Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







domingo, 14 de septiembre de 2014

Navidades en Alsacia



Jueves, 26 de Diciembre

Con motivo de las fiestas navideñas, aprovechamos la semana que tenemos de vacaciones para subir hasta la parte baja de la Alsacia y pasar allí el final y principio de año. Sabemos que va a ser un viaje muy duro, pues tendremos que subir sin pausa para estar arriba un par de días y volver a bajar sin parar para regresar a tiempo de los reyes... demasiados kilómetros para tan pocos días, pero nos apetece subir y nos atrevemos a pesar de la paliza que supone.



Además tenemos otro aliciente y es que pasaremos la nochevieja con amigos. Por un lado visitaremos a una pareja cuya mitad (Robert) es de origen francoalemán y actualmente residen en la localidad alemana de Gegenbach... la otra mitad es española, Mayte, y con ellos hemos quedado en pasar la nochevieja y hasta allí es nuestra meta de subida, practicamente. Por otro lado tenemos por la Alsacia a otra familia muy amiga (Juan Carlos y Cati) que también han decidido pasar las navidades por esta zona pero que salieron bastante antes, por lo que hemos quedado en vernos cuando lleguemos arriba, y estamos deseando ir subiendo.

Así que, sin perder más tiempo y después de pasar el día de navidad con nuestras familias, nos metimos en nuestra querida dragoneta (que ya habíamos dejado previamente lista y preparada para salir a escape).



Nos hizo un día estupendo durante todo el trayecto, y poco a poco, parando de vez en cuando para hacer algún descanso ocasional, se nos hizo de noche para entrar a Castellfolit de la roca.
Después de tomar un bocado y descansar un rato, decidimos salir para dar una vuelta por el pueblo.



No había ni un alma por la calle, pero es que no me extraña, por que hacía un frío que pa qué, pero nosotros que tenemos más moral que el alcoyano, nos embutimos en nuestros abrigos con gorro guantes y por supuesto, la máquina de fotos, y salimos para echar un vistacillo... cómo vamos a quedarnos en la auto sin ver esta bonita localidad de noche... impensable.



Paseando, llegamos hasta la zona más pegada al cortado de la montaña, en donde pudimos ver algunas de las casitas que se ven desde la carretera justo al borde...  aunque como es de noche, no podemos apreciar bien las distancias.



Volvemos y nos encontramos con uno de los rincones más bonitos, una calle que se bifurca en dos por un edificio haciendo cuña, bonita imagen que queremos llevarnos para casa. Y como sigue aumentando el frío, y vemos que estamos ya muy cansados, decidimos regresar a la dragoneta para descansar por esta noche, que la paliza de kilómetros nos ha pasado factura y por la mañana nos espera otro día de carretera fuerte.


Viernes, 27 de Diciembre





El viernes también amaneció un día bonito, aunque igual de frío que el anterior... claro que si estamos en Navidad no podemos esperar más que frío ¿no?.... La pernocta la hicimos en una placita en el interior de pueblo, un lugar tranquilo en la parte más alta de la población.
Desayunamos rápido y salimos para ver Castellfolit de día antes de marcharnos. De nuevo pasamos por el callejón que nos gustó la noche anterior, un rincón precioso para una foto.



y llegamos otra vez hasta la barandilla del corte en la roca



Desde arriba, las vistas a estas horas de la mañana son espectaculares.



Nos volvemos y encaminamos hacia la autocaravana, no queremos perder mucho tiempo más aquí, ya que nos hemos percatado que desde donde hay unas vistas preciosas es justamente desde abajo, que se ven todas las casitas pegadas en la roca al borde del cortado.



Llegamos hasta la auto y después de recogerlo todo salimos de Castellfolit, no sin antes parar justo bajo la montaña para poder ver la hilera de casitas que se alinean justo al borde


y sin perder más tiempo, continuamos en dirección a la frontera... no podíamos entretenernos mucho.



El cielo se va aclarando conforme van pasando los minutos.... Una de las cosas que más me gusta de viajar es precisamente eso, poder contemplar las múltiples tonalidades del cielo, cada momento es único, cada cielo es espectacular... desde el día más soleado hasta la tormenta más oscura... todos tienen algo de especial y unos colores maravillosos que te hacen pensar en lo pequeños que somos en comparación con la inmensidad del universo... (creo que me he puesto filosófica, jajaja)

Poco a poco llegamos hasta nuestra querida cuesta en La Junquera


Vemos con satisfacción algunos picos nevados, y nos apasiona la idea de ver la Alsacia nevada... es una de nuestras aspiraciones aunque no las tenemos todas consigo pues nuestros amigos de Gegenbach nos comentaron que no había ni pizca de nieve de momento.


Poco a poco nos vamos comiendo los kilómetros


aunque disfrutamos con el paisaje a cada paso



paramos a la entrada de St. Etienne s/ Albagnan, pues tiene un puente precioso y queremos parar un rato para descansar mientras hacemos unas fotos del bonito lugar.



y  llegamos hasta Olargues, incluida en la asociación de las poblaciones mas bellas de Francia, lo cierto es que es una localidad muy bonita.



aparcamos a la entrada, frente a la mejor vista de la población


desde donde podemos divisar el campanario, del siglo X y el llamado "puente del diablo" del siglo XI



Nada más llegar bajamos para pasear por el casco antiguo, sabemos que es un casco medieval, por lo que estamos seguros que el paseo será interesante...


y así es, descubrimos rincones encantadores a nuestro paso


y subimos y bajamos las diferentes cuestas que nos vamos encontrando


hasta dar con el camino que nos lleva a la zona más alta


en donde se encuentra el campanario, en la torre y en la zona más elevada





Nos encanta el lugar, y las vistas desde arriba son también preciosas. Nos entretenemos un rato admirando el paisaje mientras descansamos de la subida y después volvemos por donde hemos venido paseando por las calles pero ahora, cuesta abajo...


Nos encanta callejear y ver los diferentes detalles que hay en las fachadas, los arcos... nos resulta encantador



poco a poco nos vamos dirigiendo hacia nuestra dragoneta y en cuanto llegamos aprovechamos para comer mientras descansamos antes de salir de nuevo en marcha, pero tampoco nos entretenemos demasiado ya que tenemos muchas ganas de seguir subiendo.

Nada más salir nos encontramos con el otro puente de Olargues, el puente Eiffel, antiguo puente de ferrocarril creado por los estudios de Gustave Eiffel en 1889 y convertido en la actualidad en pista ciclista.





Continuamos nuestra ruta, y llegamos hasta Clermont l'Hérault


Como siempre, lo recogemos todo y salimos para comenzar también un paseo por la ciudad que sabemos tiene un casco antiguo amurallado

Y lo primero que vemos nada más entrar es la iglesia Saint Paul


Qué bonita!



Como ya empezaba a oscurecer, comenzamos a ver las primeras iluminaciones


damos un paseo pero como ya es algo tarde sólo nos da tiempo a entrar a la iglesia. El paseo nos lleva a algunas callejuelas y encontramos alguna que otra fachada interesante



Pero vemos en general unas calles bastante dejadas, y cuanto más nos adentramos peor pinta tienen, sobre todo porque va oscureciendo (quizá a la luz del día tiene mejor vista), así que optamos por dar media vuelta y regresar hasta el aparcamiento.
De hecho teníamos pensado pasar la noche aquí, pero nos lo pensamos mejor y decidimos subir a la auto y alcanzar nuestro siguiente punto de destino para pernoctar, Aniane.

Como llegamos de noche, aparcamos y como ya es tarde nos disponemos a dormir directamente. El día ha sido agotador y necesitamos tumbarnos para reponer fuerzas.

Sábado, 28 de Diciembre
El sábado 28 nos levantamos de nuevo repletos de energía, aún nos quedan muchos kms. por delante así que, sin tardar desayunamos nuestras tostadicas con un buen café con leche y salimos de Aniane rápidamente.

Pasamos por Saint guilhem-le-desert practicamente de puntillas, pues entre que el día se estaba torciendo y caía un leve chirimiri y que las autocaravanas no tienen muchas facilidades para aparcar en esta población (extraño pero cierto, las barras de altura no dejan aparcamiento para los vehículos altos), no nos apetece que nos pongan una multa ni jugárnosla por aparcar un rato



Seguimos nuestro camino y nos topamos de pronto con otro Puente del diablo



A malas penas me da tiempo a hacerle una foto, pero ya creíamos que no lo veríamos, y este quería verlo porque es de los que tienen leyenda propia.
Está considerado como uno de los puentes medievales más antiguos de Francia y fue designado por la UNESCO patrimonio de la humanidad como parte de la ruta francesa del camino de Santiago
Parece que el viejo puente románico situado en el lugar llamado "el abismo negro" lo construyeron entre dos abadías, la de Aniane y Gellone, ambas mantenían un celoso control de sus respectivas orillas.
La abadía de Saint Sauveur de Aniane y sus monjes se encargaron de proporcionar los materiales mientras que la de Saint Gellone y sus monjes pagarían al arquitecto.
La construcción del puente debió de impresionar a la imaginación popular pues según la leyenda hizo falta un pacto entre Guilhem y Satanás para construirlo.
Lo que era construido de día, el diablo lo destruía por la noche, hasta que llegaron a un acuerdo. Satanás se compromete a construir un puente muy sólido a cambio de un alma que sería la primera que cruzase el puente, pero en lugar de una persona, Guilhem hizo cruzar a un perro el puente en primer lugar, por lo que el diablo enfurecido se lanzó al agua creando así el abismo negro, que se hunde treinta metros bajo el puente.

Lástima que apenas me dio tiempo para hacer la foto y el puente no sale entero, pero de que nos dimos cuenta ya casi lo habíamos pasado, jeje...

Después de bastantes kms. más, al fin llegamos a la localidad de Mirmande, otro de los incluidos entre los pueblos más bellos de Francia



Aunque cuando llegamos caía tal chaparrón que tuvimos que permanecer un rato dentro de la auto hasta que escampó.

Mientras, aprovechamos para tomar un bocado y charlar un rato, pero en cuanto paró un poquito allá que salimos para verlo.


Otra bella población que para verla tenemos que subir empinadas cuestas


por suerte ha dejado de llover completamente, lo que nos permite pasear un poquito para ver las callejuelas de la pequeña población.


Un casco medieval que mantiene ese aire tan antiguo, con sus calles empedradas, sus arcos


comienza a oscurecer poco a poco y las calles se iluminan



lo que vemos nos gusta, pero después de dar un un buen paseo y contemplar las fachadas y calles de piedra, decidimos ir bajando y llegar hasta la auto, pues comienza a chispear y no queremos mojarnos, jeje...


lo cierto es nos encanta y eso que no la hemos visto en un día soleado


Al terminar descansamos un rato y en cuanto colocamos todo salimos para llegar hasta donde pasaremos la noche, Saint Antonie l'Abbaye

Nada más llegar, mientras los chicos se quedan descansando en la auto nosotros preferimos dar un paseo nocturno y llegamos hasta donde están las puertas de entrada a la zona de la Abadía



que además están decoradas con iluminación navideña. Ha quedado una noche estupenda, y aprovechamos para llegar hasta la misma puerta de la abadía, pero estamos cansados así que decidimos dar la vuelta y regresar a la dragoneta para descansar, ya que tenemos que seguir tragando kms. si queremos subir hasta donde tenemos previsto.

Domingo, 29 de Diciembre

Ha llovido durante gran parte de la noche a ratos, y el tiempo sigue nublado... pero nuestro humor es inalterable y nada nos va a impedir que lo pasemos genial durante estas vacaciones, ni siquiera un poquito de lluvia, jeje...


Nos levantamos tempranito y desayunamos rápido, queremos ver por lo menos la abadía antes de marcharnos así que en cuanto podemos salimos y nos encaminamos hacia allí.


La zona está desierta...




damos una vuelta alrededor de todo el edificio...



pero al llegar a la zona de las taquillas para ver el museo y la zona interior abacial está cerrado y creo que no nos vamos a quedar para verlo...


aunque pasamos para ver la iglesia, eso sí, no queremos marcharnos sin echar un vistazo, pero no podemos ver nada más, el resto está cerrado... así que volvemos hacía la dragoneta y lo hacemos por el interior de las callejuelas de la pequeñita población que rodea la abadía, para ver mejor las fachadas que Toño y yo habíamos visto por la noche a la escasa luz de las farolas


Algunas casas tenían detalles muy originales


damos la vuelta hasta salir de nuevo a las puertas del complejo abacial y continuamos hasta llegar al aparcamiento

En cuanto llegamos colocamos todo y nos preparamos para otro nuevo día de carretera.

Hoy lo que tenemos es mucha niebla, durante gran parte de la mañana la conducción se hace más lenta porque con tanta niebla no podemos ir deprisa...





aunque esto da también para unas fotos preciosas,


el sol apenas puede verse con tanta nube y es que la niebla no nos deja prácticamente durante todo el trayecto





hasta que al fin conseguimos llegar a nuestro siguiente destino, Perouges.



Después de dejar todo bien colocado cerramos la auto y salimos para estirar las piernas al tiempo que visitamos esta ciudadela medieval, antigua ciudad de tejedores


de la que nada más entrar ya podemos vislumbrar la iglesia fortificada



y después de una ligera cuesta, entramos a la zona amurallada por la porte d'En Haut, es la entrada principal de la ciudadela


y paseamos para ver las fachadas y los antiguos edificios, que son muchos y de los que al menos ochenta están clasificados o inscritos en el registros de monumentos históricos


aunque algunos, más que históricos o antiguos, son auténticas ruinas...


pero en general, pueden verse rincones bien bonitos




atravesamos la que fue anigua puerta medieval de la ciudadela, la porte d'En bas


completamente destruida durante el asedio de 1468, mantiene una inscripción en latín que significa:
Perougiens de Perugia, pícaros impresionantes la ciudad Dauphinois quisieron tomar, pero no pudieron, sin embargo se llevaron las puertas,  bisagras, tornillos y lo que cayó con ellas, que el diablo se los lleve!



y llegamos hasta la plaza del tilo, llamada así porque en su centro se encuentra un tilo centenario símbolo de la libertad, que fue plantado justo tras la revolución francesa.



salimos de allí y nos encontramos una fachada con un precioso reloj de sol


y en uno de los soportales, todavía podemos ver maíz secando como antaño




Después de tanto caminar, nos encontramos con una pastelería en donde venden un dulce típico, las galletes, que llevan principalmente harina, azucar y mantequilla... mucha mantequilla, jeje... y decidimos probarlas y quitarnos un poco el gusanillo hasta la hora de comer.


Mmmm.... riquísimas... de hecho, antes de marcharnos, hicimos acopio de unas cuantas para comerlas más tarde... no están como recién hechas, pero saben genial!!!


continuamos con el paseo y llegamos hasta la iglesia fortificada, a la que pasamos para echar una ojeada


y al salir, nos encaminamos hacia la dragoneta, a descansar de tanto paseo y comer, que ya es hora... necesitamos un descanso antes de volver a salir a la carretera, pero al final, salimos bien entrada la tarde.

Por el camino, un paisaje espectacular con arco iris incluido





y tras un buen trecho, llegamos ya oscureciendo a Eguisheim.



Al mismo llegar, salimos porque queremos ver la iluminación de Navidad antes que la apaguen.




Con gran suerte, conseguimos ver la zona de la plaza iluminada, aunque ya van apagando algunas de las farolas, jeje... el caso es que hace un frío enorme, y decidimos dar media vuelta y visitar todo por la mañana a la luz del día.

Lunes, 30 de Diciembre



Por la mañana también hace bastante frío (lógico si tenemos en cuenta donde estamos y que casi es fin de año) pero echamos de menos que no esté todo nevado.
Desayunamos pronto para poder salir cuanto antes y ver lo que nos encontramos por las calles, jeje... y lo primero que vemos al mismo salir de la dragoneta, es una vista de la colina y las tres torres de Eguisheim, llamadas: Weckmund, Wahlenbourg y Dashbourg.



Tres torres cuadradas fabricadas con arenisca rojiza. Pertenecieron a la poderosa familia de Eguisheim, quemados en la hoguera en un conflicto que enfrentó a los habitantes del burgo con los habitantes de los alrededores (Guerra de los Seis Óbolos). Al ser extinguida la familia, las tres torres pasaron, en 1230, a pertenecer a los obispos de Estrasburgo.

Nos adentramos por las calles y comenzamos a ver decoración navideña en las preciosas y decoradas fachadas







Nos encontramos en un escaparate el dulce típico


y lo compramos, pero como estamos recién desayunamos nos lo guardamos para un poquito después, jeje...

y llegamos hasta la plaza del mercado


Después nos dirigimos hacia uno de los laterales de la población para comenzar el camino de ronda medieval, nos encontramos con una casita preciosa haciendo bocacalle...




Nos parece una calle con mucho encanto, aunque con lo que flipamos realmente en esta ocasión es con los adornos navideños en las fachadas...


a cada paso encontramos enormes adornos en ventanas y puertas de comercios






damos toda la vuelta hasta llegar de regreso a la plaza y pasamos a ver la capilla


me la imaginaba más grande pero me parece muy acogedora y bonita


después damos la vuelta y vemos otra iglesia




en la que se encuentra la imagen de la virgen de Ouvrante, talla románica policromada, una de las pocas que muestran su pecho abierto.


salimos de nuevo, el frío no se va ni dando palmas... que mañanita...


pero qué suerte, que aún queda algún puesto de los mercados de Navidad, en los que sirven un glühwein (vino caliente especiado que sirven sobre todo por esta zona en invierno) espectacular...


nos sirve para calentar un poco el cuerpo... probamos el blanco y el tinto, aunque al final todos estamos de acuerdo, nos ha gustado más el tinto, jeje...


y después de un rato de descanso ojeando los puestos del mercado navideño, salimos en dirección a la auto. Nos ponemos en marcha y salimos hacia otro pueblecito que está muy cerquita y llegamos en unos minutos, Riquewihr


Aparcamos en el área situada a las afueras y vamos dando un paseo hasta la entrada de la zona más antigua, que curiosamente es un arco en el edificio del ayuntamiento... es cuanto menos, original.



Y de hecho, es cruzar el arco y parece como si entraras en un mundo de cuentos, sobre todo ahora en Navidad, con toda la decoración esparcida allí donde mires...


puestos de dulces navideños y articulos de todo tipo


y fachadas preciosas, decoradas con luces y a cual más bonita


alucinábamos con la decoración en las ventanas, impresionante




también nos deteníamos para ver detalles como esta fuente a saber de que año....


o los entramados, algunos bellamente decorados


también las ventanas están decoradas al gusto de cada cual...


y así paseando llegamos hasta una de las puertas de la ciudad, la llamada Dolder, con 25 metros de altura fue construida con la primera fortificación para impresionar al enemigo, con aspecto militar por la fachada exterior y bellamente decorada con entramados por la parte que da a la ciudad.
Con un reloj y un campanario con el que el guardián que en ella vivía daba la voz de alarma si ocurría algo.


La campana llevaba una inscripción: "c'est la joie, c'est l'alarme que mon son produit. De jour j'annonce le vacarme et le repos de la nuit" y a día de hoy esta torre sigue siendo el emblema de la ciudad.
Continuamos con el paseo observando los diversos decorados


y llegamos hasta la puerta alta, un poco más adelante que la anterior. Esta puerta constaba de un puente levadizo del que aún quedan restos, ya que la ciudad se protegió con un foso ancho y profundo a fin de defender y tranquilizar a la población


volvemos a entrar de nuevo y seguimos viendo cantidad de adornos... algunas casas realmente echan la casa por la ventana en cuestión de adornos, jejej..


yo no sé como algunos balcones no caen por el peso...




los decorados, a cual más original...


no nos cansamos de mirar... entre que los edificios con entramados son una pasada


y que los decoran con una barbaridad de detalles...


hemos pasado una mañana de lo más entretenida



hay detalles que no son navideños, pero que son preciosos también


la verdad que sobre todo los negocios, se esmeran en poner unas fachadas de lo más navideñas, parece todo salido de un cuento de Navidad.



y poco a poco, vamos regresando hasta la entrada de la ciudad y llegamos hasta la auto


comemos y salimos hasta la siguiente localidad, Selestat en la que pensamos llamar a nuestros amigos para ver si nos encontramos con ellos... ya queda menos para nochevieja y tenemos que reunirnos antes de mañana!!!

Cuando llegamos a Selestat está anocheciendo


Así que, decidimos tomar un bocado y salir para ver si hacemos algunas fotos nocturnas


nos atrevemos a jugar con la cámara y eso que hace un frío que pela jejeje...


y nos paseamos para ver algunos edificios iluminados que están preciosos... vemos una sinagoga cuya fachada de piedra en dos colores me recuerda algunas iglesias italianas que tenían un aspecto similar


De cualquier forma, la iluminación navideña da un toque tan especial, que es difícil no parar en cada esquina y hacer una foto...


incluso con coches pasando continuamente, no nos resistimos



algunas fachadas son preciosas


El paseo corto, y enseguida regresamos al aparcamiento.

Cuando ya estábamos prácticamente a punto de meternos en la cama, nuestros amigos que están  ya muy cerquita (a unos 30 kms.) nos llaman para ver como íbamos y decidimos llegar hasta su encuentro y pasar ya la noche con ellos en Gengenbach

Rápidamente recogemos todo y nos ponemos en marcha, en realidad estamos muy cerquita, pero no caemos en la cuenta de que nuestro navegador no lleva en este momento el mapa de Alemania (creo que lo quitamos en un viaje que nos hizo falta espacio y hasta ahora como no lo habíamos necesitado, estaba sin poner) y Gegenbach, aunque muy cerquita, está en la parte alemana, por lo que nos pasamos un rato dudando y dando vueltas por la zona, hasta que gracias a mi hijo Antonio conseguimos llegar a la localidad en un plis-plas... esto de los mapas no es lo mío, jijiji....

Y aunque tardamos un poco más de lo previsto, al final estamos todos juntos y comentando lo que hemos visto en estos pocos días, aunque nuestros amigos nos llevan una semana de adelanto y han podido subir algo más, el caso es que todos lo hemos pasado genial, y entre cafés y vino caliente con especias charlamos hasta que el cansancio nos hace separarnos para dormir, que por la mañana ya es nochevieja y hay que localizar también a la pareja que vamos a visitar y con la que también pasaremos esta noche tan especial. Viven muy cerquita de donde nos encontramos pero todavía no queremos dar mucho el tostón, jejeje... esperaremos a darles la sorpresa por la mañana...

Martes, 31 de Diciembre



Nos levantamos con un cielo precioso, aunque el frío sigue presente el día se presenta espectacular


Y después de un buen desayuno, nos decidimos por visitar esta bonita población antes de ir a casa de nuestros amigos alsacianos.


La situación del aparcamiento ya me parece de lujo... tardamos poco en cerrar todo y salir a dar el paseo, llegamos hasta la puerta de la ciudad.


En la torre-puerta de la entrada vemos el nombre de la ciudad, Gengenbach


Y no es por casualidad que también está incluida entre los pueblos más bellos de Francia, en realidad sus calles y casas de entramados son preciosos, y el conjunto es espectacular


Nos llaman la atención fachadas de todo tipo


Y el ayuntamiento, que tiene una particularidad, y es porque es el calendario de adviento más grande del mundo. Para quien no lo sepa, este calendario es una cuenta regresiva hasta la Navidad que se inicia el Domingo de Adviento. Y este ayuntamiento hace las veces de calendario, siendo cada una de sus 24 ventanas un día de esta cuenta atrás.





Seguimos con nuestro paseo


Estamos encantados, como todos estos pueblecitos de la Selva Negra, tiene un encanto especial, y eso que ya van quedando cada vez menos adornos navideños





vamos callejeando, descubriendo algunos rincones preciosos


sigue haciendo frío, pero parece que con la conversación y la buena compañía se pasa el tiempo volando y el frío disminuye







después de dar una vuelta por toda la ciudad determinamos volver para tomar un bocado. Pero antes de nada, abrimos las autos y empezamos a ponerlas en marcha para ir calentando motores... pero como en todos los viajes pasa, nos surge el quebradero de cabeza... justo en el día de nochevieja, la batería del motor falla y no hay manera de arrancar.

La autocaravana se niega a ponerse en marcha... así que nuestro pensamiento inmediato es llamar a nuestros amigos que viven a escasamente un par de kms. y contarles el problema. Afortunadamente, conseguimos ayuda y en cuestión de media mañana tenemos solucionado el tema (previa compra de una batería claro, jejeje). De todas formas tenemos que dar gracias a nuestros amigos, porque si hubiésemos estado solos creo que habríamos tenido muchos más problemas sobre todo teniendo en cuenta el día en el que estamos, en cambio al tener una amistad en la zona, nos llevó rápidamente al lugar indicado para solucionarlo todo.

Como todavía falta mucho para la cena y son dueños de un restaurante, quedamos en que iríamos más tarde para darles a ellos tiempo por si tienen faena, en realidad, no queremos molestar, sabemos que tienen un negocio que atender y en cierto modo, aunque queremos pasar la noche juntos, nos fastidia que sus planes queden muy alterados por nuestra causa... pero cuando hablamos con ellos nos comentan que muy al contrario, están deseosos de que acudamos a cenar con ellos en una noche tan especial, así que quedamos en que iremos más tarde y de momento, nos dedicamos con Juan Carlos, Cati y sus chicos a comer y descansar durante el resto del día en nuestras autos.

Y pasamos la tarde de charla, esperando que se haga una buena hora para llegar a casa de nuestros amigos en Berghaupten.


Como Toño ha estado por la mañana de idas y venidas con Robert, a causa del fallo y la compra de la batería, ya sabe donde viven exactamente así que nos dirigimos allí en unos minutos.


Viven en una casa enorme, con un bonito pub en la parte más baja del edificio, y un amplio restaurante en la zona superior, incluso tienen camas en la zona más alta para hospedajes.

Nada más llegar nos reciben nuestros amigos que son encantadores, y comenzamos a preparar todo para la cena. Bueno, en realidad Mayte ya lo tiene todo preparado, ha asado unas piernas de cordero y ha dispuesto ya una mesa para que cenemos, en la que sólo faltan los detalles de última hora, pero mientras que se hace la hora de la cena, nos da tiempo a charlar y ponernos al día de todo.

Y después de la cena, nos bajamos al pub, que Robert ya ha abierto y preparado para la celebración del año nuevo... y nosotros con nuestras doce uvicas, que no pueden faltar allá donde vayamos, jijijiji.....




Después de tomarnos las uvas, nos pegamos unos bailes para celebrar la entrada del nuevo año como es debido, jeje... y después de una copita más nos despedimos de nuestros amigos Robert y Mayte  y nos fuimos a la cama ya que no queríamos trasnochar mucho, pues por la mañana queríamos salir muy temprano.

Miércoles, 1 de Enero




Nada más hacerse de día, decidimos ponernos en camino, porque nuestra intención es llevar a los chicos a Europa-park, y queremos ir temprano para aprovechar el día a tope.




Y no pudimos tener una idea mejor. Lo pasamos todos de vicio, tanto los padres como los chicos.... disfrutamos de un buen día de año nuevo y aunque nosotros ya lo habíamos visitado, verlo con decorados navideños es una maravilla.

Lo cierto es que aprovechamos muy bien el día, hasta acabar rendidos.... y nada más salir nos fuimos  hasta un área de un pueblecito cercano llamado Breisach am Rhein en la que decidimos descansar y pasar la noche.





Jueves, 2 de Enero

Por la mañana el día amaneció bastante gris, pero no nos importó demasiado porque en realidad pasaríamos todo el día en carretera bajando en dirección a casa.


De hecho, en cuanto nos levantamos desayunamos y no tuvimos más que el tiempo justo de hacer unas pocas fotos de los alrededores, pero no nos entretuvimos en visitar la localidad para ganar tiempo.





y en cuestión de minutos, estamos ya de camino...


aunque el tiempo comenzó amenazando, poco a poco el sol se iba haciendo hueco (a empujones, pero de vez en cuando lo veíamos).



Tras unas horas en carretera, llegamos a Mulhouse, localidad que nuestros amigos querían visitar (nosotros sólo nos quedaríamos un rato pues ya la hemos visitado anteriormente y preferíamos seguir ruta)... pero después de entrar y como el tiempo tampoco acompañaba mucho, ellos también decidieron seguir adelante sin parar, aunque de todas formas, aquí sería donde nos separaríamos pues ellos tenían previsto entrar a España por Hendaya, mientras que nosotros pasaríamos por La Junquera.

Paramos un momento las autos para bajar y despedirnos todos. Lo hemos pasado francamente bien y nos encantará repetir experiencia con esta familia con la que tenemos mucho en común y disfrutamos tanto nosotros como nuestros hijos.

Sin más dilación montamos cada uno en su autocaravana y nos ponemos en marcha... y después de algunas paradas más, terminamos el día en Saint-Pourçain sur sioule, lugar que elegimos para pernoctar.



Aunque estábamos bastante cansados de todo el día en carretera, mientras los chicos se quedaban leyendo un rato y descansando, Toño y yo decidimos salir para hacer unas fotos de esta ciudad.


La plaza en donde estabamos estacionados estaba preciosa con la decoración navideña, incluido un bonito templete



justo enfrente teníamos la iglesia de la Santa Cruz, así que teníamos que acercarnos aunque sabíamos que a estas horas no podríamos entrar


subimos las escaleras hasta llegar a una placita por la parte de atrás, desde donde podíamos ver las dos torres, el campanario de la iglesia y la torre del reloj, construido sobre una antigua torre de clausura monástica, que sirvió como torre de vigilancia en un principio.


Y no llegamos más lejos porque estábamos ya muy cansados, así que volvimos sobre nuestros pasos y derechitos a la cama a descansar.

Jueves, 2 de Enero

Por la mañana el tiempo seguía un poco triste, pero igualmente nos levantamos temprano para desayunar pronto y salir en cuanto nos fuera posible.




Por el camino y ya después de un largo trecho, nos encontramos con un KFC, y claro, no pudimos resistir la tentación...



Después de tomar fuerzas, y saborear el piscolabis, continuamos la marcha, y ahora sí que el tiempo estaba empeorando por momentos...


cruzamos la frontera entre nubes y un cielo bastante feo


y era ya algo tarde cuando por fín llegamos a San Feliu de Guixols, así que nos acostamos nada más llegar y descansamos de un largo día de carretera.

Viernes, 3 de Enero


Por la mañana, amaneció algo mejor, aunque todavía parecía con ganas de llover, pero al menos las nubes y el cielo ya tenían otro color...


Desayunamos con ganas, y decidimos dar un paseíto por los alrededores antes de comenzar el viaje.
Estabamos muy cerca del auditorio municipal


y justo enfrente se encuentra la Porta Ferrada, construcción prerrománica y fachada de un edificio que se cree fue el palacio de un abad o de un gobernador civil carolingio


Sirvió como atrio a la iglesia prerrománica que hay tras ella y forma parte del conjunto monástico.


Y después del paseo, ya estamos preparados para otro día de carretera... colocamos todo en la dragoneta y salimos sin perder más tiempo...


poco a poco vamos bajando por la península y el cielo pasa por todas las tonalidades


y después de todo un día de carretera llegamos a nuestro hogar. Nuestras vacaciones navideñas han llegado a su fin y hemos de volver a nuestra vida cotidiana.

Como siempre se nos han hecho cortas, pero ya estamos haciendo planes para la siguiente... esperamos que os haya gustado y que regreséis para leer nuestra próxima aventura.

2 comentarios:

  1. Buenas, estas Navidades hemos estado en la Alsacia con nuestra AC y nos sirvió de ayuda tu publicación. Te añadimos a nuestra lista de blogs (nuestro blog es www.travelroute.es)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola:
    Me alegro mucho de que os hayan sido de ayuda nuestros relatos y gracias por habernos leido y ,de alguna manera, habernos acompañado en nuestro viaje. Un Saludete. Antonio

    ResponderEliminar