Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







miércoles, 16 de septiembre de 2009

Italia en agosto V

Viernes, 21 de agosto

Aquí comienza la que será la última parte de nuestro maravilloso viaje por tierras italianas.

Después de pasar el día anterior en Verona, nos dirigimos hacia un pueblecito a las afueras de Garda. Llevando las coordenadas de un área que quedaba muy cerca del lago y del parque temático Gardaland, en el que teníamos previsto pasar todo el día. Y eso es lo que hicimos. Llegamos al área, y descansamos toda la noche... y por la mañana estábamos despejados y dispuestos a pasar un día de diversión y relax en el parque de Gardaland.






Como todos los parques temáticos, impresionante la entrada




con fuentes y espectáculos matutinos antes incluso de pasar por la puerta de entrada.

El parque la verdad es que era precioso, y estaba muy cuidado...



y aunque en principio nos pareció que todo giraba en torno al tema medieval



por lo cuidado de los decorados en ese sentido...



después nos dimos cuenta de que había distintos "mundos" o zonas de diferente temática por todo el recinto.



Había una zona del oeste...





Otra zona más futurista, en la que estaba ubicado el mirador giratorio



al que tuvimos la oportunidad de subir, y desde el que pudimos disfrutar de unas vistas de escándalo del enorme lago Garda



Y así fuimos pasando de zona en zona, recorriendo las distintas áreas y subiendo en alguna que otra atracción... sobre todo en las que eran de agua (vamos, que salíamos empapados) que como hacía bastante calor, era lo que apetecía... incluso los decorados incluían agua vaporizada que era de agradecer también



La verdad es que estaban muy logrados



o a mí al menos, me lo parecían.





No podía faltar la zona de los piratas




Ni que decir del restaurante en el que al final comimos... decorado enteramente como un barco... precioso.



En fin... pasamos el día entre montañas rusas





decorados increíbles



y atracciones superdivertidas



hasta acabar extenuados... y al fin, el espectáculo nocturno (que como no grabé, lo he sacado de Youtube, pero es exactamente el mismo)




Y al terminar... de nuevo al área a descansar para volver otra vez al día siguiente, pues habíamos sacado entradas para dos días, y no habíamos visto todo el parque...


Sábado, 22 de agosto

Tras descansar toda la noche, volvemos al día siguiente con energías renovadas para continuar con la visita... nos faltaban algunos espectáculos que ver, y los críos querían volver a montar en algunas atracciones, así que, pudimos ver el parque de nuevo, pero de una forma más relajada que el día anterior...

Pasamos a ver el espectáculo del Teatro...



paseamos en barca con una de las atracciones



y también pasamos por la zona de los más pequeños



subimos a lo más alto del árbol casa para observar todo desde arriba



en donde pudimos disfrutar de una ducha con agua vaporizada de lo más gratificante, jeje (hacía un calor de escándalo...)



A pesar de que nos tomamos el día con más tranquilidad, lo cierto es que trancurrió muy rápidamente... mientras volvíamos a recorrer todos los decorados y atracciones





En definitiva, pasamos dos días maravillosos en los que disfrutamos a tope y nos "desintoxicamos", si se puede decir así de tanto arte como llevábamos a las espaldas.



Al final de la tarde, un poco antes de empezar el espectáculo de luces comenzó a llover de forma torrencial, así que empezaron a cerrar todas las atracciones, y nosotros junto con el resto de gente, salimos lo más rápido que pudimos hasta la Dragoneta para regresar cuanto antes al área. Aunque llovió muy intensamente, pronto paró de caer agua y cuando llegamos pudimos cenar tranquilamente. Y pronto nos metimos en la cama para estar descansados al día siguiente.

Domingo, 23 de agosto

Nos levantamos pronto, y después de desayunar y poner todo en orden, nos marchamos del área. Teníamos previsto seguir nuestra ruta, visitando el lago Garda, comer por esa zona y continuar el viaje...



Comenzamos tranquilamente, disfrutando del bello panorama, estábamos maravillados...



Es una belleza digna de contemplar... tremendamente azul (imagino que debido a su naturaleza glacial)

Y no sabíamos donde nos metíamos... ni lo que esta mañana nos deparaba el destino... el lago Garda es el mayor de todos los que hay por esta zona. Para visitarlo, hay una carretera que lo bordea completamente




y que dispone de salidas cada pocos kilómetros y en los diferentes pueblos con los que te vas encontrado a lo largo del recorrido, para poder estacionar en los aparcamientos que hay a la orilla del lago, o de la carretera. Bueno, aparcamientos pero para coches... porque muchos, la mayoría de ellos tenían galibos, por lo que las autocaravanas lo tienen crudo... y para colmo, no tuvimos en cuenta que era domingo, y que los pocos aparcamientos que nosotros podíamos utilizar estaban hasta la bandera y las calitas estaban todas abarrotadas de turistas tomando el sol y bañándose plácidamente...



Pero lo peor no es eso... lo peor, es que la carretera en cuestión (y no hay otra) la que bordea el lago... es muy muy estrecha... prácticamente caben dos coches bastante justitos... y con el agravante que hay varios tramos, en la parte izquierda del lago que hay que atravesar túneles en la montaña,



y que algunos no destacan precisamente por su altura...





menos mal que afortunadamente cabíamos en todos ellos, pero creo que la máxima altura en los más bajos era 3'20, por lo que pasamos una mañana de lo más emocionante... hasta que desafortunadamente, un conductor (también autocaravanista) inconsciente, porque no se le puede llamar de otra forma, se nos echó encima en uno de los túneles... pudimos ver como venía de frente sin variar para nada su velocidad, y debido a la estrechez del tunel, en vez de intentar apartarse, el muy /%$%$·%(&% se arrimó a nuestra autocaravana tanto, que dimos retrovisor con retrovisor... fué un golpe seco, y mi marido, de forma involuntaria tiró con el volante para la derecha, si no endereza rápido nos pegamos contra la pared del túnel...

Para colmo de males... los coches seguían fluyendo en ambas direcciones por lo que ni mi marido ni el otro autocaravanista pudieron parar, no había donde!!!!

El retrovisor quedó roto, colgando de su sujeción, y unos kms. más adelante pudimos parar en un hueco de la carretera (pero mal aparcados y con el tiempo justo de ver los daños)... al final, pudimos reparar el retrovisor con un poco de cuerda y cinta americana, aunque los dos espejos resultaron rotos...



El día se nos torció bastante, pues no esperábamos este contratiempo y la verdad, se nos puso algo de mal humor... aunque tendríamos que continuar por esa carretera y seguir bordeando el lago hasta terminar todo el recorrido





increíblemente, ibamos buscando algún lugar donde aparcar y estirar las piernas, pero cada vez nos resultaba más complicado...



El paisaje que nos acompañaba, amortiguaba bastante la pena que llevábamos encima...



y poco a poco, fuimos recorriéndolo



aunque como digo, conforme avanzábamos veíamos más difícil el tema de aparcar y comer algo... cada vez, veíamos menos aparcamientos, y más coches... (aconsejo a quien se decida a visitar este lago, que no piense en hacerlo en domingo o festivo, jejej o se las verá como tres en un zapato para poder colocar la auto)... Claro, también hay que tener en cuenta las fechas (pleno agosto) y el calor sofocante... normal que estuviesen las pocas playas saturadas...

Los turistas también aprovechaban para sacar sus velas, se veían decenas de ellas, y ofrecía un espectáculo precioso...



llegamos a la zona más al norte hasta dar la vuelta... en donde se encontraban las enormes montañas...



Pero lo cierto es que nuestro humor no era el mejor. Quizás si no hubiéramos tenido el percance del espejo retrovisor habríamos insistido más en buscar algún lugar para comer, pero conforme estábamos de ánimos, decidimos volvernos al área que nos pillaba todavía cerquita y reparar algo mejor el retrovisor para que pudiesemos utilizarlo hasta el fin del viaje.



Como nota curiosa, decir que el Ashton Martin de James Bond se fue al agua durante la filmación de la película Quantum Solace en este mismo lago. Aquí podéis leer la noticia



Y así, terminamos el recorrido por el lago de Garda... y nos dirigimos de nuevo hacia el área de autocaravanas



a nuestro paso, no dejábamos de ver turistas bañándose en la playa...



y los últimos vistazos antes de continuar el viaje...



Llegamos al aparcamiento, y después de comer algo, Toño se dedicó a terminar de reparar el retrovisor que al mirarlo más detenidamente, el brazo que lo sujeta estaba partido, fijándolo más fuertemente para que no se moviera durante los trayectos... el instinto después de este infortunado contratiempo nos hacía pensar en seguir nuestro viaje directamente hacia casa.

Aunque curiosamente, lo que nos quedaba de viaje era prácticamente en dirección a casa por lo que decidimos no tocar nuestro itinerario y seguir con lo previsto, a pesar de que ya no iríamos con el mismo ánimo (a pesar de reconocer que no teníamos ni un rasguño y la cosa podría haber sido bastante más aparatosa de lo que en realidad fué...).

A la tarde ya teníamos todo otra vez en condiciones y decidímos continuar nuestro viaje en dirección a Iseo, el siguiente lago en dirección a casa.

Por el camino comenzó a oscurecer



aunque no quedaba muy lejos y cuando llegamos, la noche empezaba a asomar






Cuando llegamos al pueblo del mismo nombre, Iseo, ya era noche cerrada... aparcamos a las afueras, en una gran explanada en la que vimos otras autocaravanas y encontramos así algo de seguridad.

Como era aún temprano, nos apetecía dar un paseo y ver el pueblecito con la iluminación nocturna...



Por supuesto, nos acercamos hasta la zona del puerto, para ver el lago en la noche



aunque en la fotografía quizás no se aprecia, nosotros podíamos ver con toda claridad los pueblos situados en las otras orillas del lago, y cuya comunicación, más rápida que en autobús, la realizan mediante ferrys y transbordadores... que pasan a intervalos similares a los autobuses y permiten a los lugareños cruzar de un pueblo a otro sin necesidad de coger un coche y de una manera ágil...

Cuando nos cansamos de mirar hacia el lago (algo difícil, la verdad, porque era verdaderamente fascinante...) enfocamos la vista hacia el puerto...



Se veía movimiento en la plaza y los lugares cercanos... sería el calor, el verano, los turistas... el caso es que había ajetreo y la plaza que daba al puerto se veía muy animada...

Así que, decidimos movernos por el interior y ver algunas callejuelas mientras íbamos caminando hacia la autocaravana.



Después de un paseo que nos sentó estupendamente, nos acostamos para descansar, y así se nos hizo de día...


Lunes, 24 de agosto




Cuando nos levantamos, y nos preparamos para continuar, pensando en rodear también este lago antes de continuar viaje, pasamos de nuevo por el puerto






el panorama es increíble... nos quedábamos con la boca abierta mirando.

Y antes de marcharnos, preguntamos en la oficina de información... menos mal que lo hicimos, pues según la chica que nos atendió, este lago no puede recorrerse totalmente por la carretera que lo rodea... bueno, los coches normales sí... pero las autocaravanas y algunos camiones, no... debido, claro está a que algunos de los túneles no superan los tres metros de altura.

De todas formas, se podía hacer el recorrido subiendo hacia arriba para rodearlo, y a mitad del recorrido de bajada, habría que desviarse saliendo del lago.
Nuestra intención entonces, fué la de rodearlo hasta donde fuera posible, parando entre medias a tomar algún bocado mientras gozábamos del paisaje y después encaminarnos hasta el siguiente destino.



De esta forma, comenzamos el paseo alrededor de este lago Iseo... una preciosidad de vistas, con las enormes montañas al fondo...



En este lago, teníamos que circular por una autovía en la parte alta de la montaña... nos era imposible circular al nivel del lago, como otros vehículos más pequeños... así que, lo veíamos desde más altura, por lo menos la parte del principio.. después fuimos bajando hasta llegar a la parte más al norte, y nos adentramos en el pueblecito que está en el extremo






Yo no sé si es que nosotros lo veíamos más difícil, o sería por la psicosis del día anterior... el caso es que nos resultaba francamente difícil encontrar un sitio en donde parar... no ya estacionar para dar una vuelta... simplemente parar para tomar un bocado. Quizás otras personas tuvieran más facilidad para ello, y los que hayan ido pensarán que lo mismo no miramos bien... el caso, por lo que sea, que no eramos capaces de encontrar un lugar adecuado en donde parar un rato para hacernos unos bocatas y tomarnos un almuerzo.



Pasamos el pueblo, y continuamos ya de vuelta, observando el bello lago, y con la esperanza de encontrar algún hueco antes de tomar el desvío y abandonar el lugar.

Por fin, a los pocos kilómetros, encontramos un lugar en donde parar, y no nos lo pensamos dos veces.



Las vistas aquí eran espectaculares



Y pudimos tomar un bocado, tranquilos, a la orilla del mismo lago, y con un paisaje de quitar el hipo.



Al terminar, y a los pocos kms. tomamos el desvío, y continuamos tierra adentro



hasta llegar al último de los lagos que veríamos en este viaje, el Lago di Como. Aunque antes de llegar, nos encontramos con otros pequeños lagos, también bellísimos...




Lo cierto es que pudimos disfrutar de estas imágenes, de pueblecitos pequeños pegados a enormes montañas y al mismo tiempo, al borde de los lagos...





Llegamos hasta Como



Hasta aquí, estupendo.

Y como siempre, algo sucede para que las cosas no salgan como uno las prevee... evidentemente, pensabamos recorrer el lago alrededor, igual que habíamos hecho con los otros, para verlo bien y si podíamos, comer en el camino, en algún lugar en el que pudiesemos aparcar.

Este lago, si se mira en el mapa, tiene forma como de "Y" boca abajo. En este momento, nos encontrábamos en la "pata" izquierda de la "Y".

Como no sabíamos por donde ir para tomar alguna carretera que no fuera muy mala, y conociendo ya (por las experiencias de los otros) las estrecheces de algunas vías, nos decidimos a preguntar a unos chicos que iban por la calle... y yo creo que ese, fué el mayor error que cometimos. Les preguntamos si podíamos seguir hasta Lecco (la ciudad que se encuentra en el otro brazo de la "Y", por el lago, para llegar al punto más alto (junto donde se juntarían ambas "patas" y se ve todo el "tronco" del lago hacia arriba... un pueblecito que se llama "Bellagio".

Estos chicos, muy amables ellos, nos dijeron que no había problema, y que incluso con autocaravana, se podía pasar perfectamente por toda la orilla del lago... aghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh... en que hora les haríamos caso!!!!

Al principio muy bien... el lago a nuestra izquierda.. una maravilla..



todo perfecto.

Hasta que comenzamos a ver la estrecha carretera...




No tengo fotos de todo el trayecto (bueno del lago sí, me refiero al trazado de la carretera), pero habría que ver las calzadas y sus dimensiones, sobre todo cuando cruzábamos cada pueblo (calle casi única de dichos pueblos)... mi marido se incrustaba en la montaña (no digo literalmente, pero casi...) en los sitios en donde nos cruzábamos algún vehículo.. no queráis saber cuando el que cruzaba era un minibús, o un camión (autobuses no vimos.. cosa que no me extraña, porque las calles por las que atravesábamos los pueblos eran tan cortas, estrechas y sinuosas que creo imposible la circulación de autobuses o camiones demasiado grandes)... desde luego, cuando veíamos algún camión con nuestras dimensiones soplábamos (después de sobrepasarlo (o saltarlo, juassss)), pues eso significaba que podíamos llegar hasta el final del recorrido...



cuando llegamos a Bellagio, no nos lo podíamos creer.. buscamos un aparcamiento (afortunadamente encontramos una zona azul en la que pudimos estacionar) y bajamos a respirar (y besar el suelo, jajaja...)



Frente al aparcamiento, un precioso parque, tipo paseo marítimo, plagado de flores y al que cruzamos para disfrutar del encantador lugar.



las vistas eran alucinantes para donde mirásemos... aprovechamos que estábamos muy bien aparcados para estirar las piernas, comer, echar una cabezadita... en fin, reponernos un poquito...



a la derecha, el pueblecito de Bellagio



y bueno, no tengo palabras...



bueno sí que tengo. Tras imaginarnos que había pasado todo, y que a partir de aquí podríamos tomar algún tipo de carretera más ancha (aunque fuese interior...) nos dimos cuenta de que eso era totalmente imposible, y que para salir, la única carretera que encontramos era la que seguía otra vez pegada al lago hasta llegar a Lecco, en la parte más a la derecha... así que, de nuevo, vuelta a empezar con el corazón en un puño hasta que terminamos de recorrer todo el lago...



Una mirada justo desde el vértice de la Y invertida....



Eso sí... estoy segura que de no haber sido así, no habríamos disfrutado del maravilloso panorama durante todo el trayecto... es de esos en los que acabas con los nervios a flor de piel... pero el paisaje es tan espectacular, que cuando terminas, no sabes si te da pena que acabe... o no... jeje...



Y así terminamos con la etapa de los lagos. Salimos de Lecco y respiramos profundamente cuando salimos a la carretera "normal".

Continuamos el viaje... nuestra intención era pasar por Milán y visitar los edificios más representativos, pero cuando llegamos allí, no encontramos un lugar adecuado para dejar la autocaravana con seguridad.

Paramos en un aparcamiento en las afueras, pero el sitio no nos ofreció confianza en absoluto... de tal modo, que después de colocar las cosas y cenar, nos acostamos para descansar y prácticamente dormimos con un ojo abierto y el otro cerrado.

La verdad no tuvimos suerte en esta ciudad tampoco... al fallarnos el navegador en el que llevábamos todos los lugares de pernocta señalados, a pesar de que el nuevo Tom-tom hacía su papel a la perfección, nos faltaban muchos de los lugares señalados... y no es fácil con un bicho de las características de la Dragoneta introducirse en cualquier población sin saber adonde dirigirse. Además, a esto hay que añadir el cansancio acumulado por tanto asfalto. Toño acusaba las horas de conducción, y no se le podía pedir que buscase por toda la ciudad un sitio, porque estaba deseando parar y descansar... así que, aunque el aparcamiento se veía algo solitario y no nos daba mucha confianza, decidimos quedarnos aquí, descansar y salir por la mañana sin ver la ciudad. Supongo que tendremos más ocasiones en el futuro, por lo que tampoco me preocupa en exceso el pasar por aquí sin verla.

Martes, 25 de agosto

Después de dormir toda la noche, nos levantamos temprano y en cuanto desayunamos y preparamos todo salimos en dirección a Turín.



Aparcamos en un lugar tranquilo, en el que había más autocaravanas y que estaba justo al lado de la comisaría de policía, por lo tanto aquí estábamos muy tranquilos.

Aprovechando que llegamos temprano, cerramos bien todo y salimos con nuestras mochilas para aprovechar bien este día. Nada más salir, preguntamos a una amable señora para ir al centro, y nos indicó que debíamos tomar un autobús porque quedaba algo lejos lo que queríamos ver... de hecho, mientras nos explicaba el tema de los tiquets, y como ella llevaba una tira de ellos en el monedero, nos vendió los cuatro que nos hacían falta para llegar hasta el centro, evitándonos así el tener que buscar el quiosco para comprarlos. Desde aquí quiero mostrar mi agradecimiento, pues se portó genial con nosotros y nos ayudó muchísimo cuando no tenía por qué hacerlo.

Tras agradecerle a la señora por su amabilidad, salimos derechos hacia el autobús y en cosa de veinte minutos ya estábamos en una plaza preciosa, la Piazza Castello.



Una enorme plaza, preciosa, rodeada de edificios emblemáticos y preciosos... no me extraña, siendo como fué la primera capital de Italia...

Esta plaza, une los diferentes edificios que en conjunto conforman la Residencia Real.

El Palacio Real...



en el que se encuentra la capilla construida para albergar el Santo Sudario, y que se comunica a su vez con la Catedral.

y a la izquierda del castillo, se encuentra la iglesia de San Lorenzo



en la que según nos indicó un señor, se encontraba la réplica más idéntica del Santo Sudario... nos dijo que no debíamos dejar de verla, así pues, fuimos derechos a esta Iglesia...



y por supuesto, pasamos a ver las réplicas de la Sabana Santa



esto, por supuesto, es todo cuestión de fe... pero ya que estábamos allí, no quisimos perdérnoslo.



Al salir de esta iglesia, pasamos por el enrejado de la entrada del Palacio Real para pasar a la Catedral y poder ver donde tienen El Santo Sudario real... pero era ya tarde, y estaban cerrando, por lo que tuvimos que dejarlo para la tarde... mientras tanto, recorreríamos otras zonas y comeríamos por allí... así que, salimos de la catedral de nuevo hacia la Piazza Castello



Donde pudimos contemplar la preciosa fachada del Palazzo Madama



aunque pasamos de largo y seguimos admirando la enorme plaza...







Después de admirar todos estos edificios, continuamos paseando por la ciudad, pasando por el Museo Nazionale del Risorgimento Italiano cuya fachada me llamó muchísimo la atención...



hasta llegar al Museo Egipcio de Turín , con una de las colecciones más importantes del mundo de antigüedades egipcias.



Como aún no era muy tarde, decidimos entrar y pasar a verlo antes de comer.



Nos perdimos entre tantas estanterías de antiguedades, tantas momias,



papiros,



jeroglíficos,



sarcófagos



esfinges



más esfinges



más sarcófagos



más momias



más papiros



Como mi marido es un enamorado de todo lo relacionado con Egipto, nos pegamos buena parte de la mañana recorriendo salas y salas del museo... la verdad es que era muy curioso y pasamos un buen rato.

Cuando terminamos la visita, decidimos que lo mejor (ya que era la hora de comer) era buscar algún sitio para tomar algo, así que pasamos a una pizzeria que tenía una pinta estupenda y nos tomamos unas pizzas riquisimas mientras descansábamos de tanto paseo.

Después de comer y descansar un rato mientras comentábamos lo que habíamos visto, salimos del establecimiento para continuar visitando esta bonita ciudad



y llegamos hasta la Mole Antonelliana



principal símbolo arquitectónico de la Turín, representa el edificio más alto de toda Italia.

En la actualidad alberga en su interior desde el año 2000 y distribuido en un espacio de 5 pisos, el Museo Nazionale del Cinema, un museo dedicado a la historia del cine considerado como el más importante del país. Además, ofrece la posibilidad de ascender hasta lo alto del edificio mediante un elevador instalado en el centro del mismo para disfrutar de una panorámica de la propia ciudad de Turín.

Su imagen aparece en los reversos de las monedas de dos céntimos de euro producidas en el país.

Después de ver el edificio (aunque no llegamos a subir para visitar el Museo del cine) continuamos andando por la Vía Po, hasta llegar a la Piazza Vittorio Veneto



enorme plaza, increíblemente grande... me dí la vuelta, para ver por donde habíamos llegado (la Vía Po)



y volví a girarme para continuar andando... la verdad es que era una plaza inmensa... llegamos hasta el puente, que cruza el río Po



pero ya no lo cruzamos... nos quedamos un ratito, contemplando el río y toda esta zona y después nos volvimos por donde habíamos venido.

Paseando, nos dirigimos otra vez hacia la Piazza Castelo, para entrar en la Catedral como teníamos pensado.



Una vez dentro, teníamos curiosidad por ver donde tenían la sábana santa



que ahora si pudimos contemplar (por fuera, claro)



según nos comentaron allí (yo la verdad no tenía ni idea) resulta que se encuentra encerrada bajo siete llaves, y sólo se saca cada 25 años (o eso nos dijeron).

En fin... como no pudimos ver más que el lugar donde "se supone" que está (una desilusión, pues yo pensaba que podríamos verla)... pues salimos por donde habíamos venido



Y llegamos a la autocaravana, cansados de todo el día, y dispuestos a salir de nuevo a la carretera... Turín tiene muchísimas otras cosas que ver, pero esto es lo que teníamos previsto, y debíamos continuar nuestro viaje... así que, nos dimos por satisfechos y subimos a la auto para prepararnos y salir cuanto antes hacia nuestro siguiente destino...



que con mucho dolor de nuestro corazón, ya se encontraba fuera de territorio italiano... sí... estos serían los últimos kilómetros por carreteras italianas que haríamos en este viaje... y esto, significaba que las vacaciones iban llegando a su fín...

El lugar elegido para pasar la noche y poder visitarlo por la mañana, era Avignon

Pero hasta la llegada, y por ser una de las últimas etapas, se nos figuró una de las más bellas... ya que teníamos que cruzar la cordillera para pasar de un país al otro...



Eso sí, la autocaravana se portó estupendamente, pues tuvo que subir y bajar algunos puertos de aupa... pero el paisaje merecía la pena... la carretera avanzaba, atravesando diversos pueblos de montaña





el paisaje nos tenía absortos



una auténtica pasada...





precioso panorama, como despedida para dejar el país... lo hemos pasado de vicio por tierras italianas... y nos han quedado tantas cosas por ver, que estamos decididos a volver en otra ocasión y repetir. Una experiencia irrepetible y fascinante.



entre las montañas, aún nos encontramos con otro enorme lago antes de llegar a zona francesa...



desde luego que el paisaje fue tremendo todo el tiempo



Y tras un camino de toma pan y moja... llegamos por fin hasta Avignon,



cuando llegamos, caía una leve llovizna



dimos algunas vueltas, buscando entre los sitios que llevábamos señalados para pernoctar, pero se veía todo muy lleno, y lloviendo como estaba, optamos por cruzar el puente y aparcar en un área para autocaravanas que hay al otro lado del río Ródano...



en la que por 6 u 8 euros al día, teníamos la auto vigilada de día y había una línea gratuita de autobuses que pasaba cada pocos minutos y nos llevaba al centro mismo de Avignon.

Después de descansar del largo viaje, estirar las piernas, tomar un bocado y relajarnos... terminamos contemplando las estrellas de una noche que había quedado bastante despejada... y al final decidimos tumbarnos y dormir, para estar por la mañana otra vez en forma y visitar esta otra bonita ciudad.

Miércoles, 26 de agosto

Y un día más, madrugamos para poder disfrutar de un día que amaneció soleado, y nos permitiría pasear por todo Avignon sin problemas...
Desayunamos rápido y cogimos el autobús que nos llevó a las puertas de las murallas de la que se conoce como la Ciudad de los Papas, puesto que en 1309 el Papa Clemente V abandonó Italia y fijó su residencia en Avignon y fue el Papa Gregorio XI en 1378 quien volvió a fijar la residencia papal en Roma.

A partir de entonces la ciudad se convirtió en la sede de los antipapas Clemente VII y Benedicto XIII hasta que en 1408, la ciudad quedó bajo el gobierno de unos legados pontificios, situación que se mantuvo hasta la Revolución Francesa.
En 1790 se incorporó a la corona francesa.



tan temprano, las calles se veían todavía desiertas.



Sus principales atractivos turísticos son:
El Palacio de los Papas, el puente sobre el río Ródano y la muralla medieval de 5 Km. de longitud que se encuentra en perfecto estado y que en 1995 fue declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Seguimos paseando pues, hasta llegar al Palacio de los Papas... que me pareció enorme...



la fachada, aunque algo ennegrecida, me pareció tremenda...



y además, la plaza en la que está, es también tan grande, que la sensación de amplitud se acrecienta todavía más





como estaba todavía cerrado (es que era aún algo temprano) decidimos continuar paseando y observando los edificios... llegamos así hasta el famoso puente



al que se puede subir, pero por supuesto, previo pago de su correspondiente entrada, y como también estaba cerrado (jeje.. quién nos mandará madrugar tanto) continuamos el paseo por una parte de las murallas que estaban accesibles al público y no había que pagar para subir... (que raro...)



estuvimos caminando sobre ellas, observando el río y la ciudad desde un poco más alto...



desde aquí, y mientras esperábamos a que se hicieran las diez para entrar a los dos sitios (el Palacio de los Papas y el puente) decidimos pasear hasta el centro de la ciudad, buscando la oficina de información y turismo... mientras paseabamos, podíamos ver algunos edificios emblemáticos...





una de las calles principales, en la que ya se apreciaba algo (no mucho) de ajetreo matutino



los restaurantes ya preparándose para la llegada del turismo



y así nos paseamos por el centro, hasta llegar a la oficina de turismo. Después de conseguir la información que nos hacía falta, regresamos de nuevo hasta el Palacio de los Papas, que ya suponíamos abierto



me resultó curioso ver aquí también a la guardia con unos trajes tan... ¿extravagantes??



Bueno, decir que este Palacio es uno de los más grandes e importantes edificios góticos medievales de Europa y que sus muros llegan a medir más de 5 metros de grosor. Comenzamos la visita entrando a un amplio patio



desde el que entraríamos a diversas salas, en una de ellas, había una maqueta preciosa



Nos resultó tan interesante la historia que nos mantuvimos muy aplicados mientras escuchábamos los detalles en cada sala, jejeje...



incluso se pueden visitar algunas habitaciones de las más privadas de los Papas y pudimos apreciar la belleza de las distintas pinturas, tanto en paredes



como en los techos...



volvimos de nuevo a otro bonito patio interior...





visitando también las cocinas



la verdad es que cada estancia era impresionante...



y llegamos a una de las capillas...



Después de atravesarla, llegamos hasta otra estancia en la que había pinturas, y entre ellas las de muchos Papas...



Una vez terminamos esa zona, llegamos hasta unas escaleras por las que se subía a la parte de la azotea...



desde la que se podía contemplar la ciudad entera... disfrutamos de unas preciosas vistas...



Una vez que bajamos, entramos en otra sala, esta mucho mayor que la anterior, y con unas columnas enormes...



creo que era la capitular, pues había una especie de escalera de caracol que me encantó, para subir a un espacio que imagino que sería para leer en las comidas...



Y en esta sala, terminaba la visita el enorme Palacio... y salíamos justo para entrar a la Catedral, que está pegada a su derecha...



pasamos para admirarla por dentro



y salimos enseguida, para dirigirnos ya por fin al famoso puente de Avignon



desde el que se podía divisar un bello panorama de la ciudad...



También conocido como el pont St-Bénézet, es un famoso puente medieval sobre el río Rodano. Se quieres, puedes leer aquí su leyenda.

Tiene una capilla central, a la que bajamos para echar un vistazo







y también, como no, recordamos la canción gracias a la cual goza de un gran renombre internacional...



puedes oírla en este enlace: Sur le pont d'Avignon («Sobre el puente de Aviñón»)



el río me pareció bello, tan tranquilo...



al terminar, nos giramos para salir, y las murallas me parecieron una verdadera maravilla...



ya en el autobús, echamos un último vistazo a la ciudad de Avignon, antes de salir en marcha...



Después de una mañana sin parar de andar y visitando el Palacio y lo demás, cuando llegamos aprovechamos para descansar y tomar un bocado... hasta que se hizo media tarde, y nos decidimos a salir de viaje, para llegar cuanto antes a la ciudad de Nimes.

Cuando llegamos, era ya algo tarde... no teníamos ningún sitio previsto para pernoctar, pero la ciudad nos pareció de lo más acogedora, por lo que estuvimos mirando hasta que encontramos un aparcamiento ideal para poder pasar la noche...

Aparcamos, dejamos todo en orden, y nos decidimos a salir un rato a pasear y estirar las piernas, al tiempo que recorríamos la ciudad.



Lo cierto es que no teníamos ya tiempo para visitar Nimes por la mañana, estábamos ya en la recta final, y no teníamos más que lo justo de tiempo para llegar a casa. La noche era perfecta para pasear, así que aprovechamos para hacer precisamente eso... llegando hasta el Templo (la maison carrée)



había un ambiente enorme por esta zona... llena de turistas, bares y música en todos los chiringuitos... continuamos el paseo hasta les arenes (o plaza de toros, vamos...) de esta ciudad... que bellos edificios... y en pleno centro...

Nimes es conocida por sus fiestas, la “Ferias” (en español), los toros, su origen y monumentos romanos...su coliseo (Les Arenes), el templo (la maison carrée) y la muralla.



Así, paseando, nos recorrimos Nimes de noche... hasta que decidimos volver hasta la auto y descansar, pues nos quedaban todavía un par de día agotadores.

Por la mañana, nada más levantarnos nos pusimos en marcha, pasando prácticamente todo el día (algo que ya sabíamos que pasaría) en carretera... hasta llegar a Barcelona, en donde paramos a pernoctar y descansar de todo un día de conducción.




Poco más me queda por contar de este maravilloso viaje... el resto, desde Barcelona hasta casa, lo hicimos al día siguiente parando de vez en cuando para estirar las piernas, pero constantes, para llegar cuanto antes a casa...



La verdad es que me da muchísima pena terminar el relato... lo hemos pasado francamente bien... una experiencia irrepetible... y como siempre digo, mientras nos acercábamos a nuestro hogar, sensaciones encontradas... por un lado deseando llegar pues eran ya muchos días fuera de casa... pero por otro, una pena inmensa sólo de recordar los maravillosos días que acababamos de vivir.

Espero que os haya gustado... y que si os parece, me acompañeis en mi siguiente aventura.

11 comentarios:

  1. Hola!
    Tu blog me parece muy interesante, aqui tienes una seguidora.
    Te invito a que te pases a visitar el mio.
    Un saludo.

    http://www.viajeslospontones.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana Belén, me pasaré también por el tuyo.
    Saludetes.

    ResponderEliminar
  3. hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mi blog de viajes y turismo. Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme benjycl@gmail.com

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Sencillamente magnifico... Os felicito por este viaje maravillosamente explicado. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Hola Marcos, me alegro que te haya gustado. La verdad es que es un placer volver a contar estas bonitas experiencias.

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  6. Que razón tienes con los comentarios sobre el Lago de Como.Una carretera infernal y más en Verano.Nosotros cuando estábamos atravesando un pueblo de repente un camión de Bomberos a toda leche.Imaginaros el apuro.Nosotros queriamos visitar a George Clonney pero lo tuvimos que dejar para otra ocasión.Me parece que voy a tardar en volver por allí.Recomiendo hacer el recorrido en moto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. jaja.. ya te digo.

    Eso sí, el paisaje es de escándalo...

    Gracias por comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Hola
    Me ha encantado tu blog, nos ha dado información pero que muy muy útil en cuanto a viaje y etapas, ya que tenemos idea de hacer varios viajes parecidos a lo que habéis hecho. Quisiera preguntarte si en agosto tuviste que hacer reserva en los capmings de Roma y Venecia, o encontraste sitio facilmente. Y también te quiero preguntar por qué camino volviste de Italia hacia Avignon.
    Muhcísimas gracias!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Criscris,

    Me alegro mucho que el relato te haya sido útil para tus viajes.
    Sobre lo que preguntas de las reservas, nosotros no tuvimos ningún problema aunque era en agosto.

    Lo de la ruta desde Turín hasta Avignon, nosotros utilizamos la ruta que nos marcó el navegador GPS, la ruta sin peajes, la puedes ver también en la página de rutas Michelin (http://www.viamichelin.es/web/Itinerarios), marcando el itinerario desde Turín hasta Avignon.

    Si deseas alguna información más, envíanos un correo a la dirección misacaventuras@gmail.com y te responderemos encantados.

    Un saludete.

    ResponderEliminar
  10. Què hermoso viaje! Sòlo pude leer (y no demasiado detalladamente) el de Italia. Què lindo compartir en familia, poder recorrer en coche, y vivir en Europa que te dà esa posibilidad de tener todo tan cerquita. Gracias por compartir tus experiencias!!! Ya leerè el resto...de a poco. Sigan viajando y disfrutando. Un abrazo desde Argentina. Patricia

    ResponderEliminar
  11. Hola Patricia:
    Me alegro mucho de que te haya gustado y gracias a ti por habernos leido y ,de alguna manera, habernos acompañado en nuestro viaje. Un Saludete. Antonio

    ResponderEliminar