críos se pusieron a ver la tele un rato, y a nosotros nos apetecía volver de nuevo al pueblo y tomar algunas fotos a la luz de las farolas... así que, enganchamos los bártulos y allá que fuimos otra vez al pueblecito.


De nuevo observamos que aunque había vehículos en la puerta de algunas casas, no se veía un alma por la calle... no me gustó ese detalle, me dió la impresión de un pueblo fantasma, pues ni las ventanas estaban iluminadas...


Nos imaginamos que los dueños mantienen esas casas como segunda vivienda, para épocas del año específicas, porque no es normal que no haya un solo vecino andando por la calle.

Estuvimos sacando fotos de los distintos rincones más iluminados, y cuando nos cansamos, dimos media vuelta y para casita...

Cuando volvíamos, nos encontramos con un montón de sapos por el camino


parece que por esta zona son muy abundantes, porque creo recordar que nos reímos en la auto con un par de señales que nos advertían precaución por este motivo.

Y en compañía de estos bichitos llegamos hasta la auto. En pocos minutos estábamos ya durmiendo, para estar descansados al día siguiente.

Martes, 19 de Abril

Aunque habíamos previsto volver al pueblecito para dar una última vuelta, la verdad es que habíamos estado ya un par de veces y teníamos vistos los cuatro edificios más bonitos, así que nos lo pensamos mejor, recogimos bien todo y salimos de allí en dirección a las Cuevas del Soplao.


Mientras se hacía la hora para nuestro turno, subimos a la zona superior de las taquillas, en donde hay un estupendo mirador desde donde las vistas son increíbles... con los Picos de Europa como protagonistas...


y el naranjo de Bulnes de actor principal.


Tengo que decir que a estas cuevas les teníamos muchas ganas, pues hace unos cuatro o cinco años nos quedamos con las ganas de verlas, cuando visitamos la provincia de Cantabria. En esa época las estaban acondicionando para abrirlas y no pudimos entrar... ahora por fin, podríamos verlas por dentro.

Enseguida se hizo la hora y bajamos hasta el trenecito que nos llevaría al interior.

Las cuevas reciben el nombre del soplao debido a que fueron descubiertas al originarse ese fenómeno cuando unos mineros trabajaban en la zona.

El fenómeno "soplao" se produce cuando al abrir túnel en una mina, se encuentra algún conducto o túnel que origina una corriente de aire entre las dos entradas a la montaña, a eso se le llama soplao.

La visita resultó bastante interesante, era más o menos lo que esperábamos ver, y al salir, después de hacer un par de fotos más al paisaje espléndido que se puede observar desde esa gran esplanada


salimos en dirección a Cangas de Onis



que tiene una zona para autocaravanas en el aparcamiento de la estación de autobuses. Cuando llegamos todavía era muy buena hora para pasear, así que salimos un rato para dar una vueltecilla por sus calles


La localidad nos pareció muy bonita, y sus calles estaban muy animadas, además, el sol salía a hurtadillas y nos permitió gozar de un excelente paseo


Así paseando llegamos hasta el puente romano del que cuelga la cruz de la Victoria




Y justo en ese momento comenzó una ligera llovizna, lo que propició que nos metiésemos en uno de los numerosos bares de la zona para tomarnos una sidra bien rica escanciada por los lugareños.

Cuando acabamos con la sidra, continuamos el paseo y llegamos hasta una pequeña capilla, la capilla de la Santa Cruz,


que nos resultó interesante porque en sus cimientos, bajo el suelo puede verse un dolmen prehístórico y decidimos pasar para ver la capilla y el dólmen


Cuando salimos de la capilla y viendo que la llovizna iba a más nos encaminamos a paso rápido hacia la auto, aunque a mitad de camino volvimos a parar para probar otra sidriña, jeje...

Poco después, cenábamos tranquilamente mientras la lluvia cesaba, quedando una noche espléndida para pasear. Así que aprovechamos que mejoraba para dar un paseo nocturno a la luz de una preciosa luna.


y de paso hicimos algunas fotos


y tras el paseo regresamos a la auto para descansar de otro día estupendo por tierras asturianas.

Miércoles, 20 de Abril

Por la mañana amanecieron las montañas cubiertas por una gran capa de niebla


y así salimos de Cangas de Onís, envueltos en esas nubes durante gran parte de la mañana...



de esta forma, llegamos a nuestro siguiente destino, Lastres.


El pueblo desde luego es una preciosidad, uno de los más típicos de las costas asturianas, aunque nuestro interés era más bien conocer el lugar en donde tienen lugar los rodajes externos de la serie "Dr. Mateo", que nos trae loquitos a toda la familia, jeje... y no nos perdemos ni un sólo capítulo.

Aparcamos en un parking situado a las afueras (dentro creo que no dejan pasar) justo frente a la playa de las Griegas, que es también la utilizada para los rodajes de la serie.



Salimos para dar un pequeño paseo hasta la oficina de información y turismo, en donde tienen bien señalada una ruta con las casas más populares debido a la serie también.

La verdad es que el pueblecito es encantador, típicamente un pueblecito pesquero de la costa... y con sus típicas cuestas claro, jeje
.

con el plano que nos proporcionó la oficina de Turismo, pudimos encontrar la fachada de la casa del dr. Mateo


la fachada del bar de Tom


y de la panadera...


y como no, la casa de Adriana, entre otras...


también pasamos por la torre del ayuntamiento, preciosa


En fin, que fuimos dando un agradable paseo (bueno, sacando la lengua con tanta cuesta, pero bien, agradable, al fin y al cabo... jaja) y así pasamos toda la mañana. Al terminar, nos decidimos a visitar el MUJA, o Museo del Jurásico Asturiano, que queda a pocos kms. del pueblo, y así aprovechábamos para comer antes de entrar.


Mucho dinosaurio en el exterior...


y en el interior...


mucho fósil...


total, que pasamos la tarde en pleno jurásico.

Salimos del museo y descansamos un rato en la auto, mientras tomábamos algo fresco y comentábamos lo chulo que estaba el museo... y después de un largo rato de cháchara, nos pusimos en camino en dirección a nuestro siguiente punto, Villaviciosa, cuna, se diría, de la sidra asturiana, jeje..


Cuando llegamos, era media tarde, por lo que buscamos un lugar donde aparcar antes de nada. Después, bajamos como siempre a dar un paseito por la ciudad y descubrir sus calles... así pasamos por delante del Ayuntamiento


y de las fachadas más antiguas de la villa


me gustó mucho la fachada del teatro


e intentamos pasar a la iglesia, pero estaba cerrada...


Me pareció un pueblecito tranquilo y encantador, seguimos el paseo y nos metimos por calles más céntricas, lo que nos permitió ver algún que otro edificio-palacio


y lo que queda de la Casa de Hevia, donde parece que se hospedó Carlos I, aunque encontramos el edificio en plena reconstrucción.


continuamos para seguir viendo fachadas muy bonitas y al mismo tiempo buscando un sitio en donde probar una sidra bien escanciada...



y después del largo paseo, al fin nos tomamos una sidriña para descansar de la caminata, jeje... lo cierto es que nos gustó mucho esta localidad, y tras descansar tomando unas sidras nos fuimos hacia la autocaravana para seguir la ruta... llegando hasta un pueblecito llamado Tazones


en el que tampoco hicimos demasiado ruido, pues lloviznaba un poco y no llegamos a parar más que un rato, dimos un pequeño garbeo


pero enseguida volvimos al aparcamiento y nos pusimos de nuevo en camino...


y así, llegamos hasta nuestro lugar de pernocta, Gijón.


en un parking para autocaravanas en la zona del Rinconín, que a decir verdad está muy bien, algo alejado del centro, claro, pero muy cerquita del paseo marítimo.

En cuanto llegamos, como siempre, preparamos todo para pasar la noche y después salimos un ratito a pasear para ver la playa.


Me impresionó la gran extensión de paseo maritimo que tiene Gijón, es enorme, además las vistas de toda la ciudad a lo lejos era preciosa



Y después de un agradable paseo por la orilla del mar, regresamos para descansar, pues al día siguiente queríamos ver esta bella ciudad.

Pero eso os lo cuento en la siguiente entrada para no alargar más ésta, espero que me sigais acompañando y podais ver el resto del viaje mientras os lo relato.













2 comentarios:

  1. Veo que os documentáis bien antes de visitar un sitio.

    Supongo que en estos momentos estaréis en ruta (el puente de agosto) así que os deseo buen viaje.

    ResponderEliminar
  2. Hola Logio, pues sí, la verdad es que antes de viajar nos gusta plantear más o menos el itinerario y buscamos información de los sitios y lo más interesante para visitar, y luego sobre la marcha siempre surgen más cosillas, jeje...

    Ahora no estamos de viaje, vinimos hace unos días de vacaciones y ahora toca ponerse al día pero te lo agradezco igualmente.

    Un saludo para ti y la familia.

    ResponderEliminar